12 rutas en bicicleta para disfrutar por España

En Cataluña, Canarias, Andalucía o Castilla-La Mancha hay numerosos circuitos para los que gustan desafiar límites o los que prefieren paseos en bicicleta de largo recorrido

La llegada del verano es aprovechada por los amantes de la bicicleta para cargar el rodado en el coche o el tren o sumarse a un grupo de ciclistas, y recorrer la diversa geografía de España en dos ruedas.

Ruta por Tenerife. Foto Baobab Suites

La llegada del verano es aprovechada por los amantes de la bicicleta para cargar el rodado en el coche o el tren o sumarse a un grupo de ciclistas, y recorrer la diversa geografía de España en dos ruedas.

Algunos quizás prefieran las rutas tranquilas, casi sin desnivel ni dificultades por las vías verdes y otros trazados similares.

Pero hay una legión de fanáticos de las dos ruedas que no temen subir por cuestas, trepar por montes o descender a toda velocidad por carreteras serpenteantes.

Además, la expansión de las bicicletas eléctricas permite que muchas personas que ni soñaban con hacer más de 50 kilómetros al día o escalar a un puerto de montaña ahora lo hagan con poco esfuerzo.

El Atlas Ciclista

Para elegir algunas de las rutas nos ponemos en manos del Atlas Ciclista de Europa (Anaya Touring).

Esta es una recopilación de Claude Droussent de 350 recorridos por carreteras y senderos del continente en base a las recomendaciones de la aplicación Strava, con aportes de ciclistas y deportistas aficionados.

La llegada del verano es aprovechada por los amantes de la bicicleta para cargar el rodado en el coche o el tren o sumarse a un grupo de ciclistas, y recorrer la diversa geografía de España en dos ruedas.

COMPRAR Atlas Ciclista de Europa, de Claude Droussent, por Amazon

Casi no hay rincón de Europa que no haya sido relevado por los sabuesos ciclistas. Sus capítulos, que presentan 34 países, se dividen entre circuitos en las Islas Británicas, Francia, Italia, España-Portugal, Suiza-Austria-Eslovenia, Alemania, Bélgica-Países Bajos-Luxemburgo, Escandinavia-Países Báltico y Cárpatos-Balcanes.

En cada una de las fichas se presenta un mapa (que conviene profundizar con el enlace a la red social), con un detalle de los principales atractivos, una descripción del entorno y sus características técnicas, datos para llegar, comer y ver monumentos o hitos naturales, y fichas con la altimetría, distancia, grado de dificultad y calificación de atractivo.

La llegada del verano es aprovechada por los amantes de la bicicleta para cargar el rodado en el coche o el tren o sumarse a un grupo de ciclistas, y recorrer la diversa geografía de España en dos ruedas.
Cada destino tiene una ficha con detalles técnicos y consejos sobre el recorrido. Imagen: Anaya Touring

Los 350 circuitos por Europa transcurren por 34 países, de los cuales 30 se centran en las rutas por España

Como sería inabarcable presentar tantas rutas, repasamos algunas de las españolas, desde las exigentes cuestas de Canarias, Palma y Girona a los trayectos más relajados por Albacete, las colinas cercanas a Madrid o Jerez de la Frontera

Canarias

En la isla canaria de Tenerife, sumamente apreciada por expertos trepadores, se ofrece dos rutas para emular los entrenamientos de estrellas del pedal como Alberto Contador o Chris Froome.

Una es el recorrido de 133 km y que se alcanza un desnivel positivo de 3.250 metros bordeando la ladera oeste del Teide.

La llegada del verano es aprovechada por los amantes de la bicicleta para cargar el rodado en el coche o el tren o sumarse a un grupo de ciclistas, y recorrer la diversa geografía de España en dos ruedas.
Ruta por Tenerife. Foto Baobab Suites

La otra, menos exigente, transcurre por 81 km y una altitud de 2.300 metros desde Santa Cruz hasta el Pico del Inglés, con una fascinante bajada por el parque de Anaga.

La isla cuenta con numerosos servicios para ciclistas, e incluso hoteles como el elegante Baobab Suites, en Costa Adeje, que cuenta con menús preparados para el ejercicio físico y gimnasios especialmente preparados.

Andalucía

Aquí se presenta uno de los circuitos en España menos exigentes. Se trata de ir desde Jerez de la Frontera hasta Arcos de la Frontera y regresar, un paseo de 95 km por el sur de Andalucía.

Además de descubrir el encanto histórico de estas villas, como el Alcázar de Jerez de la Frontera y las bodegas que elaboran vinos como el Tío Pepe, hay que descubrir las vistas panorámicas de los miradores de la Peña Nueva y de Abades.

