La basura del Everest se convierte en obras de arte

Para alertar de la falta de civismo una ONG incentiva el reciclaje de la basura de los escaladores en obras de arte que se expondrán en un museo local

“Bienvenidos al vertedero más alto del mundo”. Más de un escalador escuchó esa frase por parte de algún funcionario del gobierno de Nepal que, medio en broma medio en serio, advierte del problema ecológico que vive el Everest.

Con sus 8.849 metros de altura el famoso pico del Himalaya es un desafío para miles de escaladores.

Cientos de escaladores al año

Se calcula que unas 10.000 personas lograron poner pie en su cima siempre castigada por los vientos y las tormentas de nieve.

En el 2019 el gobierno de Nepal recogió más de 11.000 kilos de basura dejada por los escaladores del Everest

Pero esa es una pequeña fracción del aluvión de aventureros que cada año desafía al techo del mundo, y que por más consejos y advertencias que haya, generan un inmenso volumen de basura.

Se calcula que cada año unos 600 escaladores llegan hasta la montaña, y cada uno de ellos genera unos ocho kilos de residuos.

Mucha basura en la nieve

En el 2019 el gobierno de Nepal, en una campaña de 45 días, recogió 11.000 kilos de desperdicios, entre trozos de cuerda, tiendas de campaña, ropa, latas de alimentos, botellas, baterías y un largo etcétera.

Se supone que los escaladores tienen que regresar a los campamentos base con la basura generada durante las expediciones.

Los que lo cumplen se liberan de la carga de una forma poco prosaica: quemando los desperdicios en vertederos al aire libre, lo que causa problemas de contaminación atmosférica.

Según un informe publicado por el portal One Earth, las muestras recogidas en la nieve a 11 alturas diferentes del Everest demostraron la existencia de microplásticos en todas ellas.

Además, tres de las ocho muestras de agua obtenidas en la montaña también estaban contaminadas.

El arte reciclado

Para terminar con este problema la ONG Sagarmatha Next está creando un museo donde algunos elementos de la basura de los escaladores se exhibirán como obras de arte.

“Queremos mostrar cómo se pueden transformar los desechos sólidos en piezas de arte preciosas, y generar empleo e ingresos”, dijo el director del proyecto y cofundador de Sagarmatha Next Center, Tommy Gustafsson, a Reuters.

El Parque Nacional Sagarmatha se encuentra a 3.775 metros de altura y es visitado cada año por 60.000 personas, a los que se suman otras 12.000 personas que dan apoyo a las expediciones.

La idea es que los lugareños del Himalaya aprendan a crear objetos con el reciclaje de residuos, y que se puedan vender como recuerdo

Por lo pronto habrá un equipo de artistas residentes para dar rienda suelta a su creatividad, pero la idea es que trabajen con los lugareños del Himalaya para que puedan crear sus propias obras de arte.

“Bienvenidos al vertedero más alto del mundo”. Más de un escalador escuchó esa frase por parte de algún funcionario del gobierno de Nepal que, medio en broma medio en serio, advierte del problema ecológico que vive el Everest.
En el 2019 se recogieron más de 11 toneladas de basura

Ideas para evitar los residuos

Para esta primavera la galería aspira a crear muestras de arte que generen conciencia sobre los problemas ambientales del Everest.

Y los habitantes de los pueblos podrán vender a los viajeros recuerdos hechos con los objetos recolectados en la falda de la montaña.

Otra idea que baraja el gobierno de Nepal es escanear y etiquetar el equipo de los escaladores, y exigir un depósito de 3.500 euros que se devuelve si se comprueba que regresan con los artículos originales.

a.
Ahora en portada