Finlandia repite como el país más feliz del mundo. Y estas son las razones

Por cuarto año consecutivo, Finlandia encabeza el ranking de World Happines Report. Una de las claves está en la conexión de los finlandeses con la naturaleza

No es una felicidad de confeti, de fiestas en la playa, de reuniones multitudinarias, de voces altas. No es una felicidad estridente ni tampoco de postureo. No es la típica felicidad de Instagram. La felicidad finlandesa no es superficial y, quizás por eso, no sea visible de manera inmediata. Pero “está profundamente arraigada en nuestro ser”. Quizás por eso Finlandia vuelve a coronarse como el país más feliz del mundo, y por cuarto año consecutivo.

La conexión con la naturaleza es uno de los secretos de la feliciddad finlandesa. Foto: Visit Finland.

No es una felicidad de confeti, de fiestas en la playa, de reuniones multitudinarias, de voces altas. No es una felicidad estridente ni tampoco de postureo. No es la típica felicidad de Instagram. La felicidad finlandesa no es superficial y, quizás por eso, no sea visible de manera inmediata. Pero “está profundamente arraigada en nuestro ser”. Quizás por eso Finlandia vuelve a coronarse como el país más feliz del mundo, y por cuarto año consecutivo.

Según Heli Jimenez, director sénior de Marketing Internacional en Business Finland, “la felicidad sostenible es nuestro superpoder y significa que tendemos a asumir la vida tal y como se nos presenta, un rasgo que nos está ayudando a superar estos tiempos difíciles. Apreciamos las pequeñas cosas de nuestra vida cotidiana, como sentarnos tranquilamente en un banco y contemplar un lago después de una relajante sesión de sauna o tomar un baño matutino en el mar antes de comenzar la jornada laboral”.

Felicidad en el año más infeliz

Según el World Hapiness Report, publicado por la iniciativa Red de Soluciones para un Desarrollo Sostenible de la ONU, Finlandia vuelve a ocupar el primer lugar como el país más feliz del mundo. Con resultados muy similares a los del año pasado, le siguen Islandia, Dinamarca, Suiza, Holanda, Suecia, Alemania, Noruega, Nueva Zelanda y Austria, con los países del norte de Europa como líderes indiscutibles en un año marcado por una pandemia internacional y que no ha sido precisamente proclive a la felicidad.

“Sorprendentemente, no hubo, en promedio, una disminución en el bienestar cuando se midió por la propia evaluación de la vida de las personas”, explica uno de sus responsables, John Helliwell. Una posible explicación, a su juicio, es que “la gente ve a la covid-19 como una amenaza externa común que afecta a todos y que esto ha generado un mayor sentido de solidaridad y compañerismo”.

Para elaborar el informe, este año se midieron nuevas variables como la edad de la población; si el país es una isla; proximidad a otros países con muchos contagios; confianza en las instituciones públicas; conocimiento de epidemias anteriores; o desigualdad de ingresos. Incluso se tuvo en cuenta si el país está dirigido por una mujer y cómo de probable es recuperar una cartera perdida.

No es una felicidad de confeti, de fiestas en la playa, de reuniones multitudinarias, de voces altas. No es una felicidad estridente ni tampoco de postureo. No es la típica felicidad de Instagram. La felicidad finlandesa no es superficial y, quizás por eso, no sea visible de manera inmediata. Pero “está profundamente arraigada en nuestro ser”. Quizás por eso Finlandia vuelve a coronarse como el país más feliz del mundo, y por cuarto año consecutivo.
Las actividades en la naturaleza son esenciales en la forma de vida finlandesa. Foto: Visit Finland.

El estudio destaca la salud mental como una de las grandes víctimas del coronavirus, tanto por la pandemia en sí como por los bloqueos aplicados por los países para contener el virus. Aunque las estimaciones varían en función de la medida utilizada y el país, “los hallazgos cualitativos son notablemente similares”.

Además de los confinamientos y el distanciamiento físico, la pandemia tuvo un efecto significativo en el empleo: el aumento del paro se asocia, según el informe, con una caída del 12% en la satisfacción con la vida.

«La gente ve a la covid-19 como una amenaza externa común que afecta a todos y que esto ha generado un mayor sentido de solidaridad y compañerismo»

John Helliwell

La felicidad vive en Finlandia

Entonces, ¿cual es el secreto de Finlandia? De los 124 millones de contagios en el mundo y 2,72 millones de fallecidos, en el país se han detectado algo más de 72.000 casos hasta la fecha, con poco más de 800 fallecidos.

Para el investigador de la Universidad de Aalto (Finlandia) y participante en el estudio, Frank Martela, “la pandemia ha revelado que la confianza también es un factor crucial en la respuesta nacional a las crisis”. Así, añade, “el hecho de que confiemos en las autoridades significa que los finlandeses hemos seguido bien las restricciones, por lo que Finlandia ha sido uno de los países menos afectados”.