La llegada del verano es aprovechada por los amantes de la bicicleta para cargar el rodado en el coche o el tren o sumarse a un grupo de ciclistas, y recorrer la diversa geografía de España en dos ruedas.
Alcázar de Jerez de la Frontera. Foto Miguel Ángel García | Flickr

El regreso se hace por el curso del río Guadalete, en un trayecto que conviene hacer paradas para mitigar el intenso calor andaluz.

Madrid

En la capital hay dos propuestas de trayectos. El más sencillo, Las colinas reales, es un circuito de 48 km con salida y llegada en la estación de Atocha en dirección al suroeste, aprovechando la red de parques, jardines y carriles bici, como los de Pradolongo, Las Cruces y Aluche, hasta llegar a las colinas de la Casa de Campo y el Cerro Garabitas.

En Madrid se puede elegir por el trayecto más relajado a Casa de Campo o el más exigente por la Sierra de Guadarrama

La otra opción es por la Sierra de Guadarrama, un viaje de 110 km y con un desnivel de 1.950 metros por el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares.

La llegada del verano es aprovechada por los amantes de la bicicleta para cargar el rodado en el coche o el tren o sumarse a un grupo de ciclistas, y recorrer la diversa geografía de España en dos ruedas.
Sierra de Guadarrama. Foto Ignacio Ferré Pérez | Flickr

Las salidas son desde Collado Villalba, en el que se pasa por el embalse de Santillana, , el puerto de Morcuera, Rascafría y el puerto de Cobos, hasta el de Navacerrada, que prologa una hermosa meseta.

Mallorca

Esta guía califica a Mallorca como “la isla de los ciclistas deportivos”, para explorar solo o en pelotones.

La llegada del verano es aprovechada por los amantes de la bicicleta para cargar el rodado en el coche o el tren o sumarse a un grupo de ciclistas, y recorrer la diversa geografía de España en dos ruedas.
Datos para valientes en Mallorca. Foto Anaya Touring

Para ponerse a tono con la escarpada orografía mallorquín se sugieren dos rutas. Una es de 90 km desde Sa Pobla hasta Cap de Formentor, con subidas de entre uno y tres kilómetros, hasta llegar al famoso faro y rodear la bahía de Pollença.

La otra es por las colinas al sur de la Sierra de Tramuntana, un recorrido de 91 km y un desnivel de 1.800 metros, con salida y llegada desde Palma, en los que se toca el Puerto de Andratax, Sant Elm frente a la isla de Sa Dragonera, el pueblo de Estellencs y el Cabo de Sa Mola.

Girona

En el norte de Cataluña este Atlas sugiere tres recorridos, para seguir los pasos de Lance Armstrong que la convirtió en su base europea hacia el 2000.

Una es un circuito de 95 km por el valle del río Ter, enfilando al oeste a las montañas de las Guilleires-Savassona, con pasos por el pantano de Susqueda y las antiguas minas de Osor, y un regreso plácido por la vía verde del Carrilet.

La llegada del verano es aprovechada por los amantes de la bicicleta para cargar el rodado en el coche o el tren o sumarse a un grupo de ciclistas, y recorrer la diversa geografía de España en dos ruedas.
Descanso en un pueblo catalán. foto Xaquin SM Flick

Otra es el viaje de 98 km desde Figueres a Cadaqués, inspirado en el arte de Salvador Dalí, donde se sube al monasterio de Sant Pere de Rodes y se recorren los caminos del Cabo de Creus hasta ese pueblo mediterráneo.

La tercera opción es la más exigente subida al Rocacorba, trayecto de 113 km y un desnivel de 2.300 metros. Bordeando el lago de Banyoles se llega a la solitaria ermita de este pico, a 961 metros de altura.

Castilla-La Mancha

Las dos rutas más relajadas, pero no por ello breves, por la meseta manchega transcurren por Albacete y Segovia.

La primera es un periplo de 236 km, ideal para hacer por etapas, desde Albacete hasta Alcázar de San Juan, donde se transita por la vía verde de la sierra de Alcaraz, Ossa de Montuel y las lagunas de Ruidera.

Albacete-Foto-Santiago-Lopez-Pastor
Paisaje cercano a Albacete. Foto Santiago López Pastor

La segunda es un trayecto circular desde Segovia a Muñopedro y regreso a la ciudad del acueducto romano, un recorrido de 116 km entre los 800 y 1.000 metros de altura.

En la vía verde del valle del Eresma es mejor tener neumáticos adecuados, en un viaje que pasa por el monasterio de Santa María La Real de Nieva y el pueblo de Hoyuelos, donde se filmó El espíritu de la colmena.

a.
Ahora en portada