De calamares luciérnaga y hongos bioluminiscentes: Japón se ilumina de noche

La bahía de Toyama y los bosques de Mesameyama son algunos de los lugares japoneses donde puede vislumbrarse estos espectaculares fenómenos naturales

Seguro que sabías que los lampíridos, una familia de coleópteros polífagos (bueno, las luciérnagas), emiten luz gracias al fenómeno conocido como bioluminiscencia. Pero hay otros organismos capaces de generar luz por sí mismos. De hecho, algunas medusas, moluscos, peces, hongos y hasta tiburones tienen esta habilidad, capaz de transformar un paisaje en un auténtico espectáculo natural.

Bahía de Toyama. Foto: JNTO.

Seguro que sabías que los lampíridos, una familia de coleópteros polífagos (bueno, las luciérnagas), emiten luz gracias al fenómeno conocido como bioluminiscencia. Pero hay otros organismos capaces de generar luz por sí mismos. De hecho, algunas medusas, moluscos, peces, hongos y hasta tiburones tienen esta habilidad, capaz de transformar un paisaje en un auténtico espectáculo natural.

Es lo que sucede en lugares como la bahía de Toyama y los bosques de Mesameyama, ambos en Japón, donde el hotaruika o calamar luciérnaga y el hongo el mycena lux-coeli iluminan las noches con un despliegue de fosforescencia y color increíble.

Seguro que sabías que los lampíridos, una familia de coleópteros polífagos (bueno, las luciérnagas), emiten luz gracias al fenómeno conocido como bioluminiscencia. Pero hay otros organismos capaces de generar luz por sí mismos. De hecho, algunas medusas, moluscos, peces, hongos y hasta tiburones tienen esta habilidad, capaz de transformar un paisaje en un auténtico espectáculo natural.
Hongos luminiscentes. Foto: JNTO.

Calamares que se encienden

Apenas alcanza los ocho centímetros de longitud, pero el watasenia scintillans o calamar luciérnaga (hotaruika en japonés) alumbra la bahía de Toyama, ubicada en el mar de Japón y considerada una de las más bellas del mundo, con su luz azul.

El hotaruika o calamar luciérnaga en sus bahías y el hongo mycena lux-coeli en sus bosques son los organismos que brillan en la oscuridad en Japón

La sensación es la de un gran manto azul brillante que refulge en la noche, especialmente entre los meses de marzo y junio, época en la que millones de estas criaturas se reproducen para luego desovar en esta zona.

Seguro que sabías que los lampíridos, una familia de coleópteros polífagos (bueno, las luciérnagas), emiten luz gracias al fenómeno conocido como bioluminiscencia. Pero hay otros organismos capaces de generar luz por sí mismos. De hecho, algunas medusas, moluscos, peces, hongos y hasta tiburones tienen esta habilidad, capaz de transformar un paisaje en un auténtico espectáculo natural.
Bioluminiscencia en la playa. Foto: JNTO.

Atraídos por este espectáculo de luz natural, miles de visitantes de todo el país llegan hasta la ciudad pesquera de Namerikawa, en la prefectura de Toyama, para contemplar de cerca este fenómeno bioluminiscente.

Para disfrutar aún más de este espectáculo se recomienda visitar el museo monotemático dedicado al hotaruika y aventurarse en un paseo en barco, eso sí, solo apto para los más madrugadores ya que sale a primera hora de la mañana desde el puerto pesquero de la ciudad. La zona de litoral donde tiene lugar este fenómeno está declarada Monumento Natural de Japón.

Además de esta cualidad, el calamar luciérnaga es comestible y, como gran referente local, es el plato estrella de los restaurantes de Namerikawa, que lo sirven rebozado, frito, como base de otras delicias japonesas y hasta como ingrediente principal para pizzas.

Seguro que sabías que los lampíridos, una familia de coleópteros polífagos (bueno, las luciérnagas), emiten luz gracias al fenómeno conocido como bioluminiscencia. Pero hay otros organismos capaces de generar luz por sí mismos. De hecho, algunas medusas, moluscos, peces, hongos y hasta tiburones tienen esta habilidad, capaz de transformar un paisaje en un auténtico espectáculo natural.
Con el calamar luciérnaga se preparan diversos platos. Foto: JNTO.

Hongos bioluminiscentes

Cuando arranca la temporada de lluvias en Japón, normalmente a finales de junio, algunos de sus bosques emiten un destello de luz durante las noches conformando una especie de capa lumínica a escasos centímetros del suelo.

Los responsables de este impactante y colorido fenómeno de la naturaleza que se produce solo en los bosques más puros son los hongos bioluminiscentes.

A lo largo de todo el país pueden hallarse más de 10 variedades de estos organismos, que reciben el nombre de mycena lux-coeli, por la luz natural que emiten.

Los bosques que se iluminan

El bosque Tatsugo en la isla Amami, en la prefectura de Kagoshima, o los bosques de Mesameyama, en la prefectura de Wakayama, cerca de la famosa ruta de peregrinación Kumano Kodo, son algunos de los lugares donde se puede vislumbrar este fenómeno.

Seguro que sabías que los lampíridos, una familia de coleópteros polífagos (bueno, las luciérnagas), emiten luz gracias al fenómeno conocido como bioluminiscencia. Pero hay otros organismos capaces de generar luz por sí mismos. De hecho, algunas medusas, moluscos, peces, hongos y hasta tiburones tienen esta habilidad, capaz de transformar un paisaje en un auténtico espectáculo natural.
Parece de ciencia ficción, pero los hongos iluminan el bosque. Foto: JNTO.

En este último, en Mesameyama, los visitantes pueden presenciar de cerca este deslumbrante espectáculo a través de visitas guiadas, que garantizar el respeto y cuidado de estos organismos.

En el archipiélago de Ogasawara, Patrimonio Mundial de la Unesco, pueden realizarse tours nocturnos en la isla de Chichijima para observar estos hongos, siendo de mayo a noviembre la temporada recomendada para su observación.

a.
Ahora en portada