Como Phileas Fogg: un crucero de Fred Olsen dará la vuelta al mundo en 80 días

El crucero Borealis se suma a la tendencia de dar la vuelta al globo con un viaje, programado para 2023, que sigue los pasos de la fantástica aventura de Julio Verne

El 30 de enero de 1873 se publicaba, por primera vez de manera íntegra y tras su aparición por entregas en Le TempsLa vuelta al mundo en 80 días de Julio Verne y el mundo conocía las peripecias del caballero Phileas Fogg y su ayudante Jean Passepartout en una de las aventuras que más han hecho soñar a los viajeros a lo largo del tiempo. Exactamente 150 años después partirá, desde el puerto británico de Southampton, un crucero dispuesto a emular sus peripecias. 

Con un recorrido de 80 días, aunque ahora sin las zancadillas del detective Fix, y con tiempo para disfrutar de cada uno de los lugares, la compañía de cruceros Fred Olsen ha diseñado un itinerario con escalas en muchos de los puertos que ya visitó Fogg en la ficción, entre ellos Bombay, Hong KongShanghái y San Francisco

Tampoco será necesario saltar del barco al ferrocarril, la goleta, el paquebote, el trineo o el elefante, como llegó a hacer el distinguido caballero para sortear los obstáculos que se le presentaban en la segunda mitad del siglo XIX para completar el recorrido. El Borealis, de la flota de Fred Olsen, será el aliado de estos modernos exploradores. 

Itinerario de la vuelta al mundo. Imagen: Fred Olsen.

Experiencias únicas 

El crucero, “verdaderamente excepcional”, según el responsable de Experiencia de Destino y Planificación de Itinerarios de la firma, Martin Lister, no solo ofrecerá la oportunidad de seguir los pasos de Fogg, sino también “crear sus propias aventuras”. 

La circunnavegación se realizará a bordo del Borealis, un crucero para 1.400 pasajeros

Para ello se hará coincidir las escalas con momentos especiales, como una visita con una visita a la ciudad egipcia de Safaga, en el Mar Rojo, para visitar el Valle de los Reyes cuando se celebre el centenario del descubrimiento de la tumba de Tutankamón, o una escala en Japón en el momento perfecto para disfrutar del espectáculo que supone la floración del cerezo.  

Precisamente en Japón, explica Lister en un comunicado, “haremos escala a tiempo para ver florecer los cerezos, pero también tendremos la oportunidad de aprender más sobre su conexión con el cultivo del arroz o participar en una ceremonia del té local”. 

Floración del cerezo en Japón. Foto: Bady Abbas | Unsplash.

En India, por su parte, los viajeros podrán sumergirse en la cultura y las tradiciones hindúes o convertirse en dabbawala –los famosos repartidores que se encargan de entregar la comida diaria- por un día en la bulliciosa ciudad de Bombay

También habrá momentos de puro relax, como la navegación por las remotas islas del Pacífico o la escala en Hawái, donde se podrá ver el volcán Kilauea, aún activo. Por supuesto, también se visitarán muchas otras ciudades, pueblos e islas a lo largo de la circunnavegación, que atravesará los canales de Panamá y Suez.  

Los pasajes en el crucero tienen precios que van desde los 11.570 euros en un camarote interior a los 26.965 euros en una suite 

Así, están entre los puertos de escala Lisboa, en Portugal, Brindisi en Italia, Goa y Kochi en India, Singapur, Nha Trang en Vietnam, Hong Kong y Shanghái en China, Hakata, Osaka, Nagoya y Yokohama en Japón, Honolulu y Maui en Hawái, San Francisco y San Diego en los EEUU, Acapulco en México, Puerto Caldera en Costa Rica, Cartagena de Indias y Santa Marta en Colombia, las Islas Vírgenes Británicas y São Miguel en las Azores. 

“Realmente va a ser el viaje de nuestra vida, y estamos ansiosos por llevar a nuestros huéspedes en este viaje con nosotros en 2023”, concluye Lister. 

Panama City. Foto Yosi Bitran | Unsplash.

Un barco y 80 días de viaje 

Los pasajes en el crucero tienen precios que van desde los 11.570 euros por un camarote interior a los 26.965 euros en una suite y salidas el 21 de febrero de 2023 desde Liverpool y el 23 de febrero desde Southampton. Incluyen cómodas y elegantes cabinas totalmente equipadas, diferentes propuestas gastronómicas a la carta, un programa de entretenimiento nocturno con espectáculos cómicos, de danza y música en directo, piscinas, jacuzzis y gimnasio, así como una variedad de actividades y conferencias a lo largo del día. 

La ventaja de viajar en un buque de estas características -el Borealis tiene capacidad para 1.400 pasajeros– es que puede acercarse a lugares donde los grandes megacruceros no pueden hacerlo y, por ejemplo, “atracar muy cerca del corazón de algunas de las ciudades más bellas del mundo”, explican desde Fred Olsen. Por otra parte, navegar con “cientos y no miles de personas también permite llegar a tierra más rápido y aprovechar al máximo cada destino”.  

a.
Ahora en portada