Sabatini, el arquitecto que convirtió Madrid en una gran capital europea

Una exposición en el Fernán Gómez de Madrid rastrea, entre maquetas, planos y tecnología 3D, la vida y obra de Francisco Sabatini, el gran arquitecto de la Ilustración

La Puerta de Alcalá, la reforma del Palacio Real, la Casa de Aduanas, el Palacio de Godoy, la Basílica de San Francisco el Grande o la Puerta del Real Jardín Botánico. En una carrera de más de tres décadas, Francisco Sabatini construyó obras que transformaron definitivamente la morfología de Madrid.

Sabatini en Madrid. Foto: Álvaro López del Cerro.

La Puerta de Alcalá, la reforma del Palacio Real, la Casa de Aduanas, el Palacio de Godoy, la Basílica de San Francisco el Grande o la Puerta del Real Jardín Botánico. En una carrera de más de tres décadas, Francisco Sabatini construyó obras que transformaron definitivamente la morfología de Madrid.

Ahora, una exposición en el Fernán Gómez permite ver en tres dimensiones la ciudad que diseñó el arquitecto de Palermo, y de cuyo nacimiento se cumplen 300 años este 2021.

Mapas, dibujos, planos, óleos de Francisco de Goya y Salvador Maella, así como una producción audiovisual innovadora se unen a la reconstitución gráfica en 3D del Madrid que imaginó Sabatini y que pasaría a convertirse bajo su batuta en una gran capital europea.

El Madrid de Sabatini

La muestra, que incluye un centenar de piezas históricas, está organizada por la dirección general de Patrimonio Cultural del Ayuntamiento, abre hoy día 5 de noviembre sus puertas y permanecerá en el Teatro Fernán Gómez. Centro Cultural de la Villa hasta el próximo 30 de enero.

La Puerta de Alcalá, la reforma del Palacio Real, la Casa de Aduanas, el Palacio de Godoy, la Basílica de San Francisco el Grande o la Puerta del Real Jardín Botánico. En una carrera de más de tres décadas, Francisco Sabatini construyó obras que transformaron definitivamente la morfología de Madrid.
En 2021 se cumple el tricentenario del nacimiento de Sabatini. Foto: Álvaro López del Cerro.

Con el nombre de El Madrid de Sabatini. La construcción de una capital europea es el nombre de esta muestra que acerca al visitante la figura y la obra del maestro nacido en Palermo, arquitecto e ingeniero real al servicio de Carlos III y Carlos IV entre los años 1760 y 1797.

Comisariada por José Luis Sancho Gaspar y Ángel Martínez Díaz, la exposición ha contado con el préstamo de bienes culturales de diversas instituciones públicas –Biblioteca Nacional de España, Museo Arqueológico Nacional, Museo Nacional del Prado y Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, entre otras–, así como de las colecciones privadas Abelló, BBVA y la Galería Caylus.

La exposición explica, además del perfil y las obras de Sabatini, la relación entre arquitectura y monarquía, y entre espacio y poder

La transformación de Madrid en una capital ilustrada

De forma autónoma o en visitas guiadas, la exposición ahonda en el perfil y el trabajo de Sabatini, a quien Carlos III, soberano de las Dos Sicilias durante más de 25 años (1734-1759) y responsable de la transformación de Nápoles en una gran capital europea, reclamó a su llegada a Madrid en 1760 por su “eficacia y solvencia”.

La Puerta de Alcalá, la reforma del Palacio Real, la Casa de Aduanas, el Palacio de Godoy, la Basílica de San Francisco el Grande o la Puerta del Real Jardín Botánico. En una carrera de más de tres décadas, Francisco Sabatini construyó obras que transformaron definitivamente la morfología de Madrid.
La exposición podrá verse hasta el 30 de enero. Foto: Álvaro López del Cerro.

En esa época, Madrid era la capital de un vasto imperio transatlántico pero carecía de una morfología acorde a su posición. Carlos III, con la ayuda del arquitecto italiano, se propuso implantar un nuevo modelo de Estado, nación y sociedad a partir de la transformación de su capital.

De este modo, y a partir de sus obras, la exposición explica también la relación entre arquitectura y monarquía, y entre espacio y poder, abordando no solo los proyectos más importantes realizados por Sabatini para la ciudad de Madrid, sino también la cultura arquitectónica con la que monarca se propuso cambiar todo el país.

Una ciudad en 3D

A lo largo de la exposición se analizan más de un centenar de piezas históricas, entre las que se encuentran planos y dibujos del arquitecto procedentes de las principales colecciones públicas y privadas, nacionales e internacionales.

La Puerta de Alcalá, la reforma del Palacio Real, la Casa de Aduanas, el Palacio de Godoy, la Basílica de San Francisco el Grande o la Puerta del Real Jardín Botánico. En una carrera de más de tres décadas, Francisco Sabatini construyó obras que transformaron definitivamente la morfología de Madrid.
Foto: Álvaro López del Cerro.

También se pueden ver obras de arte escultóricas y pictóricas, entre ellas, óleos de Francisco de Goya y Salvador Maella de Carlos III y Sabatini.

Sin embargo, quizás lo más singular de la exposición es su producción audiovisual, que facilita el acercamiento a la obra y la figura del arquitecto.

De este modo, la ciudad que diseñó el palermitano se exhibe ante los visitantes a través de una reconstitución gráfica en tres dimensiones que acompaña y completa el análisis histórico de la transformación de la capital.

La Puerta de Alcalá, la reforma del Palacio Real, la Casa de Aduanas, el Palacio de Godoy, la Basílica de San Francisco el Grande o la Puerta del Real Jardín Botánico. En una carrera de más de tres décadas, Francisco Sabatini construyó obras que transformaron definitivamente la morfología de Madrid.
Diseños de Sabatini para Madrid. Foto: Álvaro López del Cerro.

El legado de Sabatini

Además de esta nueva exposición, Madrid homenajea al arquitecto real a través de toda una serie de iniciativas englobadas en el Año Sabatini y que incluye visitas guiadas, talleres y conciertos que reflejan el espíritu del siglo XVIII.

Es el caso de los circuitos del programa ‘Pasea Madrid’, donde se pueden descubrir los secretos de este arquitecto e ingeniero en paseos temáticos como ‘Sabatini en Madrid’, ‘Sabatini en la Corte de Carlos III’ y ‘El Madrid ilustrado’ (hasta el 23 de diciembre).

Entre los más llamativos está también el paseo teatralizado en el Real Jardín Botánico, donde entre senderos, arbustos y árboles se reproduce un encuentro ficticio entre la hija de Sabatini y un antiguo ayudante de este pulmón verde, una obra escrita especialmente para este tricentenario.

a.
Ahora en portada