Córdoba: fiestas de patios, flores y vinos para esta primavera

Los patios de Córdoba abren sus puertas cada primavera e invitan a ser disfrutados. Las bodegas de Montilla-Moriles, en Montilla, también se suman con sus mejores catas

Se trata de un concurso popular en el que el Ayuntamiento y varias empresas otorgan premios a los más patios mejor decorados y a los vecinos que se han esforzado para conservar estos bellos rincones tradicionales de la morfología de Córdoba. 

El Festival de los Patios Cordobeses que se celebrará del 3 al 16 de mayo marca el máximo momento de esplendor de los cientos de patios que se reparten a lo ancho del prodigioso casco viejo de la capital andaluza.

Estos patios se pueden visitar durante todo el año, pero es durante esta fiesta de primavera cuando son decorados con flores y colores y presentan su máximo boato.

Se trata de un concurso popular en el que el Ayuntamiento y varias empresas otorgan premios a los más patios mejor decorados y a los vecinos que se han esforzado para conservar estos bellos rincones tradicionales de la morfología de Córdoba. 
La abundante vegetación de los patios cordobeses

Premios a la decoración

Se trata de un concurso popular en el que el Ayuntamiento y varias empresas otorgan premios a los más patios mejor decorados y a los vecinos que se han esforzado para conservar estos bellos rincones tradicionales de la morfología de Córdoba. 

El Festival de los Patios Cordobeses se celebrará del 3 al 16 de mayo. En primavera es cuando alcanzan su esplendor

El objetivo de este evento ha sido abrir al público estos tesoros escondidos y divulgar la arquitectura tradicional cordobesa.

Se trata de un concurso popular en el que el Ayuntamiento y varias empresas otorgan premios a los más patios mejor decorados y a los vecinos que se han esforzado para conservar estos bellos rincones tradicionales de la morfología de Córdoba. 
Infografía Jordi Català

La primera edición se organizó en 1918. Pero fue en 1921 cuando el Ayuntamiento de Córdoba empezó a organizar durante la primera quincena de mayo un Concurso de Patios, para que los propietarios de estos los decorasen con una multitud de flores plantadas en soportes y macetas, colgadas en las paredes o colocadas sobre el pavimento «de chino cordobés”.

Actualmente, y paralelamente al concurso de patios también se celebra un festival con actuaciones folclóricas donde se dan cita cantaores y bailaores, donde no puede faltar un homenaje con vino Montilla-Moriles que acompaña a tapas típicas. 

Se trata de un concurso popular en el que el Ayuntamiento y varias empresas otorgan premios a los más patios mejor decorados y a los vecinos que se han esforzado para conservar estos bellos rincones tradicionales de la morfología de Córdoba. 
Infografía Jordi Català

Cómo son los patios cordobeses

Un patio es un espacio abierto, sin techo, de una o varias viviendas, que sirve para iluminar y ventilar todas las dependencias.

Su función como centro o repartidor de accesos a las viviendas permite que se convierta en un centro de convivencia familiar e incluso vecinal. 

A causa de la climatología seca y extremadamente calurosa de Córdoba, sus habitantes, primero los romanos y más tarde durante el califato, adaptaron la tipología de casa popular a sus necesidades, centrando la vivienda en torno a un patio a la romana con “impluvium”, o al modelo árabe de casa cerrada con patio de ventilación.

Se trata de un concurso popular en el que el Ayuntamiento y varias empresas otorgan premios a los más patios mejor decorados y a los vecinos que se han esforzado para conservar estos bellos rincones tradicionales de la morfología de Córdoba. 
Una fiesta que vuelve cada primavera

Estos patios normalmente tenían una fuente en el centro y en muchas ocasiones un pozo que recogía el agua de lluvia. Los sarracenos readaptaron este esquema dando entrada de la calle a la vivienda por un zaguán por donde también podían acceder caballerías y colocando abundante vegetación, (que durante el festival se enfatiza), para incrementar la humedad, la sombra y el frescor.

Referencia cultural de Córdoba

Las casas con patio de Córdoba son referentes de la cultura etnológica y forman parte de la memoria colectiva de la capital del Guadalquivir.

Muchas de ellas no han pertenecido a una sola familia propietaria sino que han albergado a inquilinos en régimen de alquiler, las conocidas como casas de vecindad, que también son para la ciudad un patrimonio cultural de gran interés.

