Descubriendo la Inglaterra aristocrática de Los Bridgerton

La serie Los Bridgerton presenta la opulencia y elegancia de la aristocracia inglesa a principios del siglo XIX. Visitamos los palacios, jardines y ciudades que sirvieron de escenario para esta producción

La serie Los Bridgerton es uno de los éxitos de la temporada invernal de Netflix. La historia, basada en las novelas de Julia Quinn, refleja la competencia de la aristocracia inglesa en los bailes de sociedad para buscar parejas a sus descendientes, un objetivo lejos del amor y más cercano a aspiraciones de prestigio social y éxito económico.

Los Bridgerton. Foto Netflix

La serie Los Bridgerton es uno de los éxitos de la temporada invernal de Netflix. La historia, basada en las novelas de Julia Quinn, refleja la competencia de la aristocracia inglesa en los bailes de sociedad para buscar parejas a sus descendientes, un objetivo lejos del amor y más cercano a aspiraciones de prestigio social y éxito económico.

Los años de la Regencia

A lo largo de los ocho episodios se viaja por diferentes palacios, jardines, calles empedradas y muchos pero muchos salones de baile, reflejos de los años de bonanza del período de Regencia (en el primer tercio del siglo XIX), en que Inglaterra avanzaba a pasos de gigante para crear el poderoso imperio británico.

El Londres del siglo XIX que vemos en la serie es una combinación de otras ciudades inglesas

Muchas de estas localizaciones existen en la actualidad, y se pueden visitar.

El Londres decimonónico que vemos en realidad es una combinación de otras ciudades inglesas, así como muchos interiores de palacios en realidad son sets de filmación que recrean la opulenta elegancia hasta el último detalle.

La serie Los Bridgerton es uno de los éxitos de la temporada invernal de Netflix. La historia, basada en las novelas de Julia Quinn, refleja la competencia de la aristocracia inglesa en los bailes de sociedad para buscar parejas a sus descendientes, un objetivo lejos del amor y más cercano a aspiraciones de prestigio social y éxito económico.
La producción de Los Bridgerton construyó 250 sets para las escenas interiores

Un paseo por Salisbury, York, Gloucestershire y Buckinghamshire (y Londres, claro) permitirá descubrir qué lugares sirvieron de localización para Los Bridgerton.

Casa de los Bridgerton

Comenzamos, obviamente, por la residencia de la familia Bridgerton, hogar de Dafne, Anthony y sus hermanos. Y su madre Lady Violet, claro.

El exterior corresponde a la Ranger’s House de Greenwich Park, en Londres; una antigua mansión georgiana de aristócratas y la nobleza británica que, por suerte para los seguidores de la serie, está abierta al público.

La serie Los Bridgerton es uno de los éxitos de la temporada invernal de Netflix. La historia, basada en las novelas de Julia Quinn, refleja la competencia de la aristocracia inglesa en los bailes de sociedad para buscar parejas a sus descendientes, un objetivo lejos del amor y más cercano a aspiraciones de prestigio social y éxito económico.
La Ranger’s House, hogar de Los Bridgerton

¿La razón? Que dejó de ser un palacio privado y se reconvirtió como centro de arte, donde se puede contemplar la colección de arte Wernher, integrada por un gran número de piezas de porcelana, cuadros y obras de arte decorativas del siglo XIX.

Pero sus interiores fueron filmados en una base de la Real Fuerza Aérea. No en un hangar, precisamente, sino en la Halton House, en Aylesbury (Buckinghamshire), una impactante residencia que perteneció a la familia Rothschild.

Casa de los Hasting

Se supone que la mansión de Simon, el duque de Hastings, se encuentra en Londres; pero no, corresponde a la Wilton House, de Salisbury. O al menos su fachada exterior y algunas partes de la casa, como los claustros de estilo neogótico, el salón de recepciones y la entrada.

