La mejor forma de descubrir el modernismo de Vilafranca del Penedès

La ciudad de Vilafranca del Penedès, famosa por sus vinos, también es dueña de un patrimonio modernista que muchos desconocen. Una ruta teatralizada permite conocer una veintena de edificios

Esta pequeña ciudad a 55 kilómetros de Barcelona cuenta con una veintena de edificios públicos y casas diseñadas por arquitectos como Santiago Güell, Eugeni Campllonch y Antoni Pons; que sumaron su estilo al modernismo que conquistaba las artes plásticas, las gráficas y las decorativas.

Visita modernista a la Casa Miró. Foto Turismo de Vilafranca del Penedés

Como Barcelona, Reus,Tarragona y otras ciudades catalanas, el progreso económico de fines del siglo XIX y principios del XX se reflejó en la explosión y arte modernista que cambió la fisonomía de Vilafranca del Penedès.

Esta pequeña ciudad a 55 kilómetros de Barcelona cuenta con una veintena de edificios públicos y casas diseñadas por arquitectos como Santiago Güell, Eugeni Campllonch y Antoni Pons; que sumaron su estilo al modernismo que conquistaba las artes plásticas, las gráficas y las decorativas.

Visitas teatralizadas por Vilafranca del Penedès

Una forma diferente de conocer este patrimonio es participando de las rutas teatralizadas, como la que se realizará el próximo 3 de octubre de 10:30 a 12:30.

Además de ver las fachadas de las residencias más emblemáticas también se podrán conocer los interiores de viviendas como la Casa Miró o la Casa Freixedas.

Esta pequeña ciudad a 55 kilómetros de Barcelona cuenta con una veintena de edificios públicos y casas diseñadas por arquitectos como Santiago Güell, Eugeni Campllonch y Antoni Pons; que sumaron su estilo al modernismo que conquistaba las artes plásticas, las gráficas y las decorativas.
Ayuntamiento de Vilafranca del Penedes. Foto Wikipedia

Allí, diferentes actores caracterizados como hace un siglo explicarán detalles de la arquitectura y de la vida cotidiana de los residentes; que se sumarán a las precisiones que darán los guías que acompañan al grupo.

Un grupo de actores, caracterizados como burgueses y obreros de hace un siglo, dan detalles sobre cómo era la vida cotidiana de Vilafranca en medio del modernismo

Esta pequeña ciudad a 55 kilómetros de Barcelona cuenta con una veintena de edificios públicos y casas diseñadas por arquitectos como Santiago Güell, Eugeni Campllonch y Antoni Pons; que sumaron su estilo al modernismo que conquistaba las artes plásticas, las gráficas y las decorativas.
Visita a la Casa Freixedes. Foto Turismo de Vilafranca del Penedès

Un paseo por el modernismo de Vilafranca

Si no es posible asistir, en cualquier momento se puede organizar una escapada a Vilafranca, donde además de las habituales visitas a las bodegas de los alrededores también se puede pasear por sus calles para descubrir sus tesoros modernistas.

Por ejemplo, están las farolas que se pueden ver en la calle de Santa María, el grupo escultórico de Josep Llimona de la basílica de Santa María y los dibujos de Ricard Ospisso que se exponen en el Vinmuseum. Museo de las Culturas del Vino de Catalunya.

Esta pequeña ciudad a 55 kilómetros de Barcelona cuenta con una veintena de edificios públicos y casas diseñadas por arquitectos como Santiago Güell, Eugeni Campllonch y Antoni Pons; que sumaron su estilo al modernismo que conquistaba las artes plásticas, las gráficas y las decorativas.
Farolas de la calle Santa María. Foto Turismo de Vilafranca del Penedès

La mayoría de las residencias modernistas de Vilafranca del Penedès fueron firmadas por los arquitectos Santiago Güell y Eugeni Campllonch

La mayoría de los edificios modernistas fueron firmados por Güell y Campllonch. Del primero destaca el ayuntamiento, a pocos pasos de la basílica, un edificio medieval reformado en 1912 en el que destaca un reloj enmarcado por unas
guirnaldas de frutas y flores clasicistas en el segundo piso.

Si se baja por la calle Sant Bernat hasta Hermenegildo Clascar y General Prim se pueden ver otras residencias diseñadas por este arquitecto, como la Casa Vicens Mestre y el Asilo Inglada Via (quizás su obra más importante); vecinas de la Casa Via Raventós (de August Font) y la Casa de la Font Rodona (de Antoni Serrallach), dueña de un interesante balcón de hierro forjado, y que acoge al Consejo Comarcal del Alt Penedès.

Esta pequeña ciudad a 55 kilómetros de Barcelona cuenta con una veintena de edificios públicos y casas diseñadas por arquitectos como Santiago Güell, Eugeni Campllonch y Antoni Pons; que sumaron su estilo al modernismo que conquistaba las artes plásticas, las gráficas y las decorativas.
La torre de la casa Berger i Balaguer. Foto Turismo de Vilafranca del Penedès

Más muestras de arquitectura modernista

Al llegar a la Rambla de Sant Francesc se encuentran la Casa Serdà Ros y sus homenajes a la arquitectura medieval, y con un desvío a la Rambla Nostra Senyora, se divisan el diálogo de la Casa Miró con la Casa Cañas y Mané, y a un tiro de piedra la de Berger Balaguer, con su torre con tejas de colores y los portales del primer piso.

Cada una de las casas tiene algún secreto por descubrir. Por ejemplo, los mosaicos de la Casa Pecero i Tos, la tribuna de cerámica vidriada de la Casa Fortuny, las puertas de los balcones de la Casa Guasch i Estadella y la austeridad de la Casa de la Festa Major. Y después de caminar por la villa, siempre esperan sus famosos vinos para darle el toque final.

a.
Ahora en portada