Cinco gemas de los Países Bajos para descubrir en invierno

Estas semanas hay que descubrir el encanto que se apodera de las pequeñas ciudades medievales de Den Bosch, Delft, Breda, Arnhem y Alkmaar

Cada vez que el año termina su ciclo las ciudades de los Países Bajos brillan en una estela de luces y colores en sus plazas centrales, sus paseos comerciales y en los balcones que dan la bienvenida a las fiestas navideñas.

Delft

Cada vez que el año termina su ciclo las ciudades de los Países Bajos brillan en una estela de luces y colores en sus plazas centrales, sus paseos comerciales y en los balcones que dan la bienvenida a las fiestas navideñas.

Pero al margen de esta colorida época que contrarresta los días grises y fríos, hay otros atractivos para conocer en esta tierra del norte. Y no hablamos de sus urbes más famosas como Ámsterdam, La Haya, Eindhoven o Róterdam; sino de las pequeñas ciudades que viven con una calma provinciana, pero con una sorprendente actividad cultural y con un rico patrimonio histórico para descubrir.

Alkmaar

Siguiendo las recomendaciones de Turismo de los Países Bajos, emprendemos este recorrido por Holanda del Norte, en una tierra donde los vientos del Mar del Norte impregan a sus costas de una belleza agreste.

Esta aridez se contrarresta en la calidez de Alkmaar, reconocida con toda justicia como la capital de los quesos neerlandeses.

Cada vez que el año termina su ciclo las ciudades de los Países Bajos brillan en una estela de luces y colores en sus plazas centrales, sus paseos comerciales y en los balcones que dan la bienvenida a las fiestas navideñas.
Alkmaar es la capital del queso holandés. Foto Turismo de los Países Bajos

Para ello no hay que dejar de pasar por el Museo del Queso Holandés, en un antiguo centro de pesaje ubicado a un lado de la plaza Waagplein. Allí se puede conocer la historia y los secretos de la producción de los dos exponentes más famosos de esta industria, el pequeño y redondo Edam y el voluminoso y plano Gouda.

Además estos quesos se pueden degustar en los numerosos cafés y bares que hay en su centro, cruzado por una variedad de canales que le otorgan una estampa idílica.

No es el único museo recomendado: además de Municipal, que explora la historia medieval y de otras épocas de la villa, los amantes de la música tendrían que pasar por el museo privado en honor a The Beatles.

Cada vez que el año termina su ciclo las ciudades de los Países Bajos brillan en una estela de luces y colores en sus plazas centrales, sus paseos comerciales y en los balcones que dan la bienvenida a las fiestas navideñas.
Canales de Alkmaar. Foto Miguel Angel Llorente-Flickr

El lugar fue impulsado por dos fanáticos de los Fabulosos Cuatro. En esta ciudad se fabricó la primera guitarra que usó John Lennon, y en la exposición de 100 metros cuadrados se puede ver el primer contrato discográfico de la banda, abundante material de memorabilia e imágenes, y una sección dedicada a la leyenda urbana de la muerte de Paul McCartney, a mediados de los ’60.

Arnhem

A orillas del Rin Arnhem fue protagonista de una de las batallas más importantes de la Segunda Guerra, cuya historia se puede rastrear en el cercano Museo Aéreo Hartestein, en la cercana ciudad de Oosterbeek.

Cada vez que el año termina su ciclo las ciudades de los Países Bajos brillan en una estela de luces y colores en sus plazas centrales, sus paseos comerciales y en los balcones que dan la bienvenida a las fiestas navideñas.
Centro de Anrhem. Foto Turismo de los Países Bajos

Arnhem, importante meca económica y de la moda en la provincia de Güeldres, se encuentra en el corazón de la reserva natural de De Veluwe, lo que explica la especialidad gastronómica de la ciudad en platos de caza, como ciervos y jabalíes, además de setas y otras especialidades de los bosques cercanos.

Arnhem cuenta con una excelente gastronomía basada en productos de caza, como ciervos y jabalíes, con productos de la tierra como setas

Arte-en-el-Museo-Kröller-Müller.-Foto-Turismo-de-los-Países-Bajos.jpg
Arte en el Museo Kröller-Müller. Foto Turismo de los Países Bajos

El Museo Arnhem es un interesante exponente de arte contemporáneo, aunque actualmente está cerrado por refacciones. Una buena alternativa es el Museo Kröller-Müller, que presenta una colección privada de los siglos XIX y XX, con obras de maestros como Vincent Van Gogh.