La serie Los Bridgerton es uno de los éxitos de la temporada invernal de Netflix. La historia, basada en las novelas de Julia Quinn, refleja la competencia de la aristocracia inglesa en los bailes de sociedad para buscar parejas a sus descendientes, un objetivo lejos del amor y más cercano a aspiraciones de prestigio social y éxito económico.
Palacio del duque de Hasting. Foto Netflix

En cambio otros interiores pertenecen a la Syon House de Londres y la Badminton House, de Gloucestershire.

Los jardines de Wilton House también se aprovecharon para varias localizaciones, donde rápidamente se distingue al puente palladiano y los grandes árboles.

Esta mansión es propiedad del 18º conde de Pembroke, y es uno de los sitios históricos que están abiertos al público. Su elegante presencia también fue aprovechada por la producción de The Crown y de películas como Orgullo y Prejuicio.

Escenas de baile

Un salón de baile, y otro, y otro. Reseñarlos todos sería casi inabarcable, pero uno de los más importantes pertenece a Leigh Court, en Bristol; una casa de campo de estilo palladiano que se suele alquilar para banquetes y bodas.

La serie Los Bridgerton es uno de los éxitos de la temporada invernal de Netflix. La historia, basada en las novelas de Julia Quinn, refleja la competencia de la aristocracia inglesa en los bailes de sociedad para buscar parejas a sus descendientes, un objetivo lejos del amor y más cercano a aspiraciones de prestigio social y éxito económico.
Filmación de una de las escenas de Los Bridgerton.

Palacio de St James

La residencia de la reina Charlotte es una combinación de diferentes sitios. Por ejemplo, el salón de Double Cube pertenece a la citada Wilton House, mientras que el patio de ladrillos corresponde al palacio de Hampton Court, en Richmond upon Thames, al suroeste de Londres.

Aunque pertenece a la corona, ningún miembro de la casa real lo habita desde del siglo XVIII.

En tanto las escenas del salón interior fueron filmadas en la Lancaster House, en Londres, una residencia que formaba parte del palacio de St. James real.

La serie Los Bridgerton es uno de los éxitos de la temporada invernal de Netflix. La historia, basada en las novelas de Julia Quinn, refleja la competencia de la aristocracia inglesa en los bailes de sociedad para buscar parejas a sus descendientes, un objetivo lejos del amor y más cercano a aspiraciones de prestigio social y éxito económico.
El Museo de Arte de Holburne es la casa de Lady Danbury

Calles de Londres

Sería imposible reflejar las calles de la capital británica con la estética del siglo XIX sin tener que realizar un esfuerzo gigantesco de producción.

Las escenas de calles en Londres se filmaron en el casco histórico de Bath y en menor medida en York

Para recrear al Londres del período de regencia el equipo de Los Bridgerton se trasladó al casco histórico de Bath. También han aportado su elegante estética las calles de York, como Bath Street, Beauford y Alfred Street, que sirvieron para viajar en el tiempo al barrio de Mayfair.

La Trim Street de Bath se disfrazó del londinense Pall Mall, donde se encuentra la tienda de té Gunter; y un café de Abbey Street se recreó como la tienda de la modista.

La serie Los Bridgerton es uno de los éxitos de la temporada invernal de Netflix. La historia, basada en las novelas de Julia Quinn, refleja la competencia de la aristocracia inglesa en los bailes de sociedad para buscar parejas a sus descendientes, un objetivo lejos del amor y más cercano a aspiraciones de prestigio social y éxito económico.
Las casas adosadas de Royal Crescent, en Bath

El conjunto de 30 viviendas adosadas de Royal Crescent, en esta ciudad inglesa, aparece en varias escenas. Precisamente el museo que se encuentra al inicio de este paseo es la fachada de la casa del barón Featherington.

Pero por razones de producción la mayoría de los interiores de las residencias de las familias protagonistas no existen: pertenecen a un despliegue de 250 sets construidos con una compleja dirección de arte para recrear la atmósfera y decoración de la Inglaterra del siglo XIX, informa Atlas of Wonder.

a.
Ahora en portada