Costa Firenze: el nuevo crucero que condensa la belleza del Renacimiento

Con 136.000 toneladas y capacidad para 4.200 pasajeros, el nuevo barco de Costa Cruceros es un elegante homenaje a la Florencia del Renacimiento

A punto de cerrar un año negro para la industria de los viajes, el sector de los cruceros despide 2020 con algunas alegrías que suponen también un atisbo de esperanza. La misma semana que Carnival da la bienvenida a su gigantesco Mardi Gras, Costa Cruceros, también del grupo Carnival, hace lo propio con su barco más elegante, el Costa Firenze.

Piazza della Signoria. Foto Costa Cruceros.

A punto de cerrar un año negro para la industria de los viajes, el sector de los cruceros despide 2020 con algunas alegrías que suponen también un atisbo de esperanza. La misma semana que Carnival da la bienvenida a su gigantesco Mardi Gras, Costa Cruceros, también del grupo Carnival, hace lo propio con su barco más elegante, el Costa Firenze.

A las puertas de la Navidad, el astillero Fincatieri, en Marghera, escenificaba -virtualmente, cómo si no- la entrega de este gigante del mar, el cuarto dentro de un ambicioso plan que incluye siete nuevos barcos que la compañía recibirá hasta 2023 y que suponen una inversión total de más de 6.000 millones de euros. Con 136.000 toneladas y 323 metros de largo, el Costa Firenze tiene capacidad para 4.200 pasajeros. Y ya está listo para surcar los mares.

Si habitualmente las entregas de los barcos suponen un acto simbólico, estos días sin embargo cobran un interés mayor, debido a la delicada situación que atraviesan con cruceros, con la mayoría de las flotas amarradas a puerto debido a la crisis provocada por la pandemia mundial de covid-19. En este sentido, según el CEO de Costa Group y Carnival Asia, Michael Thamm, “La entrega del nuevo Costa Firenze es una señal de esperanza y reinicio del sector turístico y de cruceros. Este barco muestra de la forma más tangible la intención del Grupo de reiniciar nuestras operaciones. Esperamos que la gente pueda viajar de nuevo pronto y que más barcos puedan volver a zarpar próximamente, contribuyendo así a la revitalización del turismo en Italia, en Europa y en todo el mundo”.

A punto de cerrar un año negro para la industria de los viajes, el sector de los cruceros despide 2020 con algunas alegrías que suponen también un atisbo de esperanza. La misma semana que Carnival da la bienvenida a su gigantesco Mardi Gras, Costa Cruceros, también del grupo Carnival, hace lo propio con su barco más elegante, el Costa Firenze.
Costa Firenze. Foto: Costa Cruceros.

Embajador de la belleza italiana

Diseñado para navegar en el Mediterráneo y en Asia, si algo define al Costa Firenze es, precisamente el sello italiano. El buque “es un excelente embajador del estilo italiano”, en palabras deMario Zanetti, Chief Commercial Officer de Costa Cruises y Presidente de Costa Group Asia, y llevará el “distintivo gusto italiano a los mares de todo el mundo, de Europa a Asia”.

Todo el barco está ideado como un homenaje al estilo italiano y la belleza del Renacimiento florentino

Costa Firenze está inspirado en su diseño en una ciudad icónica, Florencia, “que representa el arte, el gusto y la sofisticación italiana en el colectivo imaginario de todo el mundo”, añade. En este sentido, todo el diseño interior del buque es un homenaje a la ciudad toscana, cuna del Renacimiento, como puede verse en sus áreas comunes, donde será posible disfrutar de un paseo entre boutiques, tomar el aperitivo, probar la gastronomía en hasta 20 bares y restaurantes, correr al aire libre, relajarse en sus piscinas o dejarse mimar con un masaje en el área de bienestar.

A punto de cerrar un año negro para la industria de los viajes, el sector de los cruceros despide 2020 con algunas alegrías que suponen también un atisbo de esperanza. La misma semana que Carnival da la bienvenida a su gigantesco Mardi Gras, Costa Cruceros, también del grupo Carnival, hace lo propio con su barco más elegante, el Costa Firenze.
Restaurante dei Medici. Foto: Costa Cruceros.

