Wedding: ¿A que no conocías este barrio de Berlín?

Fuera de los radares turísticos, con abundancia de espacios verdes, apasionado por los mercadillos, celoso de sus edificios de estilo Bauhaus y con interesantes galerías de arte. Así es Wedding

Quizás no sea el primer barrio que uno vaya a visitar en Berlín (que para eso están Mitte o Kreuzberg), pero si se trata de buscar un lugar con un aire cosmopolita y auténtico, que pueda sentir el alma de la capital alemana sin que la palabra ‘vanguardia’ aparezca cada dos pasos, ese sitio es Wedding.

Este barrio, ubicado al noroeste de Berlín, apenas es relevante para los radares turísticos. De un primer vistazo uno puede argumentar que aquí no hay grandes monumentos ni museos o restaurante de primera categoría.

Es cierto.

Arte urbano en antiguas casas de Wedding
Arte urbano en antiguas casas de Wedding.

Pero sí se podrán ver algunos de los mercadillos más animados de la ciudad, tomar una copa en bares que no se encuentran en otro sitio de la ciudad, conocer gigantescos parques con lagos donde uno se puede bañar (aunque ya haya pasado la temporada) y descubrir que hay gemas de la arquitectura más allá de famosas torres y puertas monumentales.

Raíces obreras

Tradicionalmente Wedding ha sido un barrio de clase obrera, rasgo que ha cambiado ligeramente con la llegada de grandes contingentes de inmigrantes, sobre todo de Turquía, Siria, Líbano y otros países de Oriente Medio; atraído por los bajos precios de las viviendas.

Este cambio multicultural se palpa en los pequeños restaurantes de comida de otras latitudes que se agrupan en Müllestrasse, donde además de platos de sabores únicos uno se sorprende por los bajos precios.

El centro social Das Baumhaus
El centro social Das Baumhaus.

Sitios originales

Además de la clásica oferta de cervecerías, como las recomendadas Vagabund o Eschesbraü, hay que conocer cafés singulares como el Pförtner, instalado en el interior de un bus de los años ’70 revestido de graffitis psicodélicos.

En este barrio se pueden conocer originales bares como el Pförtner, instalado en un antiguo bus de los años ‘70

Hablando de sitios originales, uno de ellos es Das Baumhaus, una mezcla de bar, incubadora de proyectos sociales y espacio para trabajo decorado como si fuera un bosque o una casa en un árbol.

Arte en antiguas fábricas, como en Savvy Contemporany
Arte en antiguas fábricas, como en Savvy Contemporany

Los bares y restaurantes de diseño han ido surgiendo con cierta timidez estos años, como los que se pueden encontrar a lo largo de la calle Gerichstrasse; una propuesta que es acompañada con el crecimiento de espacios culturales como Savvy Contemporary, Gr_und Project space y Voodoo55.

Ejemplos de la arquitectura del siglo XX

Las raíces obreras fueron miradas con atención por la generación de arquitectos que surgieron en la república de Weimar, que pusieron en marcha ideas originarias de la escuela Bauhaus para crear viviendas asequibles y con calidad de vida.

Un ejemplo el Bloque de Viviendas Modernistas de Berlín, un conjunto de seis inmuebles donde se aplicaron las teorías de Bruno Taut, Martin Wagner y Walter Gropius, donde se tuvo mucho cuidado en dotar de espacios amplios, luminosos y que tengan jardines para recibir una cuota de naturaleza.

La herradura, uno de los bloques de viviendas Foto Wikipedia
La herradura, uno de los bloques de viviendas bajo la influencia Bauhaus. Foto Wikipedia

Otras viviendas, más antiguas, son las construidas a partir de la unificación alemana (la de 1871, no la de 1989), donde los patios internos pasaron a ser los nuevos centros de socialización.

Un testigo de esas formas de vida es el bar Klein Zaches (Antwerpenerstrasse, 43), que es un kneipe, o sea un auténtico bar de barrio, ubicado en un patio interior, describe La Guía de Berlín.

Los gigantescos módulos de las antiguas fábricas, algunas convertidas en viviendas y otras en talleres de artistas, son otras transiciones de la arquitectura que también hay que conocer.

Palacio de Justicia de Wedding
Palacio de Justicia de Wedding

Pero si uno busca un edificio más sorprendente, tiene que ir al palacio de justicia de Wedding, un inmueble de estilo neogótico de 1906 algo escondido en el follaje del parque de Brunnenplatz, y que por su estética recuerda al castillo de Albrecht en Meissen, uno de los ejemplos del gótico tardío más ilustres del país.

Parques y más parques

Uno de los rasgos distintivos de este barrio es la abundancia de espacios verdes. Un verdadero pulmón de naturaleza es el Volkspark Rehberge, de 78 hectáreas, con una variada gama de bares, atracciones deportivas y con un lago, el Möwensee.

Mercadillo-de-Leopoldplatz
Mercadillo de Leopoldplatz.

 A diferencia de otros parques, que se diseñan con ámbitos paisajísticos, este fue creado teniendo en cuenta la vegetación preexistente, donde se diferencian los sectores más boscosos de otros ajardinados.

Wedding es uno de los barrios de Berlín con más abundancia de parques, y donde se encuentra uno de los pocos lagos con playa propia

Otro de gran importancia es el área que rodea al lago Plötzensee, que en verano es un imán para los residentes porque es posible bañarse en una pequeña playa de una de sus márgenes, algo que pocos parques en la ciudad pueden presumir.

El balneario del lago Plötzensee
El balneario del lago Plötzensee

Pero el más grande es el Schiller, que con su nombre homenajea al filósofo y poeta Friedrich Schiller, y que contempla al batallón de vecinos que buscan un poco de aire libre desde su estatua de bronce.

Este barrio tiene una interesante tradición de mercadillos, como el de Leopoldplatz, donde los vendedores de baratijas y antigüedades comparten paradas con los granjeros de las cercanías que ofrecen sus productos, como los imprescindibles embutidos, quesos y mieles.

a.
Ahora en portada