Cantabria construye un Centro de Arte Rupestre en el corazón de los Valles Pasiegos

Entre las cuevas de Monte Castillo y Puente Viesgo, el nuevo Centro de Arte Rupestre de Cantabria pondrá en valor el arte prehistórico de la región

Altamira es, sin lugar a dudas, la cueva de arte rupestre más famosa de Cantabria -seguramente, también de España-. Y, sin embargo, está lejos de ser la única. La región cuenta con más de 70 cavidades de este tipo, diez de ellas reconocidas como Patrimonio de la Humanidad. Y ha llegado la hora de ponerlas en valor.

Centro de Arte Rupestre. Imagen: Sukunfuku Estudio.

Altamira es, sin lugar a dudas, la cueva de arte rupestre más famosa de Cantabria -seguramente, también de España-. Y, sin embargo, está lejos de ser la única. La región cuenta con más de 70 cavidades de este tipo, diez de ellas reconocidas como Patrimonio de la Humanidad. Y ha llegado la hora de ponerlas en valor.

Finales de 2022 es el horizonte que se marca la comunidad autónoma para que su arte rupestre ocupe el lugar que merece. Coincide con la inauguración de un nuevo centro que aunará historia, investigación y conservación.

Centro de Arte Rupestre de Cantabria

El espacio se ubicará en Puente Viesgo, uno de los núcleos con mayor cantidad de cuevas rupestres de la región, y servirá también para “poner en el mapa” la riqueza de los Valles Pasiegos, según el gobierno regional.

Altamira es, sin lugar a dudas, la cueva de arte rupestre más famosa de Cantabria -seguramente, también de España-. Y, sin embargo, está lejos de ser la única. La región cuenta con más de 70 cavidades de este tipo, diez de ellas reconocidas como Patrimonio de la Humanidad. Y ha llegado la hora de ponerlas en valor.
Centro de Arte Rupestre de Cantabria. Imagen: Sukunfuku Studio.

El nuevo espacio, “un activo cultural de primer orden”, permitirá complementar la visita de las cuevas que están abiertas al público ya que contarán con una exposición sobre el arte paleolítico en la que se revelará cómo surgieron estas cavidades, cómo se localizaron o cómo ha sido su conservación. Además, mostrará detalles no solo de las cuevas que pueden visitarse sino de las más de 70 que existen en Cantabria con algún vestigio rupestre.

Un edificio “flexible”

En un espacio de 18.000 m2, el nuevo centro albergará diferentes usos -administrativo, de recepción y expositivo- dispuestos en torno a un patio central, un edificio que se distingue por su “flexibilidad” y que ha sido diseñado por Sunkunfuku Studio.

Sukunfuku Estudio ha sido el encargado de diseñar un edificio que aprovecha el desnivel de la ladera y que se mimetiza con el entorno

Los tres bloques conforman un volumen en forma de C que se enfrenta a la pendiente natural de la colina (con un desnivel de 17 metros), explican los arquitectos, lo que cierra el edificio creando un ‘graderío verde’. De este modo, añaden, “La montaña pasa así a formar parte del programa, se convierte en protagonista y elemento articulador del edificio, invitando al visitante a subir y disfrutar de las vistas de Puente Viesgo desde una cota más elevada, o actuando como equipamiento asociado al patio (gradas naturales para eventos al aire libre)”.

A unos 350m del núcleo urbano y junto a la carretera que da acceso a las cuevas, el edificio, estará construido con materiales puros como el hormigón y la piedra caliza, de modo que casi se mimetice con el entorno.

Altamira es, sin lugar a dudas, la cueva de arte rupestre más famosa de Cantabria -seguramente, también de España-. Y, sin embargo, está lejos de ser la única. La región cuenta con más de 70 cavidades de este tipo, diez de ellas reconocidas como Patrimonio de la Humanidad. Y ha llegado la hora de ponerlas en valor.
Con tres volúmenes, el conjunto trendrá forma de C. Imagen: Sukunfuku Studio.

El bloque central será el encargado de abrirse al paisaje e invitar a entrar a los visitantes. Además de contener los servicios de carácter más público, es el que sirve de nexo entre los espacios dedicados a administración y exposiciones. El resto de espacios se organiza en torno al patio mientras que un anillo de circulación perimetral actuará como filtro entre el exterior y el interior, permitiendo a la vez iluminar naturalmente las zonas de exhibición y dando privacidad a las oficinas.

Ya se han iniciado los trabajos para construir el complejo, que cuenta con un presupuesto de 4 millones de euros y un plazo de ejecución de 18 meses. La intención es abrirlo al público a finales de 2022.

En primera línea del arte rupestre

Para el director de las Cuevas Prehistóricas de Cantabria, Roberto Ontañón, el Centro de Arte Rupestre, junto con el Museo de Altamira y la nueva sede del Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (MUPAC) pondrá a Cantabria “donde tenía que estar, en primera línea en la conservación y difusión del arte rupestre”, configurando además una “red de turismo arqueológico”.

Altamira es, sin lugar a dudas, la cueva de arte rupestre más famosa de Cantabria -seguramente, también de España-. Y, sin embargo, está lejos de ser la única. La región cuenta con más de 70 cavidades de este tipo, diez de ellas reconocidas como Patrimonio de la Humanidad. Y ha llegado la hora de ponerlas en valor.
El edificio aprovechará el desnivel para instalar un graderío natural. Imagen: Sukunfuku Studio.

En particular, el centro de Puente Viesgo, albergará una exposición permanente “abierta, accesible e interactiva” que llevará por lema ‘Cantabria, origen del arte’ y que se dirigirá tanto al público general como a estudiosos de este periodo. Recogerá también investigaciones, información y particularidades de las 10 cuevas rupestres de Cantabria que son Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Para el vicepresidente de Cantabria, Pablo Zuloaga, ubicar este centro en Puente Viesgo, corazón de los Valles Pasiegos, significa también una “apuesta decidida” por luchar contra la despoblación y llevar a los territorios rurales alternativas de futuro y de crecimiento donde los jóvenes tengan el empuje necesario para quedarse en su territorio.
Así, el Centro de Arte Rupestre de Cantabria será la antesala para que las personas que lleguen a Puente Viesgo, para ver las cuevas de El Castillo o Las Monedas, puedan iniciar desde ahí un recorrido por otras comarcas cántabras para seguir disfrutando del gran patrimonio prehistórico de esta comunidad. 

a.
Ahora en portada