Singapur abre su puerto a los grandes cruceros a ninguna parte

Dos compañías de cruceros ofrecerán viajes en un programa piloto solo para residentes y con Singapur como puerto de salida y llegada

No podía tardar. Después del éxito de los vuelos a ninguna parte llega el turno de los cruceros. Con los buques varados en puertos de todo el mundo y la prohibición de navegar prorrogada por parte de las autoridades de los EEUU -el principal mercado de cruceros internacional-, apenas unos cuantos barcos han iniciado sus operaciones. Por eso, y siguiendo la estela de las aerolíneas, las compañías exploran viajes circulares sin destino, escalas ni excursiones.

No se trata en este caso de convertir los barcos en hoteles flotantes ni de organizar tours para ver de lejos a los gigantes del mar que llevan meses sin actividad. Royal Caribbean y Genting Cruise Lines suben la apuesta y ofrecen viajes de cuatro días de duración en dos de sus cruceros de última generación bajo un programa piloto con estrictos protocolos de seguridad y pruebas obligatorias de coronavirus para pasajeros y tripulación.

Cruceros a ninguna parte

Ya autorizados por la Junta de Turismo de Singapur, que ha calificado estos viajes como “oportunidad valiosa para que los operadores de cruceros reiventen todo la experiencia con el fin de recuperar la confianza de los pasajeros”, el World Dream de Genting Cruise Lines será el primer barco en poner en marca el programa piloto.

Será el próximo 6 de noviembre y bajo el programa CruiseSafe, que define aspectos como el aforo del buque -el 50% de la capacidad-, o el tipo de itinerarios: viajes de ida y vuelta sin puertos de escala. Además, se dirigen solo a residentes de la ciudad-estado de Singapur.

Los viajes, solo para residentes en Singapur, no podrán tener escalas y serán operados al 50% de capacidad de los barcos

Con la salud y la seguridad sanitaria como “máximas prioridades” según los responsables de la compañía Genting Cruise, el barco ofrecerá viajes de dos y tres noches enmarcados en la experiencia Super Seacation.

“Como coordinador principal de la ASEAN para el desarrollo de cruceros, Singapur sigue siendo comprometido a apoyar y hacer crecer el turismo de cruceros en la región”, explicó el presidente ejecutivo de la Junta de Turismo de Singapur, Keith Tan, en un comunicado.

Singapur abre su puerto a los grandes cruceros a ninguna parte
Quantum of the Seas es el barco de Royal Caribbean que participará en estos viajes piloto. Foto: Royal Caribbean.

Royal Caribbean se suma al piloto

Royal Caribbean también se sumará a estos cruceros a ninguna parte, concretamente e partir del 1 de diciembre y a través de su barco Quantum of the Seas.

En su caso los viajes serán de cuatro días de duración y se pondrán en marcha con “un conjunto integral de medidas de salud y seguridad en cada paso del viaje del huésped”, según afirmó en un comunicado.

Gracias a ellos, los residentes de Singapur, que Royal Caribbean califica de “aventureros”, podrán “satisfacer sus sentimientos de pasión por los viajes”, según la directora general de Asia Pacífico de la empresa, Angie Stephen.

Cuando reanude las operaciones, a partir del mes de diciembre, el operador implementará un conjunto integral de medidas de salud y seguridad para viajeros y tripulación que incluyen pruebas y controles, sistemas mejorados de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC) que mejoran la filtración y estrictas prácticas de limpieza.

También se reducirán aforos para garantizar un mayor distanciamiento físico y se facilitará la atención médica e instalaciones adecuadas a bordo. 

En colaboración con las autoridades portuarias y de turismo se ha definido un nuevo protocolo de salud y seguridad para operar estos cruceros

Estos protocolos, además, “se evaluarán y mejorarán continuamente a medida que se disponga de nuevos procedimientos y avances en tecnología”.

Sin escalas ni visitas culturales, la línea de cruceros anima a disfrutar de las instalaciones del barco, que van de los ventanales panorámicos con vistas 270º al océano que se transforman de noche en pantallas para disfrutar de espectáculos y películas, a la cápsula de observación North Star, que se eleva 91 m de altura sobre el nivel del mar, pasando por actividades como el paracaidismo y el surf en sus simuladores de realidad virtual, o los hasta 18 bares y restaurantes que viajan a bordo, incluido el Bionic Bar, donde son robots quienes sirven los cócteles.

Cruceros sí, vuelos no

Los cruceros a ninguna parte se ponen en marcha tras la controversia generada por la propuesta de Singapore Airlines de vuelos a ninguna parte.

Denostados por ecologistas y ciudadanos por sus elevadas emisiones de carbono sin justificación, ya que tratan de responder al propósito de volar por el placer de volar, más que por la necesidad de trasladarse a otro lugar con un objetivo concreto, la compañía aérea finalmente desistió de sus planes y ofrecerá a cambio cenas en uno de sus aviones, y uno cualquiera, sino uno de los gigantescos A380, reconvertido en restaurante pop up.

a.
Ahora en portada