Para poder revivir esta morfología arquitectónica, aprovechando las rutas por los patios, es imprescindible visitar el Centro de Interpretación del Patio de la calle Trueque 4, un lugar que ofrece todo el conocimiento sobre el sistema de patios, su evolución histórica y las transformaciones a partir de la casa donde se ubica.

En las visitas hay que pasar por el Centro de Interpretación del Patio de la calle Trueque 4, donde se informa sobre los patios que se pueden visitar y sus historias

Se trata de un concurso popular en el que el Ayuntamiento y varias empresas otorgan premios a los más patios mejor decorados y a los vecinos que se han esforzado para conservar estos bellos rincones tradicionales de la morfología de Córdoba. 
Infografía Jordi Català

El barrio más característico para recorrer patios es el del Alcázar Viejo, entre el Alcázar y San Basilio, también lo es el barrio de Santa Marina, entre San Lorenzo y la Magdalena. En el entorno de la Mezquita-Catedral, el barrio de la judería presenta también importantes patios de gran belleza.

Dos grandes tipos de patios

Cada patio es singular, y por tanto producto de una evolución histórica distinta, lo que dificulta establecer tipologías. Pero a grandes rasgos los patios se clasifican en dos grupos básicos: patios monumentales y señoriales, mansiones y antiguos palacios de la aristocracia local, civil o religiosa, los específicamente de arquitecturas religiosas, como el Patio de los Naranjos, el de la sinagoga o el de la Fuensanta.

También está el maravilloso conjunto del Palacio de Viana con doce patios de diferentes estilos arquitectónicos; de arquitectura civil (o de concurso), divididos entre los de arquitectura antigua y los patios de arquitectura moderna o renovada (vivienda edificada tras la demolición de una anterior o con un gran nivel de intervención).

Se trata de un concurso popular en el que el Ayuntamiento y varias empresas otorgan premios a los más patios mejor decorados y a los vecinos que se han esforzado para conservar estos bellos rincones tradicionales de la morfología de Córdoba. 
Infografía Jordi Català

Patios y bodegas

Patios de Bodega es una divertida iniciativa, mezcla de gastronomía, arquitectura, cultura y vino que se organiza desde Montilla, en el corazón de la DO Montilla-Moriles y por tanto con uno de los recursos más emblemáticos de esta tierra de viñas, las bodegas y los lagares.

También es una fiesta de primavera y por tanto desde el 1 hasta el 23 de mayo se podrán visitar los patios de la ciudad, engalanados con plantas, flores y otros elementos naturales y decoración típica de la tradición bodeguera y vitivinícola de la DO.

Los vinos de Montilla-Moriles se elaboran con variedades de uva blanca

Con motivo de este evento, se podrán degustar vinos en los patios de las principales bodegas como Bodegas Pérez Barquero, Lagar Los Raigones, Lagar Cañada Navarro, Bodegas Robles, Lagar La Primilla, Bodegas Alvear y Bodegas Cabriñana.

Se trata de un concurso popular en el que el Ayuntamiento y varias empresas otorgan premios a los más patios mejor decorados y a los vecinos que se han esforzado para conservar estos bellos rincones tradicionales de la morfología de Córdoba. 
Infografía Jordi Català

La D.O. Montilla-Moriles

Montilla-Moriles es la denominación de origen que abarca los vinos de los municipios de Aguilar de la Frontera, Montilla, Moriles, Doña Mencía, Montalbán de Córdoba, Monturque, Nueva Carteya y Puente Genil, Baena, Cabra, Castro del Río, Espejo, Fernán-Núñez, La Rambla, Lucena, Montemayor y Santaella; todos en la provincia de Córdoba.

Los vinos de Montilla-Moriles se elaboran con variedades de uva blanca y a partir de crianza bajo velo de flor se vinifican por el sistema de criaderas y soleras.

Estos caldos van oscureciendo sus tonos, en vinos generosos, hasta alcanzar una graduación alcohólica máxima de unos 20º. 

El famoso vino Pedro Ximénez, elaborado con la mítica variedad de solano del mismo nombre, es el vino más emblemático de Montilla-Moriles. 

a.
Ahora en portada