Como un canto a la belleza, el barco está lejos de los macroparques acuáticos o atracciones repletas de emociones fuertes, realidad virtual o hasta montañas rusas que vemos en otros grandes cruceros. La belleza y el arte de vivir italianos son aquí la máxima que impregna cada detalle, desde la buena comida a la carta de vinos y desde los espectáculos que llenan su teatro hasta los espacios dedicados al entretenimiento.

Como una plaza florentina

El diseño del barco, pensado para el público familiar, contiene decenas de guiños a calles, plazas y monumentos florentinos, como las franjas de colores verdes y blancos que decoran el Ristorante dei Medici y que recuerdan a los mármoles de su catedral.

Como Florencia, el crucero tiene su propia Piazza della Signoria y su Restaurante dei Medici

También los camarotes, desde los más sencillos hasta las impresionantes suites, están diseñados con especial cuidado por los detalles en materiales y tejidos cálidos y elegantes que conforman espacios envolventes, perfectos para el descanso. La gama cromática se inspira igualmente en el Renacimiento florentino mientras que el mobiliario refleja ese concepto de estilo de vida italiano que aprecia el diseño en cada rincón.

A punto de cerrar un año negro para la industria de los viajes, el sector de los cruceros despide 2020 con algunas alegrías que suponen también un atisbo de esperanza. La misma semana que Carnival da la bienvenida a su gigantesco Mardi Gras, Costa Cruceros, también del grupo Carnival, hace lo propio con su barco más elegante, el Costa Firenze.
Tejidos cálidos y materiales elegantes en las suites. Foto: Costa Cruceros.

Gastronomía mediterránea

A bordo navegan un total de siete restaurantes y trece bares con una oferta gastronómica inspirada en la gran cocina mediterránea.

La Fiorentina Steak House, donde la carne es la gran protagonista, los refinados restaurantes Palazzo Vecchio y Ristorante dei Medici, con una oferta de alta cocina, el ya legendario Teppanyaki, donde disfrutar de los mejores sabores pero también del espectáculo que supone ver a los cocineros preparando los platos en la mesa o el Frutti di Mare, con los mejores sobres del mar son algunas de las propuestas.

A punto de cerrar un año negro para la industria de los viajes, el sector de los cruceros despide 2020 con algunas alegrías que suponen también un atisbo de esperanza. La misma semana que Carnival da la bienvenida a su gigantesco Mardi Gras, Costa Cruceros, también del grupo Carnival, hace lo propio con su barco más elegante, el Costa Firenze.
Restaurante Teppanyaki. Foto: Costa Cruceros.

La típica tradición italiana de tomar un aperitivo adquiere en este barco un nuevo significado: el Fashion Lounge, el Viareggio Lounge, el Bella bar, el Tuscany Lounge, el bar de la piscina Versilia, el Bar del Conte y la heladería Dolce Vita son algunas de las propuestas para disfrutar de una copa.

Cruceros sostenibles

El barco también es ejemplo del avance de la compañía hacia “un futuro de cruceros sostenible y emisiones cero”, ha apuntado Thamm, en alusión a las nuevas tecnologías y sistemas aplicadas a los aspectos de mayor impacto ambiental del barco, como son los residuos, las aguas grises y negras, el aceite de la maquinaria, el CO2, los gases de efecto invernadero o el agua de lastre y que le han valido la certificación Green Star 3 por parte de la organización internacional de certificación RINA y que reconoce los procedimientos operativos, tanto en la construcción del barco como durante su navegación, que exceden voluntariamente los requisitos de protección medioambiental de la normativa internacional. 

A punto de cerrar un año negro para la industria de los viajes, el sector de los cruceros despide 2020 con algunas alegrías que suponen también un atisbo de esperanza. La misma semana que Carnival da la bienvenida a su gigantesco Mardi Gras, Costa Cruceros, también del grupo Carnival, hace lo propio con su barco más elegante, el Costa Firenze.
Teatro Rosso. Foto: Costa Cruceros.

Está previsto que el barco navegue en el Mediterráneo en 2021, ofreciendo dos itinerarios diferentes de una semana por el Mediterráneo occidental. Después de octubre, se trasladará a Asia para unirse al Costa Venezia, en operación desde marzo de 2019. 

a.
Ahora en portada