Qué hay de nuevo en Berlín este otoño

Del Foro Humboldt a un Arca de Noé gigante pasando por el último edificio proyectado por Mies van der Rohe, estas son las novedades que hacen de Berlín uno de los destinos más apetecibles

Berlín es una ciudad que mueve y conmueve, que te invita no solo a visitarla, sino a ser parte de ella. No se trata de reiniciar la actividad; es que nunca ha parado, ni siquiera con la parálisis mundial provocada por la situación de emergencia sanitaria. Por eso está lista para sorprendernos con todo tipo de novedades, que van desde la apertura del Foro Humboldt a una nueva línea de metro que recorre el corazón cultural de la ciudad, pasando por un Arca de Noé gigante en el Museo Judío o la Neue Nationalgalerie, que vuelve tras una renovación del último edificio construido por Mies van der Rohe.

Humboldt Forum. Foto: Christoph Musiol SHF.

Berlín es una ciudad que mueve y conmueve, que te invita no solo a visitarla, sino a ser parte de ella. No se trata de reiniciar la actividad; es que nunca ha parado, ni siquiera con la parálisis mundial provocada por la situación de emergencia sanitaria. Por eso está lista para sorprendernos con todo tipo de novedades, que van desde la apertura del Foro Humboldt a una nueva línea de metro que recorre el corazón cultural de la ciudad, pasando por un Arca de Noé gigante en el Museo Judío o la Neue Nationalgalerie, que vuelve tras una renovación del último edificio construido por Mies van der Rohe.

En sus 12 barrios, casi 12 ciudades distintas, caben mil y un planes: nuevos y espectaculares edificios y antiguos tesoros, inauguraciones y exposiciones especiales –la ciudad cuenta con más de 200 museos y galerías, por lo que lo difícil será elegir- pero también compras, placeres culinarios y momentos de relax junto al Spree.

Por el momento, te adelantamos 7 novedades que deberían colocar inmediatametente Berlín en tu radar.

Foro Humboldt

Reducirlo a un solo punto es dejarse muchas cosas fuera porque el Foro Humboldt excede cualquier descripción que podamos hacer, especialmente si lo reducimos a un museo.

Berlín es una ciudad que mueve y conmueve, que te invita no solo a visitarla, sino a ser parte de ella. No se trata de reiniciar la actividad; es que nunca ha parado, ni siquiera con la parálisis mundial provocada por la situación de emergencia sanitaria. Por eso está lista para sorprendernos con todo tipo de novedades, que van desde la apertura del Foro Humboldt a una nueva línea de metro que recorre el corazón cultural de la ciudad, pasando por un Arca de Noé gigante en el Museo Judío o la Neue Nationalgalerie, que vuelve tras una renovación del último edificio construido por Mies van der Rohe.
Humboldt Forum. Foto: Chris Martin Scholl.

Durante mcuhos años el proyecto en construcción más ambicioso de Europa, está ubicado en el distrito de Mitte, justo enfrente de la Isla de los Museos y es un gigantesco espacio de 36.000 metros cuadrados levantado sobre lo que fuera el antiguo Palacio de Berlín.

Diseñado originalmente por el arquitecto Andreas Schlüter y prácticamente destruido tras la Segunda Guerra Mundial -allí se levantó después el Palacio de la República, uno de los símbolos de la extinta República Demócrática Alemana, derruido para dar paso al Foro-, ha sido reinterpretado ahora por Franco Stella con tres fachadas inspiradas en el original barroco y una cuarta de estilo ultramoderno que provoca un estimulante contraste de elementos.

Inaugurado el pasado junio con cinco grandes exposiciones, entre ellas una dedicada al propio lugar y la controversia que ha generado, tanto por el estilo escogido como por lo ingente de la obra, con un coste de 640 millones de euros, y otra a los hermanos Alexander y Wilhelm von Humboldt, dos grandes personalidades del pensamiento ilustrado en Alemania.

Desde hace pocos días se pueden ver también las colecciones de los museos de Etnología y Arte Asiático, algo así como exposiciones del colonialismo alemán, ya que colocan el foco sobre el pasado colonial de Alemania e incluso replantean la controvertida devolución de objetos artísticos a sus países de origen.

Berlín es una ciudad que mueve y conmueve, que te invita no solo a visitarla, sino a ser parte de ella. No se trata de reiniciar la actividad; es que nunca ha parado, ni siquiera con la parálisis mundial provocada por la situación de emergencia sanitaria. Por eso está lista para sorprendernos con todo tipo de novedades, que van desde la apertura del Foro Humboldt a una nueva línea de metro que recorre el corazón cultural de la ciudad, pasando por un Arca de Noé gigante en el Museo Judío o la Neue Nationalgalerie, que vuelve tras una renovación del último edificio construido por Mies van der Rohe.
Humboldt Forum. Foto: Clemens Bilan | EFE.