Más allá de la covid, la forma de vida finlandesa tiene mucho que ver con su posición, año tras año, en este tipo de ranking. Quizás el factor determinante –y el más popular entre sus habitantes- sea la conexión con la naturaleza. Hasta un 90% de su territorio está cubierto de bosques o reservas de agua, lo que facilita su disfrute a través de todo tipo de actividades al aire libre.

No es una felicidad de confeti, de fiestas en la playa, de reuniones multitudinarias, de voces altas. No es una felicidad estridente ni tampoco de postureo. No es la típica felicidad de Instagram. La felicidad finlandesa no es superficial y, quizás por eso, no sea visible de manera inmediata. Pero “está profundamente arraigada en nuestro ser”. Quizás por eso Finlandia vuelve a coronarse como el país más feliz del mundo, y por cuarto año consecutivo.
Disfruta de los lagos es más que una tradición. Foto: Julia Kivela | Visit Finland.

El país cuenta con 40 parques nacionales y, gracias a los llamados Everymans’s Rights (derechos de acceso público), cualquier persona que viva o visite el país tiene libertad para pasear por la naturaleza, independientemente de quién sea el propietario u ocupe la zona.

Nadar, hacer senderismo, montar en bicicleta y acampar en verano o practicar esquí de fondo e, incluso, la nueva tendencia de correr con calcetines de lana sobre la nieve e invierno son actividades muy usuales para los finlandeses, a quienes les encanta escapar de las ajetreadas ciudades y rodearse de la naturaleza para relajarse.

Una gastronomía que levante el ánimo

Los alimentos frescos, desde las bayas, setas, hierbas silvestres y verduras que se encuentran en los bosques a la pesca, que se practica durante todo el año, nutren las mesas finlandesas de productos y sabores deliciosos que están situando a Finlandia en el mapa gastronómico.

Los finlandeses confían en los beneficios que tienen las saunas para la mente y su efecto como estimulante de la felicidad

Recorrer los bosques y los campos en busca de alimentos puede parecer una actividad muy simple, pero se ha demostrado que esta exploración puede ser “pacífica, gratificante, educativa y divertida”, explican desde Visit Finland. “También puede ser terapéutico, ayudando a las personas a reducir la ansiedad y apreciar el mundo natural que les rodea”.

No es una felicidad de confeti, de fiestas en la playa, de reuniones multitudinarias, de voces altas. No es una felicidad estridente ni tampoco de postureo. No es la típica felicidad de Instagram. La felicidad finlandesa no es superficial y, quizás por eso, no sea visible de manera inmediata. Pero “está profundamente arraigada en nuestro ser”. Quizás por eso Finlandia vuelve a coronarse como el país más feliz del mundo, y por cuarto año consecutivo.
La gastronomía finlandesa se está haciendo hueco en el mapa internacional. Foto: Visit Finland.

Poderes curativos del agua

Finlandia es el país de los 188.000 lagos. Disfrutar del agua remando en canoa o kayak; surcar el lago Oulujärvi en barco de vapor y pasear por la orilla a lomos de un caballo islandés; o descubrir el lago Saimaa, hogar de la foca anillada de Saimaa, una de las focas más raras y amenazadas del mundo, son solo algunos maravillosos planes.

Además, el insólito (y muy terapéutico) pasatiempo nacional finlandés de sumergirse en agua helada después de una sauna o de nadar en el hielo es conocido por revitalizar el cuerpo y recargarlo de energía, lo que aporta una sensación de felicidad y de bienestar general.

Las serotoninas de la sauna

¿Sabías que la única palabra finlandesa que se ha incorporado a la lengua inglesa cotidiana es, precisamente, sauna? Finlandia cuenta con 3 millones de saunas, que constituyen un ritual arraigado en su cultura desde hace miles de años, capaz de reunir y conectar a amigos y familiares de todas las generaciones. Además, ha sido declarada recientemente por la Unesco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, lo que la convierte en el primer aspecto de la cultura finlandesa que entra en la lista.

No es una felicidad de confeti, de fiestas en la playa, de reuniones multitudinarias, de voces altas. No es una felicidad estridente ni tampoco de postureo. No es la típica felicidad de Instagram. La felicidad finlandesa no es superficial y, quizás por eso, no sea visible de manera inmediata. Pero “está profundamente arraigada en nuestro ser”. Quizás por eso Finlandia vuelve a coronarse como el país más feliz del mundo, y por cuarto año consecutivo.
Se estima que en Finlandia hay 3 millones de saunas. Foto: Visit Finland.

Los finlandeses confían en los beneficios que tienen las saunas para la mente y su efecto como estimulante de la felicidad. Como lugar de meditación y desconexión del mundo exterior, no hay nada como la ‘felicidad post-sauna’ o, lo que es lo mismo, la estimulante sensación de haber limpiado la mente y el cuerpo.

a.
Ahora en portada