Esta es la forma más deliciosa de descubrir Chequia

A bordo de un globo aerostático: es la propuesta para paladear Praga, Český Krumlov, la región de Bohemia, Pálava y Mikulov y obtener las más increíbles vistas

Hemos recorrido Chequia en bici, en coche, en tren y a bordo de un crucero fluvial; hemos buceado en sus bibliotecas, hemos seguido los pasos de sus mayores artistas y pensadores y hemos descubierto los secretos de sus castillos. Por eso esta vez vamos un paso más allá: nos elevamos del suelo para descubrir a vista de pájaro los rincones más bellos.

Castillo de Bouzov. Foto: Shutterstock | Cedida Turismo de Chequia.

Hemos recorrido Chequia en bici, en coche, en tren y a bordo de un crucero fluvial; hemos buceado en sus bibliotecas, hemos seguido los pasos de sus mayores artistas y pensadores y hemos descubierto los secretos de sus castillos. Por eso esta vez vamos un paso más allá: nos elevamos del suelo para descubrir a vista de pájaro los rincones más bellos.

A través de paisajes naturales y urbanos, emulamos a Tadeáš Hanka, el primer checo que se elevó en el cielo a bordo de un globo en 1784, para descubrir los sorprendentes perfiles de la República Checa desde el aire.

Aunque garantice emociones fuertes y sensaciones impactantes, podemos estar tranquilos; el país cuenta con una larga trayectoria en el mundo de los globos aerostáticos, con alrededor de 46 empresas dedicadas hoy a esta actividad e hitos como la organización de la Copa Gordon Bennet de Globos Aerostáticos en 1906, la creación del primer club aeronáutico checoslovaco, el Balón-klub Praha, en 1965.

Hemos recorrido Chequia en bici, en coche, en tren y a bordo de un crucero fluvial; hemos buceado en sus bibliotecas, hemos seguido los pasos de sus mayores artistas y pensadores y hemos descubierto los secretos de sus castillos. Por eso esta vez vamos un paso más allá: nos elevamos del suelo para descubrir a vista de pájaro los rincones más bellos.
Paraíso de Bohemia. Foto: Vyletbalonem.cz.

Tampoco hace falta batir el récord de vuelo de 20 días y 45.755 km de Brian Jones y Bertrand Piccard en 1999; basta con reservar unas horas a una experiencia tan maravillosa que permanecerá para siempre en el corazón.

Las mejores vistas de Praga

Si crees haberlo visto todo de Praga, espera a sobrevolarla en globo aerostático. A medida que se asciende y se vuelve pequeña y lejana se obtiene una panorámica del sus hitos arquitectónicos más importantes, desde el puente de Carlos, con sus esculturas asomadas al brillante Moldava, al Castillo de Praga, la Plaza Vieja, el Ayuntamiento Antiguo, el Teatro Nacional o el mirador Petřín.

Esta original perspectiva permite además descubrir nuevos barrios o, simplemente, hacer aflorar los mejores recuerdos. Lo que es seguro es que no deja a nadie indiferente.

Hemos recorrido Chequia en bici, en coche, en tren y a bordo de un crucero fluvial; hemos buceado en sus bibliotecas, hemos seguido los pasos de sus mayores artistas y pensadores y hemos descubierto los secretos de sus castillos. Por eso esta vez vamos un paso más allá: nos elevamos del suelo para descubrir a vista de pájaro los rincones más bellos.
Praga a vista de pájaro. Foto: Anthony Delanoix | Unsplash.

Una empresa que realiza vuelos en Praga desde 1990 es Balóny Praga. De hecho, sus globos pueden resultar familiares y es que no en vano han aparecido en numerosas películas checas, programas y spots televisivos.

Český Krumlov, un vuelo suspendido en el tiempo

La sensación de que el tiempo se ha quedado atrapado en la ciudad de Český Krumlov, Patrimonio de Mundial por la Unesco desde 1992, se acrecienta cuando se tiene la oportunidad de descubrirla desde el aire. Una ciudad de fantasía, como una ensoñación medieval, se dibuja bajo la cesta del globo a medida que se sobrevuela.