Aún quedan secciones del gigantesco espacio por inaugurar, entre ellas áreas de exposición en el ala este y un corredor subterráneo que conecta todos los espacios del Foro Humboldt. También han empezado las obras para colocar la escultura móvil más grande del mundo, el Monumento a la Libertad y la Unidad, de 50 metros de largo, que oscilará según sus visitantes paseen por su superfice.

No lejos del monumento se construirá también la escalera abierta bautizada como Schlossfreiheit y que incluirá unos escalones de 40 metros de ancho que desembocarán en el río.

Reapertura de la Neue Nationalgalerie

El pasado agosto se reabrió la Neue Nationalgalerie (Nueva Galería Nacional de Berlín) tras una restauración de 6 años que ha devuelto el brillo al último edificio proyectado por el arquitecto Mies van der Rohe (falleció poco antes de su inauguración en 1968), y el primero que realizó en Berlín, su ciudad natal.

Ubicado en la zona de Tiergarten, forma parte del complejo de edificios culturales de Berlín (Kulturforum), y está principalmente dedicado al arte del siglo XX, con particular énfasis en expresionismo, cubismo y dadaísmo.

El arquitecto británico David Chipperfield firma la restauración, en la que se han invertido 140 millones de euros con el objetivo de dejar el mínimo rastro posible en el original: un hermosísimo edificio de acero y cristal con 8 únicos pilares que sostienen el monumental techo artesonado de 65 metros cuadrados.

Berlín es una ciudad que mueve y conmueve, que te invita no solo a visitarla, sino a ser parte de ella. No se trata de reiniciar la actividad; es que nunca ha parado, ni siquiera con la parálisis mundial provocada por la situación de emergencia sanitaria. Por eso está lista para sorprendernos con todo tipo de novedades, que van desde la apertura del Foro Humboldt a una nueva línea de metro que recorre el corazón cultural de la ciudad, pasando por un Arca de Noé gigante en el Museo Judío o la Neue Nationalgalerie, que vuelve tras una renovación del último edificio construido por Mies van der Rohe.
Neue Nationalgalerie. Foto: visitBerlin.

Para la reapertura se exhibe la muestra El arte de la sociedad, con 250 pinturas y esculturas de la primera mitad del siglo XX de artistas como Otto Dix, Hannah Höch, Ernst Ludwig Kirchner y Paula Modersohn-Becker.

No te pierdas el delicioso jardín de esculturas inspirado en el del MoMA de Nueva York y diseñado como extensión del museo.

Un Arca de Noé gigante

Aunque su apertura estaba prevista para 2020, finalmente fue en junio de 2021 cuando Anoha comenzó a recibir a sus primeros visitantes.

Ubicado dentro del Museo Judío de Berlín (Lindenstrasse 9–14), Anoha es un espacio de 2.700 m2 dominado por una enorme estructura de madera de 7 metros de altura y 28 metros de diámetro y forma circular que recuerda al arca mesopotámica que acabaría inspirando la historia de Noé.

Berlín es una ciudad que mueve y conmueve, que te invita no solo a visitarla, sino a ser parte de ella. No se trata de reiniciar la actividad; es que nunca ha parado, ni siquiera con la parálisis mundial provocada por la situación de emergencia sanitaria. Por eso está lista para sorprendernos con todo tipo de novedades, que van desde la apertura del Foro Humboldt a una nueva línea de metro que recorre el corazón cultural de la ciudad, pasando por un Arca de Noé gigante en el Museo Judío o la Neue Nationalgalerie, que vuelve tras una renovación del último edificio construido por Mies van der Rohe.
Anoha. Foto: Museo Judío de Berlín.

Diseñada por el estudio estadounidense Olson Kunding Architecture & Design, toma la historia del barco con el que Noé salvó a su familia y a todas las especies animales del diluvio según las Escrituras como punto de partida para un viaje que pasa por el presente y reflexiona sobre el futuro.

Nueva línea 5 del metro

Por primera vez, los principales atractivos y museos del corazón de Berlín, del museo Futurium al a la sede del Parlamento, la Puerta de Brandenburgo, el Humboldt Forum, la Isla de los Museos, la catedral de Berlín, el ayuntamiento o la icónica torre de la televisión, están unidos por una línea de metro, lo que hará la visita mucho más cómoda y accesible.

La nueva línea 5 del metro atraviesa el centro histórico de Berlín e incluye tres nuevas paradas entre Alexanderplatz y la Puerta de Brandenburgo: Rotes Rathaus, Unter den Linden y Museumsinse. Además de por la comodidad, merece la pena disfrutar de sus bóvedas que simulan brillantes cielos estrellados.