Breda

Esta ciudad brilló en el siglo XVI durante el apogeo de la Casa Nassau, como se refleja en sus monumentos históricos como la Iglesia Grande o el Beaterio y en palacios como el Castillo de Breda y el de Bouvigne, rodeado de espectaculares jardines.

Cada vez que el año termina su ciclo las ciudades de los Países Bajos brillan en una estela de luces y colores en sus plazas centrales, sus paseos comerciales y en los balcones que dan la bienvenida a las fiestas navideñas.
Terrazas de Breda. Foto Turismo de los Países Bajos

La rica historia de esta ciudad, una de las impulsoras de la independencia de los Países Bajos de España, se puede recorrer en el Museo Municipal de Breda.

Su estilo de vida se caracteriza por un ritmo relajado, donde no importa el frío que haga que siempre habrá gente en las terrazas de las plazas. O probando la amplia variedad de cervezas, como las 100 opciones que tiene el famoso Café de Beyerd.

Cada vez que el año termina su ciclo las ciudades de los Países Bajos brillan en una estela de luces y colores en sus plazas centrales, sus paseos comerciales y en los balcones que dan la bienvenida a las fiestas navideñas.
Castillo de Bouvigne. Foto Turismo de los Países Bajos

Esta ciudad es sede del festival de jazz más antiguo e importante de los Países Bajos. La cita, a la que llegan músicos locales e internacionales, será de 13 al 16 de mayo.

Delft

Delft es otra de las ciudades que se enriquecieron en la Edad Media, que legaron un gran número de edificios. Sin embargo el más famoso es el Ayuntamiento, construido en estilo renacentista para reemplazar un edificio destruido por un incendio. Su arquitecto, Hendrick de Keyser, es autor de la rica tumba de Guillermo de Orange en la iglesia Nieuwe Kerk, que también vale la pena visitar.

Cada vez que el año termina su ciclo las ciudades de los Países Bajos brillan en una estela de luces y colores en sus plazas centrales, sus paseos comerciales y en los balcones que dan la bienvenida a las fiestas navideñas.
Museo de la Cerámica Azul

Sin embargo el mayor atractivo de esta ciudad es la fábrica De Koninklijke Porceleyne Fles, la única sobreviviente dedicada a la industria de la cerámica azul, que data del siglo XVII, y que como marca la estricta tradición de su producción se sigue pintando a mano.

Desde el siglo XVII la fábrica de cerámica azul mantiene la tradición de pintar platos, tazas y bandejas a mano

Cada vez que el año termina su ciclo las ciudades de los Países Bajos brillan en una estela de luces y colores en sus plazas centrales, sus paseos comerciales y en los balcones que dan la bienvenida a las fiestas navideñas.
Ayuntamiento de Delft. Foto Turismo de los Países Bajos

En esta ciudad nació Johannes Vermeer, el autor de la Joven de la perla y uno de los maestros de la luz en la escuela flamenca, aunque solo haya pintado 37 cuadros en su vida. Sus obras se pueden conocer en Veermer Centrum Delft, donde se puede ver el atelier donde creó ese famoso cuadro y otras obras como La lechera y la Vista de Delft.

Den Bosch

También conocida como ‘s-Hertogenbosch, es la ciudad donde Jheronimus van Aken, más conocido como El Bosco, vivió durante 66 años, y cuyos cuadros despertaron tanta polémica en el siglo XVI.

Sus obras expuestas en gigantografías y tapices se pueden ver en el Centro de Arte Jheronimus Bosch, ubicado en una antigua iglesia y sus anexos. Es para destacar el ascensor de vidrio que conduce hasta las alturas del anterior templo, que permite obtener las mejores panorámicas de esta pequeña ciudad.

Museo-dedicado-a-El-Bosco.jpg
Museo dedicado a El Bosco.jpg

El arte en esta villa también salta al siglo XXI con el moderno Museo de Diseño Den Bosch, con obras de Picaso y Mendini, y con un importante patrimonio dedicado a las artes gráficas y el diseño industrial.

Más arte hay en el Museo de Bramante del Norte, con obras de Brueghel, Sluijters y otros artistas de la escuela flamenca hasta llegar, cuando no, al célebre Van Gogh.

Cada vez que el año termina su ciclo las ciudades de los Países Bajos brillan en una estela de luces y colores en sus plazas centrales, sus paseos comerciales y en los balcones que dan la bienvenida a las fiestas navideñas.
Calles de Den Bosch

Fuera del ámbito museístico, la mejora forma de explorar Den Bosch es en una barca por su centenario paseo de los canales, que dividen los 3,6 kilómetros del río Binnendieze en un curso que atraviesa casas antiguas, fortalezas y jardines.

a.
Ahora en portada