El patio más antiguo de Córdoba revela sus secretos

Unas obras en la Casa de los Guzmanes de Córdoba y una prueba de carbono 14 demuestran que el suyo es el patio más antiguo de la ciudad, construido a finales del siglo XIII

Conocida como la Casa de los Guzmanes, fue en realidad la residencia de los Hoces, la familia que  construyó y habitó este palacete en la cordobesa calle Sánchez de Feria durante alrededor de 300 años. Ahora, además, sabemos que en su interior guarda el patio más antiguo de la ciudad del que se tenga constancia. 

Archivo Municipal de Córdoba. Foto: Salas | EFE.

Conocida como la Casa de los Guzmanes, fue en realidad la residencia de los Hoces, la familia que  construyó y habitó este palacete en la cordobesa calle Sánchez de Feria durante alrededor de 300 años. Ahora, además, sabemos que en su interior guarda el patio más antiguo de la ciudad del que se tenga constancia. 

Unas obras de rehabilitación realizadas en el Archivo Histórico Municipal de Córdoba, que desde 1969 ocupa las instalaciones –que también pertenecieron en algún momento de su historia a los Guzmanes y fueron habitada por ilustres cordobeses como el médico investigador Bartolomé Sánchez de Feria, que hoy da nombre a la calle, y el historiador Narciso Sentenach– han sido clave para el hallazgo, que permite datar el patio entre finales de siglo XIII y principios del XIV. 

En concreto, ha sido la prueba del carbono 14 la que ha permitido identificar la fecha de ejecución de un muro de tapial, que se realizó a partir de unas piezas de madera y que según explica la directora del Archivo, Ana Verdú, contienen elementos de los siglos XIII y XIV, lo que confirma que “estos patios son los más antiguos de la ciudad”. 

Conocida como la Casa de los Guzmanes, fue en realidad la residencia de los Hoces, la familia que  construyó y habitó este palacete en la cordobesa calle Sánchez de Feria durante alrededor de 300 años. Ahora, además, sabemos que en su interior guarda el patio más antiguo de la ciudad del que se tenga constancia. 
Las obras dieron lugar a un hallazgo inesperado: el patio más antiguo de Córdoba. Foto: Salas | EFE.

Casa de los Guzmanes 

En pleno casco histórico, el inmueble, de estructura típicamente cordobesa y considerado el segundo más antiguo de la ciudad después del Alcázar, dispone sus habitaciones en torno a dos hermosos patios ajardinados con fuente central. Uno de ellos, además, cuenta con un magnífico alfarje –revestimiento artístico del techo- policromado y tres ajimeces -ventanas divididas en el centro por una columna- mudéjares, todos datados de finales del siglo XV. 

Durante las obras también se ha encontrado una portada de estilo mudéjar que los técnicos califican de “única” en la ciudad de Córdoba

Pese a que se consideraba habitualmente del siglo XV, uno de los arquitectos que ha participado en la obra, Javier Valverde, señala que los textos históricos indicaban que la vivienda “databa del siglo XIV” y que así lo corroboran los ajimeces. Otro descubrimiento actual apunta en esa dirección: la portada de estilo mudéjar que ha quedado a la luz y que los técnicos califican de “única” en la ciudad de Córdoba. 

No son los únicos hallazgos. También han aparecido unas pilastras que permanecían ocultas en fábricas de ladrillos así como el muro del siglo XIII de la tapial, quizás el elemento que constata con mayor exactitud el momento de construcción de la casa y que, al igual que la portada mudéjar, permanecía escondido bajo añadidos posteriores. 

Conocida como la Casa de los Guzmanes, fue en realidad la residencia de los Hoces, la familia que  construyó y habitó este palacete en la cordobesa calle Sánchez de Feria durante alrededor de 300 años. Ahora, además, sabemos que en su interior guarda el patio más antiguo de la ciudad del que se tenga constancia. 
Las obras han permitido datar el patio a finales del siglo XIII. Foto: Salas | EFE.

Portada mudéjar 

Para la también arquitecta Carmen Chacón, la aparición de la portada mudéjar que, tras la conclusión de las obras será la entrada a la sala de exposiciones del Archivo, permite asegurar que esta casa “no finalizaba en el entorno que tenemos, sino que era más amplia” ya que se han encontrado acceso que comunicaban este edificio con el contiguo. 

De hecho, esta portada formaría parte “de otra que da a la calle Tejón y Marín, y que en un momento concreto se dividieron” aunque no se sabía en qué fecha, añade Valverde. Según la directora del Archivo, esos hechos coincidirían con la división del mayorazgo por parte de Leonor de Guzmán para repartir, en contra de lo que era usual en la época, el patrimonio entre hijos e hijas. 

Con todo, concluía Chacón en una visita para mostrar los avances de las obras, los hallazgos permiten “acotar la fecha inicial que teníamos sobre los patios más antiguos de Córdoba”. Tras estos descubrimientos se puede afirmar que tienen “unos 70 años” más de lo que se pensaba. 

Durante las obras se descubrió también una portada mudéjar. Foto: Salas | EFE.
Durante las obras se descubrió también una portada mudéjar. Foto: Salas | EFE.

Memoria de la ciudad 

El Archivo Municipal de Córdoba, que guarda la memoria de la ciudad desde 1327 y que atesora miles de documentos civiles y municipales desde 1241 (el primero de ellos, el fuero que dio el rey Fernando III a Córdoba para constituir el primer ayuntamiento de la ciudad) continúa las obras que le permitirán mostrar de nuevo al público su sede, y ahora también el patio más antiguo de la ciudad, y que espera estén finalizadas en enero de 2022. 

En ese momento, el muro del siglo XIII dará paso a una sala de usos múltiples de atención a grupos. Además, en la planta alta del edificio se ha recuperado una galería por la que se accederá al taller de restauración documental. 

Además de estos trabajos se ha instalado un innovador sistema contra incendios con el objetivo de proteger del fuego los documentos históricos, además de modernizar las instalaciones de climatización y ventilación que mantienen los documentos en su estado óptimo. 

En concreto el primero impide que el fuego pueda iniciarse, ya que anula el oxígeno de la cámara acorazada que queda herméticamente cerrada, una forma de protección superior a los que se basan en el agua o la espuma, elementos que podrían dañar seriamente los documentos. 

a.
Ahora en portada