Berlín es una ciudad que mueve y conmueve, que te invita no solo a visitarla, sino a ser parte de ella. No se trata de reiniciar la actividad; es que nunca ha parado, ni siquiera con la parálisis mundial provocada por la situación de emergencia sanitaria. Por eso está lista para sorprendernos con todo tipo de novedades, que van desde la apertura del Foro Humboldt a una nueva línea de metro que recorre el corazón cultural de la ciudad, pasando por un Arca de Noé gigante en el Museo Judío o la Neue Nationalgalerie, que vuelve tras una renovación del último edificio construido por Mies van der Rohe.
Nueva línea 5 del Metro de Berlín. Foto: Oliver Lang.

Miradores de Berlín

Descubrir la ciudad desde las alturas siempre es una buena idea. Los miradores de Berlín ofrecen vistas fantásticas y perspectivas únicas, como la torre de la televisión, con una altura total de 368 metros (su mirador se queda a la nada desdeñable altura de 203 m y su restaurante giratorio a 207 m).

La torre de la radio, la cúpula de cristal del edificio del Reichstag y la Columna de la Victoria en el parque Tiergarten son otros de los panoramas que no hay que perderse.

Berlín es una ciudad que mueve y conmueve, que te invita no solo a visitarla, sino a ser parte de ella. No se trata de reiniciar la actividad; es que nunca ha parado, ni siquiera con la parálisis mundial provocada por la situación de emergencia sanitaria. Por eso está lista para sorprendernos con todo tipo de novedades, que van desde la apertura del Foro Humboldt a una nueva línea de metro que recorre el corazón cultural de la ciudad, pasando por un Arca de Noé gigante en el Museo Judío o la Neue Nationalgalerie, que vuelve tras una renovación del último edificio construido por Mies van der Rohe.
Vistas desde la Columna de la Victoria. Foto: Pantelis Panayiotou | Unsplash.

Algo más habrá que esperar, hasta el otoño de 2022, para la inauguración de la THF – 360 ° Berlín, una nueva torre de observación en el desmantelado aeropuerto de Tempelhof, hoy reconvertido en un pulmón verde repleto de jardines donde hacer picnic y hasta huertos comunitarios, pero también espacios para disfrutar del arte, la música, el teatro y la danza.

Modernidad al oeste de la ciudad

Detrás de Breitscheidplatz, cerca del Zoológico de Berlin (que es además el que mayor cantidad de especies tiene en elmundo), los rascacielos se elevan hacia el cielo, entre ellos el que aloja el lujoso hotel Waldorf Astoria.

En la zona se encuentra trambién el renovado cine Zoo Palast, recientemente renovado para incorporar la última tecnología pero sin perder ni un ápice del encanto y el glamour del cine original de los años 50.

Berlín es una ciudad que mueve y conmueve, que te invita no solo a visitarla, sino a ser parte de ella. No se trata de reiniciar la actividad; es que nunca ha parado, ni siquiera con la parálisis mundial provocada por la situación de emergencia sanitaria. Por eso está lista para sorprendernos con todo tipo de novedades, que van desde la apertura del Foro Humboldt a una nueva línea de metro que recorre el corazón cultural de la ciudad, pasando por un Arca de Noé gigante en el Museo Judío o la Neue Nationalgalerie, que vuelve tras una renovación del último edificio construido por Mies van der Rohe.
City West. Foto: ©Dagmar Schwelle | visitBerlin.

Muy cerca, el complejo Bikini House ofrece restaurantes y boutiques de originales diseñadores, así como una gran terraza con vistas al zoo.

La revolución gastronómica (y verde)

El verde triunfa, también en las mesas de Berlín. Ya sea que se trate de restaurantes vegetarianos con estrellas Michelin, cocina sin desperdicio o, simplemente, el uso de los mejores ingredientes orgánicos y de proximidad, la capital alemana está marcando tendencias para la alimentación sostenible y fue votada como la mejor ciudad para veganos del mundo.

Entre los restaurantes que lideran esta revolución destaca Cookies Cream que viene demostrando desde 2007 que la cocina vegetariana puede estar al más alto nivel (fue galardonada con la estrella Michelin en 2017).

Berlín es una ciudad que mueve y conmueve, que te invita no solo a visitarla, sino a ser parte de ella. No se trata de reiniciar la actividad; es que nunca ha parado, ni siquiera con la parálisis mundial provocada por la situación de emergencia sanitaria. Por eso está lista para sorprendernos con todo tipo de novedades, que van desde la apertura del Foro Humboldt a una nueva línea de metro que recorre el corazón cultural de la ciudad, pasando por un Arca de Noé gigante en el Museo Judío o la Neue Nationalgalerie, que vuelve tras una renovación del último edificio construido por Mies van der Rohe.
Cookies Cream Restaurant. Foto: ©Emil Levy Schramm.

Por supuesto, también encontraremos restaurantes internacionales y de diferentes especialidades, aunque los productos orgánicos de proximidad y de temporada ocupan un lugar destacado en el menú.

a.
Ahora en portada