Qué visitar en Salamanca con niños

Desde las tecnologías de realidad virtual para conocer monumentos hasta juegos para descubrir la historia, Salamanca cuenta con numerosas opciones para compartir con los más pequeños

Que sea una ciudad de larga tradición académica, como es Salamanca, significa que tiene una vida muy animada en sus calles y cafeterías, con una gran cantidad de librerías y actividades culturales.

Jornada de Plazas y Patios. Foto Turismo de Salamanca

Muchas veces se suele pensar en que una ciudad universitaria o con un rico patrimonio histórico puede ser aburrida para visitar con niños. Es un gran error.

Que sea una ciudad de larga tradición académica, como es Salamanca, significa que tiene una vida muy animada en sus calles y cafeterías, con una gran cantidad de librerías y actividades culturales.

Por otra parte, el interesante catálogo histórico de monumentos, conventos, palacios e iglesias de esta ciudad castellana también puede ser descubierto por los niños de una manera diferente.

Que sea una ciudad de larga tradición académica, como es Salamanca, significa que tiene una vida muy animada en sus calles y cafeterías, con una gran cantidad de librerías y actividades culturales.
Visita del Museo del Art Nouveau y Art Decó. Foto Turismo de Salamanca

Otra forma de conocer la historia de Salamanca con niños

Los visitantes que se acerquen a la Oficina de Información Turística (Plaza Mayor 32) pueden adquirir, por solo 0,50 €, el material «La Patrulla Renacuaja», un juego en familia para conocer la ciudad que propone un recorrido cultural en el que superar varias pruebas y obtener una pulsera de regalo.

Los juegos para niños como ‘Salamanca en detalle Kids’ permiten descubrir detalles de las fachadas y monumentos de la ciudad de manera divertida

También el juego Salamanca en detalle Kids con el que descubrir los detalles de las ricas fachadas de los monumentos de la ciudad.

Que sea una ciudad de larga tradición académica, como es Salamanca, significa que tiene una vida muy animada en sus calles y cafeterías, con una gran cantidad de librerías y actividades culturales.
Arte contemporáneo en el Centro de Arte DA2. Foto Turismo de Salamanca

En cada ornamentación hay personajes que están a la vista o algo ocultos, y los niños tienen que encontrarlos gracias a las pistas que le dan los códigos QR del cuadernillo.

Por ejemplo, ¿alguien sabe dónde está el astronauta y el fauno que comen un helado en la fachada de la Catedral?

Tecnologías virtuales para descubrir Salamanca

Al momento de iniciar una visita por la ciudad un punto de partida sugerido es el centro de interpretación Monumenta Salmanticae, en la Iglesia de San Millán (c/ Veracruz), donde hay una gran maqueta del casco histórico sobre la que se proyecta un video con explicaciones más sencillas para los niños a través de monitores táctiles.

Que sea una ciudad de larga tradición académica, como es Salamanca, significa que tiene una vida muy animada en sus calles y cafeterías, con una gran cantidad de librerías y actividades culturales.
Visita al Museo de la Automoción. Foto Turismo de Salamanca

Allí también podrán encontrar información de la ciudad en las pantallas y probar unas gafas de realidad virtual que les permitirán conocer otros espacios de la ciudad.

Con estas herramientas de nuevas tecnologías es posible participar en el juego de escape El arca de las cinco llaves de la Universidad, donde el ingenio y la observación son claves para resolver diferentes enigmas.

Se juega en grupos de tres a seis personas de todas las edades, y hay que reservar cita en el 628 05 24 23.

Museos para ver con niños en Salamanca

Dentro de los museos que tiene Salamanca seguramente los más pequeños quedarán encantados con la colección de muñecas de porcelana, muñecos autómatas y juguetes que se despliega en el Museo de Art Nouveau y Art Déco; ubicado en la emblemática Casa Lis, un edificio modernista revestido de bonitas vidrieras de colores.

