Entre Miami y Las Bahamas: así se vivirá en el primer resort flotante del mundo

El resort de lujo se elevará sobre una isla artificial en el Caribe y tendrá capacidad para 15.000 personas en una superficie equivalente a la mitad de Mónaco

Literalmente sobre el Caribe, a tiro de piedra de las interminables playas de las Bahamas y la vibrante Miami, con 340 días de sol al año y con los mayores estándares de privacidad y seguridad. Es la carta de presentación del primer resort flotante de lujo del mundo con capacidad para 15.000 personas y construido sobre una isla artificial.

En plena fiebre de nómadas digitales -que la implantación a marchas forzadas del teletrabajo como consecuencia de la pandemia ha disparado-, quien desee un cambio de vida puede encontrar en este lugar, a medio camino entre la isla privada, el yate de lujo y el más exclusivo residencial privado, su destino perfecto.

Algunas villas contará con su propio acceso al mar. Imagen: Blue Estate.

Construido por la promotora inmobiliaria The Blues Estate Group, al recinto no le faltará de nada: una nutrida oferta de bares y restaurantes, centros deportivos y de ocio, tiendas, colegio internacional, clínicas médicas, parques infantiles y espacios verdes se ubicarán sobre un espacio elevado sobre módulos de hormigón de “ultra alto rendimiento”, según la compañía, y medirá 1.500 m de largo por 1.000 m de ancho, el equivalente a la mitad de la superficie de Mónaco.

Vacaciones eternas

Diseñado para ofrecer los servicios de un hotel 5 estrellas, el resort flotará sobre las cálidas aguas del mar Caribe en uno de los entornos naturales más hermosos del mundo. Contará con diferentes tipologías de viviendas, desde estudios de 19.800 dólares (16.350 euros) a megamansiones de millones de dólares, algunas con acceso directo al mar a través de plataformas retráctiles.

La comunidad tendrá todo tipo de servicios y equipamientos. Imagen: Blue Estate.

Para garantizar la seguridad, la isla se eleva unos 50 m sobre el nivel del mar y estará dotada de todo tipo de tecnologías como sistemas de estabilización, detección de huracanas y contraventanas extensibles para proteger las viviendas en caso de fuertes vientos. Incluso podría variar su ubicación en caso de necesidad. Vivir aquí será, según la promotora, “mucho más seguro que en una vivienda en tierra firme”.

A medio camino entre la isla privada, el yate de lujo y el más exclusivo residencial privado, el resort flotará sobre el Caribe, a poca distancia de Miami y las playas de Las Bahamas

Siempre algo por descubrir

Los residentes y visitantes tendrán “siempre algo nuevo que explorar”, desde una amplia variedad de propuestas gastronómicas hasta innumerables actividades deportivas y tratamientos de spa, pasando por educación de primer nivel para niños y jóvenes y una clínica de vanguardia para atender cualquier necesidad relacionada con la salud.

Espacios verdes, parques infantiles y una espectacular plataforma ajardinada completan la oferta y hacen del lugar un destino idóneo también para familias con hijos.

Construcción sostenible

Blue Estate promete también la protección total del medio ambiente y la sostenibilidad del resort, a través del uso de energía procedente en su totalidad de fuentes renovables y el compromiso de arrojar un balance negativo en emisiones de CO2, De hecho, The Blue Estate servirá, según sus promotores, como “centro tecnológico para programas de investigación científica oceánica, para ayudar a comprenderlos y protegerlos mejor”.

Con todo, el resort se presenta como “una de la s comunidades más ecológicas del mundo” que marcará “el inicio del lujo sostenible”.

Imagen: Blue Estate.

Paraíso, también fiscal

Para fomentar un entorno favorable para los negocios, las empresas que se instalen en el resort tendrán cero impuestos y las mínimas regulaciones, aunque sí deberán cumplir con las exigencias fijadas por Blue Estate que establecerán “condiciones seguras y justas” para todos los interesados.

El proyecto, iniciado en 2016, ha culminado las fases de ingeniería y diseño. Tras los retrasos motivados por la pandemia, está preparado para iniciar la venta de propiedades.

Parte de los servicios estarán en instalaciones bajo el agua. Imagen: Blue Estate.

a.
Ahora en portada