Riga: nace un museo de arte en clave naranja

Una antigua fábrica de corcho se transforma en un moderno museo de arte, donde las partes reconstruidas se presentan en un intenso color naranja

Es común que en los Países bálticos o escandinavos los edificios se pinten de colores vivos, para darle un poco de alegría cromática a ciudades que pasan varios meses bajo mantos de nubes y tapizadas de nieve.

Pero pocos pueden presumir de una intensidad como el nuevo Zuzeum de Riga, la capital de Letonia, que apostó al color naranja como huella de identidad.

El edificio era una fábrica de corcho. Foto: Norbert Tukaj
El edificio era una fábrica de corcho. Foto: Norbert Tukaj

El legado de los mayores coleccionistas de Letonia

Este museo presenta la mayor colección privada de arte de este pequeño país del noreste de Europa.

El centro fue fundado en 2017 por la pareja de coleccionistas y mecenas Dina y Jānis Zuzāni, quienes cuentan con un patrimonio de 20.000 obras de arte provenientes de los Estados bálticos, Rusia y otros países de Europa del Este.

El museo presenta arte de los Países bálticos, Rusia y otros estados del Este. Foto: Norbert Tukaj
El museo presenta arte de los Países bálticos, Rusia y otros estados del Este. Foto: Norbert Tukaj

Nueva sede para el Zuzeum

Hace pocos días Zuzeum inauguró su nueva sede. El lugar es una antigua fábrica de corcho transformada en un espacio de arte de 1.100 metros cuadrados.

En las paredes, en el jardín de esculturas, en marcos de puertas y hasta en las cortinas impera el naranja en un tono intenso

El centro cuenta con dos galerías para exposiciones, un jardines de esculturas, un espacio para organizar talleres, además de una cafetería, una tienda de recuerdos y una terraza para tomar una copa.

El color naranja impera en las instalaciones. Foto: Norbert Tukaj
El color naranja impera en las instalaciones. Foto: Norbert Tukaj

Pasado industrial, presente cultural

Lo llamativo es cómo el estudio Annvil logró rehabilitar la instalación industrial con un toque de modernidad.

Dina y Jānis Zuzāni son los mayores coleccionista de arte de Letonia, con un patrimonio de 20.000 obras

Las paredes de ladrillo rojo presentan la misma estética centenaria, pero en el interior se pintaron de blanco para darle un aire más diáfano a las instalaciones.

Puertas adentro se pueden ver las vigas y las columnas metálicas de la factoría, como una chimenea de ladrillo que permanece con su estructura intacta en una de las galerías.

El naranja contrasta con el minimalismo del blanco. Foto Norbert Tukaj
El naranja contrasta con el minimalismo del blanco. Foto Norbert Tukaj

En clave naranja

Pero tanto dentro como fuera se colocaron planchas metálicas de un color naranja en un tono intenso, lo que a más de uno le recuerda las paredes de las bases científicas en la Antártida.

Este color impera en las cerámicas del suelo del exterior, en las puertas de planchas metálicas perforadas, en los marcos de los sectores añadidos, en las lámparas y los tubos de la calefacción central y hasta en las cortinas

Un espacio para encontrarse con el arte moderno Foto Norbert Tukaj
Un espacio para encontrarse con el arte moderno. Foto Norbert Tukaj

La razón del color

La elección de este color no fue casual. La idea, indicaron los diseñadores, es otorgar fuerza y energía al museo, que promueva la interacción y la socialización de los visitantes. Y de paso, que sea un estímulo para los sentidos, la misma aspiración con la que pretenden llegar con las obras de arte.

Zuzeum se encuentra a pocos pasos del centro histórico de Riga, en un barrio rodeado por las vías del tren que forman parte de la red que une a los Países bálticos con Finlandia y Polonia.

a.
Ahora en portada