El coronavirus golpea al (futuro) crucero más grande del mundo

El Wonder of the Seas no llegará en 2021. El impacto de la Covid-19 en los astilleros franceses que lo construyen retrasa (sin fecha) su lanzamiento

Era la gran apuesta de Royal Caribbean para abordar el mercado asiático y, concretamente, chino. Grande en sentido figurado y literal: quinto buque de la clase Oasis de la compañía y primero en navegar por Asia, el Wonder of the Seas, tendrá una capacidad máxima de hasta 6.700 viajeros y superará en tamaño al ya de por sí gigantesco Symphony of the Seas, actualmente el crucero más grande del mundo.

Era la gran apuesta de Royal Caribbean para abordar el mercado asiático y, concretamente, chino. Grande en sentido figurado y literal: quinto buque de la clase Oasis de la compañía y primero en navegar por Asia, el Wonder of the Seas, tendrá una capacidad máxima de hasta 6.700 viajeros y superará en tamaño al ya de por sí gigantesco Symphony of the Seas, actualmente el crucero más grande del mundo.

Sin embargo, habrá que esperar para verlo en el mar. En un mercado, el de los cruceros, especialmente azotado por el coronavirus y que mantiene en tierra a la práctica totalidad de las flotas, con escasas excepciones -algunas navieras como Hurtigruten y operadores de barcos fluviales– la pandemia no afecta solo a la operación actual sino también a la futura.

El Wonder of the Seas es el quinto de la clase Oasis, una serie de barcos hasta un 20% más grandes que cualquier otro crucero en el mar

Así, según publica Royal Caribbean en un comunicado dirigido al mercado chino y citado por Cruise Industry News, los problemas ocasionados por la Covid-19 en el astillero Chantiers de l’Atlantique en St. Nazaire (Francia) retrasarán los trabajos en el barco, que no podrá ser presentado en Shanghái a mediados de 2021, tal y como se había anunciado.

[Para leer más: Así es el crucero gigante que batirá todos los récords]

Wonder of the Seas

En construcción desde abril de 2019, la compañía no ofreció un cronograma alternativo para el debut de este nuevo barco, que acogerá a entre 5.448 y 6.700 viajeros en máxima ocupación “lo antes posible”.

“La pandemia de coronavirus ha causado un impacto sin precedentes en la industria mundial de cruceros y la construcción del nuevo Wonder of the Seas se retrasó debido a su impacto en las operaciones de los astilleros”, se limitó a decir la línea de cruceros, que aseguró que “Esperamos la llegada del Wonder of the Seas cuando la pandemia haya sido controlada”.

La clase Oasis, de la que recientemente se anunció un sexto barco, cuenta con cruceros hasta un 20% más grandes que sus competidores. El Symphony of the Seas es su punta de lanza, con un volumen de 228.081 toneladas y una capacidad máxima de 6.680 pasajeros en su máxima capacidad.

Para disfrutar del Symphony of the Seas hay que ser organizado y seguir estos consejos. Foto Royal Caribbean

Es tan grande que para disfrutar del Symphony of the Seas hay que preparar la agenda. Foto: Royal Caribbean.

Con 361 metros de largo, tanto como tres campos de fútbol, cuenta con 18 pisos que alcanzan hasta los 72,5 metros de altura. Como si de un resort sobre el mar se tratase, cuenta con decenas de restaurantes y bares, teatros con espectáculos al más puro estilo Broadway, casinos y atracciones que van de toboganes gigantes a paredes de escalada, campos de golf o pistas de patinaje.

Y en cada barco Royal Caribbean se supera, de ahí la curiosidad por conocer el Wonder of the Seas.

Retrasos generalizados en las navieras

El retraso en el lanzamiento de este crucero se produce tan solo dos semanas después que de Royal Caribbean anunciase que el debut previsto para noviembre de su buque Odyssey of the Seas, con capacidad para 4.198 pasajeros, se retrasaba al menos seis meses. También en este caso se apuntó al astillero como causa.

Sin embargo, y a diferencia del Wonder of the Seas, en este caso sí se atrevieron a hacer previsiones: si no hay nuevos retrasos, este buque de 168.800 toneladas de volumen y uno de los centros de entretenimientos más grandes entre los cruceros -Sea Plex- surcará las aguas en abril de 2021.

Royal Caribbean no es, sin embargo, la única compañía en sufrir este tipo de demoras ocasionadas en los astilleros. Princess Cruises, Carnival y Crystal Cruises también han anunciado retrasos importantes en la llegada de nuevos barcos.

Virgin Voyages, la compañía del magnate británico Richard Branson, también se ha visto a retrasar su temporada inaugural con su buque Scarlet Lady, con el que promete revolucionar el mercado de cruceros. En este caso el buque ya había finalizado su construcción y se disponía a navegar por el Caribe en su primera temporada.

 

[Para leer más: Cinco mega cruceros de Royal Caribbean que llegarán en cinco años]

Mercado chino

Pese al revés, la apuesta de Royal Caribbean por el mercado chino no se resiente. Según el comunicado, la compañía sostiene que “los fundamentos de la economía china no han cambiado debido a la epidemia, y la tendencia del mercado de cruceros no cambiará. Después de que se controlen los riesgos para la salud pública, las personas buscarán la socialización”.

En este sentido, apunta Zinan Liu, presidente de Royal Caribbean Cruises Asia, “los deseos reunión y ocio no cambiarán e incluso pueden fortalecerse”.

Del mismo modo, añade, “estamos completamente preparados para mostrarle al público que los barcos de Royal Caribbean son un lugar seguro», dijo.

a.
Ahora en portada