Así reconstruirá Roma la arena del Coliseo

De madera, reversible y de alta tecnología: Roma inicia los trabajos para recuperar la arena del Coliseo donde exhibían los gladiadores y se celebraban espectáculos

Construido en el siglo I, el Anfiteatro Flavio, como realmente se denomina el Coliseo, fue el más grande de los anfiteatros construidos por el Imperio Romano. Durante más de 500 años vio desfilar entre sus gradas a miles de espectadores que acudían para presenciar peleas de gladiadores, pero también recreaciones de batallas -incluidas navales-, obras de teatro y ejecuciones.

A lo largo de los siglos ha servido también como refugio, fábrica, fortaleza y cantera; de hecho, de sus ruinas se extrajo gran cantidad de material que se empleó en la construcción de otros edificios en la ciudad. Expoliado y con su estructura dañada por terremotos y expolios, se mantiene sin embargo como un icono de la Roma Imperial, además de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y una de las siete nuevas maravillas del mundo moderno. Ahora, una nueva intervención permitirá recuperar la arena y, con ella, comprender cómo era en realidad el colosal monumento.

El proyecto incluye una plataforma móvil en madera que se puede retirar rápidamente. Foto: Ministerio de Patrimonio y Actividades Culturales  EFE.
La plataforma se podrá retirar rápidamente. Foto: Ministerio de Patrimonio y Actividades Culturales de Italia.

Estructura móvil de alta tecnología

Según ha anunciado el ministro de cultura italiano, Dario Franceschini, las obras de reconstrucción comenzarán en 2021 e incluirán una “gran intervención tecnológica”. Se tratará de “una estructura de alta tecnología, pero reversible y no invasiva”. De este modo, asegura, permitirá al visitante contemplar seguir contemplando el subsuelo tal y como lo vemos hoy, pero también entender cómo era en su origen el Coliseo.

La recuperación de la arena permitirá restaurar la lectura integral del monumento y comprender el uso y función de este icono del mundo antiguo

Con un presupuesto inicial de 18,5 millones de euros, el sistema se basará en el proyecto realizado por el arqueólogo Daniele Manacorda, publicado en la revista especializada Archeo de julio de 2014 y al que Franceschini ya había mostrado su apoyo en su anterior mandato como ministro de Cultura entre 2014 y 2018.

El proyecto prevé la construcción en madera del suelo del Coliseo, para que pueda instalarse de nuevo la arena pero también construir un museo en los subterráneos que actualmente están al descubierto.

El Coliseo lucirá suelo de nuevo. Foto: Ministerio de Patrimonio y Actividades Culturales de Italia.

El sistema móvil se podrá activar de forma rápida y varias veces al día, de modo que queden protegidas las estructuras arqueológicas tanto de la lluvia y otras condiciones atmosféricas como la insolación excesiva. A la vez, dejará a la vista los secretos de la compleja maquinaria organizativa que existía tras los espectáculos romanos.

No solo eso; en palabras de Franceschini, esta nueva arena “permitirá restaurar la lectura integral del monumento y permitirá al público comprender plenamente el uso y función de este icono del mundo antiguo, también a través de eventos culturales del más alto nivel”.

Además de la plataforma, se construirá un museo en el actual subsuelo del Coliseo que permitirá entender mejor cómo funcionaba la maquinaria organizativa del anfiteatro

La arena del Coliseo

El suelo del Coliseo existía aún en el siglo XIX, según algunas imágenes, pero poco a poco, y con muchos errores que han echado a perder numerosos datos arqueológicos, fue eliminado para descubrir los subterráneos, ha explicado el arquelólogo Manacorda.

Actualmente el subsuelo del Coliseo permanece a la vista. Foto: Ministerio de Patrimonio y Actividades Culturales de Italia.
Actualmente el subsuelo del Coliseo permanece a la vista. Foto: Ministerio de Patrimonio y Actividades Culturales de Italia.

Las imágenes del Anfiteatro Flavio muestran que la arena existía y se usaba para eventos públicos y privados.

El Coliseo ha sido ya utilizado en varias ocasiones para eventos y conciertos, por lo que algunos creen que no sería un problema, e incluso daría mayores detalles de cómo fue el monumento a los cinco millones de personas que visitan de media cada año. No en 2020: como todos los museos y áreas arqueológicas en Italia el anfiteatro se encuentra actualmente cerrado debido a la pandemia.

a.
Ahora en portada