En medio del silencio tan solo interrumpido por los quemadores de aire, se despliega un lienzo en el que se pintan su castillo en miniatura y un jardín multicolor con líneas geométricas extraordinariamente rectas. A su lado, la herradura que forma el meandro del río Moldava parece retorcerse aún más mientras acaricia el precioso casco histórico.

Hemos recorrido Chequia en bici, en coche, en tren y a bordo de un crucero fluvial; hemos buceado en sus bibliotecas, hemos seguido los pasos de sus mayores artistas y pensadores y hemos descubierto los secretos de sus castillos. Por eso esta vez vamos un paso más allá: nos elevamos del suelo para descubrir a vista de pájaro los rincones más bellos.
Sobrevolando Bohemima. Foto: Shutterstock | Cedida Turismo de Chequia.

Promo-Air es una de las empresas con amplia trayectoria que propone vuelos tanto sobre Český Krumlov, como en el resto de la región del sur de Bohemia, con coquetos pueblos, riachuelos y bosques, pero también otros puntos del país.

Pálava y Mikulov

Dicen quienes más saben de esto que el mejor momento para volar en globo es al amanecer (incluso mejor que el ocaso), un momento que es especialmente hermoso sobre el área de Pálava y la bonita ciudad de Mikulov, en Moravia del Sur.

Reserva de la Biosfera por la Unesco, el espacio natural de Pálava refulge a esas horas con los rayos dorados del sol, debido a las abundantes rocas alabastrinas, a las ruinas de sus castillos medievales abandonados, los lagos de intensas aguas azules y los viñedos que se desperezan tímidamente. Esta zona, que ya impacta cuando se recorre en bicicleta o practicando senderismo, desde el aire es capaz de dejarte sin aliento.

Hemos recorrido Chequia en bici, en coche, en tren y a bordo de un crucero fluvial; hemos buceado en sus bibliotecas, hemos seguido los pasos de sus mayores artistas y pensadores y hemos descubierto los secretos de sus castillos. Por eso esta vez vamos un paso más allá: nos elevamos del suelo para descubrir a vista de pájaro los rincones más bellos.
Sur de Moravia. Foto: Turismo de Chequia.

Con las explicaciones de los pilotos de la empresa familiar Balóny Pálava, cobra si cabe un mayor sentido. Mientras se vuela a unos 200 metros de altura (puede alcanzar hasta 500), a merced de las corrientes, se olvida la dimensión temporal para concentrarse solo en el disfrute.

Los vuelos, para cuatro personas como máximo, tienen una duración media de una hora y parten del pueblecito de Horní Věstonice.

De Bohemia a Moravia

Cada región de la República Checa muestra sus particulares perfiles desde el aire, también el espacio natural del Paraíso de Bohemia, con sus moles de piedra formando improvisadas e imponentes torres.

A apenas una hora en coche desde Praga se puede tomar un globo que sobrevuele bosques, el curso del río Jizera y las puntiagudas rocas de Prachovské skály, pero también pinceladas de arquitectura en el castillo de Kost, con sus curiosas murallas, los tejados rojos y la torre del castillo de Hrubá Skála, el castillo de Humprecht, de forma esférica y rodeado de arboleda, y las estéticas ruinas del castillo de Trosky.

Hemos recorrido Chequia en bici, en coche, en tren y a bordo de un crucero fluvial; hemos buceado en sus bibliotecas, hemos seguido los pasos de sus mayores artistas y pensadores y hemos descubierto los secretos de sus castillos. Por eso esta vez vamos un paso más allá: nos elevamos del suelo para descubrir a vista de pájaro los rincones más bellos.
Paraíso de Bohemia. Foto: Vyletbalonem.cz.

Algunas compañías como Balonuj ofrecen este viaje, además de otros igual de sorprendentes que se extienden más allá de la región de Bohemia Central y abarcan las montañas de Orlické hory, al este de Chequia, y las ciudades de Hradec Králové y Pardubice.

Incluso llega hasta ciudades moravas como Olomouc, donde su famosa columna barroca de 32 metros de altura es visible desde el aire; al castillo de Bouzov, cuyas torres y tejados te trasladan a un mundo de cuento; y al entorno casi de ciencia ficción que es Ostrava.

(Foto de portada: Castillo de Bouzov. Foto: Shutterstock | Cedida Turismo de Chequia).

a.
Ahora en portada