Fue el mayor crucero del mundo. Y ahora Royal Caribbean lo despide

Pasó el tiempo de gloria para el Majesty of the Seas, en su momento uno de los barcos más revolucionarios del mercado y que ahora se va de Royal Caribbean

Fue uno de los pioneros en la revolución de los cruceros, uno de los barcos que anticiparon la estrategia de Royal Caribbean de apostar por embarcaciones de gran tamaño con una gran diversidad de atracciones. Pero le ha llegado su hora, y la naviera decidió retirar al Majesty of the Seas tras 30 años de servicio.

Quizás a la mayoría de seguidores del mundo de los cruceros le resulte desconocido este barco, pero cabe recordar que cuando se presentó en sociedad, en 1992, tenía una dimensiones a las que el mercado no estaba acostumbrado.

Fue uno de los pioneros en la revolución de los cruceros, uno de los barcos que anticiparon la estrategia de Royal Caribbean de apostar por embarcaciones de gran tamaño con una gran diversidad de atracciones. Pero le ha llegado su hora, y la naviera decidió retirar al Majesty of the Seas tras 30 años de servicio.
El Majesty of the Seas hace tres décadas sorprendió al mercado.

Aquel gigante de los mares

El Majesty era la nave gemela del Sovereing of the Seas, que en su momento fue el mayor crucero del mundo hasta que ambas compartieron el podio y al que se sumó otra hermana, el Monarch of the Seas.

Cuando se presentó el Majesty of the Seas, en 1992, compartió con sus naves hermanas el podio de los cruceros más grandes del mundo

Con un volumen de 74.000 toneladas brutas, un largo de 268 metros y un ancho de 32 metros, este barco sorprendió por su capacidad de 2.386 a 2.863 pasajeros, toda una novedad a principios de los ’90.

Solo un 5% de sus camarotes tiene balcón, y a bordo presenta dos piscinas, dos jacuzzis, cinco espacios gastronómicos y diversas atracciones desde cine-teatro a pared de escalada y parque acuático, que se incorporaron tras la renovación de 2018.

Los años lo dejaron desactualizado

Visto su tamaño y las prestaciones a bordo, el crucero quedó desfasado respecto a la oferta de otras embarcaciones de Royal Caribbean, que duplican su capacidad de pasajeros y superan cómodamente sus dimensiones.

Fue uno de los pioneros en la revolución de los cruceros, uno de los barcos que anticiparon la estrategia de Royal Caribbean de apostar por embarcaciones de gran tamaño con una gran diversidad de atracciones. Pero le ha llegado su hora, y la naviera decidió retirar al Majesty of the Seas tras 30 años de servicio.
En su momento el Majesty fue el mayor crucero del mundo

La naviera ya se había desprendido de tres barcos de su filial Pullmantur, precisamente los citados Monarch y Sovereign, las hermanas del Majesty; junto con el Horizon (que navegaba bajo la bandera de Celebrity Cruises).

El Empress también se marcha

No es el único crucero que estos días se va de Royal Caribbean: la compañía informó que también se desprende del Empress of the Seas, un barco más antiguo y más pequeño.

Fue botado en 1990 y tiene un volumen de 48.563 toneladas, con 210 metros de largo y 30 de ancho. Con una capacidad de 1.840 pasajeros, fue la única embarcación de la línea Empress, concebida para viajes en el Caribe.

Las huellas de los pioneros

“El Empress y el Majesty han dejado una marca imborrable en la industria de los cruceros con sus revolucionarios diseños y tamaños. En su momento fueron los barcos más revolucionarios del mercado, y han hecho historia en sus 30 años de servicio”, los despidió el consejero delegado de Royal Caribbean Michael Bayley.

El Empress fue el primer crucero que volvió a Cuba en el breve deshielo de 2017

Por ejemplo, el Empress fue el primer crucero que tocó los puertos cubanos en 2017, en el breve deshielo que duró hasta que la administración de Donald Trump volvió a colocar el cerrojo turístico al país caribeño.

Fue uno de los pioneros en la revolución de los cruceros, uno de los barcos que anticiparon la estrategia de Royal Caribbean de apostar por embarcaciones de gran tamaño con una gran diversidad de atracciones. Pero le ha llegado su hora, y la naviera decidió retirar al Majesty of the Seas tras 30 años de servicio.
El Empress of the Seas tenía más de 30 años de servicio

Hacia el mercado asiático

Los barcos fueron comprados por una naviera cuya identidad no se reveló, pero que tendría su matriz en la región de Asia-Pacífico.

De esta manera el Majesty y el Empress se salvan del funesto destino que tuvieron sus naves hermanas, que terminaron sus días desguazados en los astilleros de Aliaga, un gigantesco cementerio de barcos ubicado en Turquía.

a.
Ahora en portada