La cara desconocida de los monumentos más importantes del mundo

Todos conocemos las siluetas de la Torre Eiffel, el Coliseo o la ópera de Sídney. Pero pocos han visto estos sitios icónicos desde su cenit exacto

Los edificios y monumentos icónicos del mundo fueron diseñados para ser contemplados desde todos los ángulos. O casi. Porque sus arquitectos y constructores no priorizaron las vistas que se pudieran obtener desde el aire.

Es que nunca hizo falta. Solo en las torres más modernas hay una preocupación por la estética que se pudiera ver desde el cielo, pero hasta la llegada de la aviación, este era un tema intrascendente.

Sin embargo, un repaso por estos sitios emblemáticos evidencia que hay una belleza inédita en estos edificios si uno se coloca en su cenit. Y no nos hace falta ninguna aeronave para ello, porque con estas imágenes aportadas por Budget Direct las descubrimos fácilmente.

Ópera de Sídney

El arquitecto Louis Khan dijo que “el sol no sabía que bonita era su luz hasta que se reflejó en ese edificio”.

La Ópera de Sídney, el símbolo de la ciudad más grande de Australia, fue diseñado por Jørn Utzon con una inspiración que combinó las olas del mar, las velas de los veleros y el palacio de Kronborg.

01_A-View-from-Above_Sydney Foto Budget Direct 07
Ópera de Sídney. Foto Budget Direct

¿Qué tiene que ver esa fortaleza de Dinamarca? Que está emplazada en un extremo rocoso, a un tiro de piedra del territorio sueco, y que tiene la ventaja que puede ser observado desde cualquier sitio.

Si se lo mira desde el aire, la ópera parece una serie de conchas marinas superpuestas, con sus caparazones que cambian de color según el reflejo solar, como bien contemplaba Khan.

30 St. Mary Axe

Este edificio diseñado por Norman Foster, que el humor popular bautizó como El Pepinillo, es el segundo edificio más alto de Londres, con 180 metros desde sus cimientos en plena City.

Con 47.000 metros cuadrados de espacio interior, es una obra maestra de la arquitectura, con una elegante silueta puntiaguda.

02_A-View-from-Above_London Foto Budget Direct 06
El rascacielos 30 St.Mary Axe. Foto Budget Direct

Sin embargo, una vista cenital descubre otro panorama: que el pepinillo en realidad parece una flor, con una elegante simetría de líneas entrecruzadas que convergen en su punto central.

Foster no pretendió que este rascacielos de Londres tenga forma de pepinillo, como lo bautizó el humor popular, sino de esponja marina

Aquí se entiende mucho mejor que la idea de Foster no era diseñar un rascacielos con forma de pickle, sino de una esponja marina, más exactamente, de la canasta de flores de Venus (Euplectella aspergillum).

Torre Eiffel

Si alguien piensa dejar un tesoro enterrado, que sea debajo de una X gigantesca. Y para ello, la Torre Eiffel es el punto perfecto.

Desde el aire, el monumento que simboliza a París se ve como una cruz contundente que corona el Campo de Marte, con su estructura que se eleva a 324 metros.

03_A-View-from-Above_Paris Foto Budget Direct 05
Torre Eiffel. Foto Budget Direct

La estructura de acero, magistralmente diseñada por Eiffel, es coronada por una cúpula que le otorga un ‘final bulboso’, trazada por el arquitecto Stephen Sauvestre.

El fue responsable del diseño de los arcos decorativos de la base, de un pabellón de cristal en el primer nivel, y de escoger el color de la famosa torre.

Estatua de la Libertad

Es difícil percibir la figura de la Estatua de la Libertad cuando se la mira desde el aire. Lo que sí salta a la vista, y es algo que escapa a los visitante que llegan en barco, es la geometría del pedestal donde se eleva, que conserva las formas de fuerte militar.

Esta estructura en la pequeña Isla de la Libertad se construyó un año antes de la guerra de 1812, para proteger al puerto de Nueva York de los ataques navales británicos.

04_A-View-from-Above_New-York Foto Budget Direct 04
Estatua de la Libertad. Foto Budget Direct

La estatua fue un regalo de Francia a EEUU en 1886 para conmemorar el centenario de la independencia del país norteamericano, pero también para homenajear a la abolición de la esclavitud, que había sucedido solo 23 años antes.

Los visitantes a la Estatua de la Libertad apenas distinguen la forma de estrella de su pedestal, que pertenece a un fuerte construido en 1812 para proteger el puerto de Nueva York

En la vista aérea se distingue con facilidad la antorcha, que había sido construida en cobre para que brille durante el día, pero luego fue reemplazada por vidrieras iluminadas desde el interior.

Reemplazada en 1986, actualmente se ve que está recubierta por láminas de oro. Un museo a un lado de la célebre estatua permite conocer la historia del monumento.

Coliseo de Roma

Su forma es colosal, pero el nombre proviene de una gigantesca estatua que daba la bienvenida a esta estructura, una de las más grandes de la Roma antigua.

Podía albergar hasta 90.000 espectadores, una capacidad que apenas tienen un puñado de estadios de fútbol en Europa.

05_A-View-from-Above_Rome Foto Budget Direct 03
Coliseo de Roma. Foto Budget Direct

De hecho, en las campañas gráficas del Mundial de Italia ’90 se había colocado un campo de fútbol en el medio de la estructura.

En el óvalo central se percibe el laberinto de estructuras que permitían, gracias a un complejo sistema de poleas y ascensores, subir plataformas para llevar animales salvajes, o inundar la arena para simular combates navales.

En el Coliseo se sacrificaron cristianos y soldados de ejércitos vencidos, se realizaron combates de bestias y los gladiadores luchaban hasta el primer asomo de sangre (pero no eran combates a muerte, a pesar de lo que diga Hollywood).

Si bien las mejores visiones se obtenían desde las gradas superiores, las inferiores estaban reservadas para los patricios y los militares de alto rango.

En los días de juegos la estructura era rápidamente cubierta por un despliegue de velas que frenaban al intenso sol del verano, desplegadas con eficacia por los brazos de cientos de soldados.

Pagoda de Shwedagon

En Rangún, la antigua capital de Birmania (oficialmente Myanmar) se encuentra la espléndida pagoda de Shwedagon, elegante en 100 metros de altura y recubierta de planchas de oro.

Es el templo de más importancia para los habitantes de este país, y con 2.600 años de antigüedad, es la estupa más antigua de mundo.

06_A-View-from-Above_Yangon Foto Budget Direct 02
Pagoda de Shwedagon. Foto Budget Direct

La vista aérea despliega una hermosa simetría, coronada con este templo y rodeada por pabellones, santuarios y campanas de gran tamaño, distribuidas en una precisa constelación que sigue los parámetros de la cosmología budista.

Al norte, sur, este y oeste de la pagoda central se encuentran cuatro estupas que contiene estatuas de Buda, y en donde se erigen los pilares cósmicos, que muestran las posiciones planetarias en el zodíaco.

a.
Ahora en portada