Que sea una ciudad de larga tradición académica, como es Salamanca, significa que tiene una vida muy animada en sus calles y cafeterías, con una gran cantidad de librerías y actividades culturales.
Visita al modernismo de la Casa Lis. Foto Turismo de Salamanca

También hay que recordar la fascinación que suelen tener muchos niños por los coches, así que estarán encantados de visitar Museo de Historia de la Automoción, un espacio expositivo con más de 200 vehículos, documentos y accesorios relacionados con el automóvil.

La colección Artilugios para fascinar, en la Filmoteca de Castilla y León, muestra diversos sistemas de animación y proyección de los orígenes del cine en una divertida visita en la que descubrir cómo funciona una linterna mágica o un zoótropo.

En la antigua biblioteca de la Universidad de Salamanca había una hermosa cúpula que se trasladó al Museo Universitario.

Allí se pueden conocer las constelaciones más conocidas como las de Leo, Sagitario, Escorpio o Libra, junto con otras como las de Hércules o el Centauro, elaboradas con elegantes dibujos renacentistas

Que sea una ciudad de larga tradición académica, como es Salamanca, significa que tiene una vida muy animada en sus calles y cafeterías, con una gran cantidad de librerías y actividades culturales.
Visitas Nocturnas a las torres de la catedral. Foto Enrique Carrascal

Monumentos y jardines de Salamanca para ver con niños

Otro programa es subir a las torres de la catedral y la clerecía, combinado con las visitas al centro de interpretación de las murallas salmantinas.

Los helados de la Plaza Mayor de Salamanca, al atardecer, es uno de los mejores programas de esta ciudad universitaria

En el huerto de Calixto y Melibea, un jardín de 2.500 metros cuadrados ubicado en el casco antiguo de la ciudad, se puede hacer una agradecida pausa antes de visitar

podréis hacer una parada reparadora y visitar después un lugar misterioso, la Cueva de Salamanca; la bóveda de una antigua cripta que según la leyenda allí daba clases el Diablo.

Que sea una ciudad de larga tradición académica, como es Salamanca, significa que tiene una vida muy animada en sus calles y cafeterías, con una gran cantidad de librerías y actividades culturales.
En Salamanca hay mucho arte por descubrir. Foto Enrique Carrascal

Y al regresar, qué mejor que descansar con un helado en la Plaza Mayor; porque si fuera invierno, sería el turno de los famosos churros con chocolate que se suele servir en las terrazas.

Arte urbano en Salamanca

Una forma diferente de conocer la cultura de la ciudad es a través de su arte urbano. A pocos minutos del centro de Salamanca se encuentra el Barrio del Oeste, un lugar donde los lienzos son puertas de garajes, trapas de comercios, muros, paredes medianeras y buena parte del mobiliario urbano.

Que sea una ciudad de larga tradición académica, como es Salamanca, significa que tiene una vida muy animada en sus calles y cafeterías, con una gran cantidad de librerías y actividades culturales.
Arte urbano en el Barrio del Oeste. Foto Turismo de Salamanca

Es una Galería Urbana abierta las 24 horas, donde a través de su app es posible realizar dos circuitos para conocer esta explosión de arte y color en las calles.

Excursiones con niños cerca de Salamanca

Desde la ciudad de Salamanca se puede organizar diferentes excursiones familiares por la provincia.

Puede ser las visitas al yacimiento de arte rupestre de Siega Verde, en el que se pueden ver grabados prehistóricos de animales.

En Aldeadávila y Vilvestre se organizan salidas en barco por el río Duero, donde se pueden realizar rutas por la naturaleza y avistar aves como águilas reales, buitres leonados, halcones y cigüeñas.

En Ciudad Rodrigo está el Centro de Interpretación de las Fortificaciones, en el que se los niños se suelen disfrazar de soldado y en San Felices se sienten como auténticos cruzados.

Que sea una ciudad de larga tradición académica, como es Salamanca, significa que tiene una vida muy animada en sus calles y cafeterías, con una gran cantidad de librerías y actividades culturales.
También se puede ir de compras en Salamanca. Foto: Enrique Carrascal

Cerca está el aula arqueológica de Yecla de Yeltes y Lumbrales, donde se puede entrar en un antiguo castro vetón.

Y sin olvidar las visitas a las fábricas de queso y miel de las comarcas, donde se suelen realizar degustaciones y ventas de sus productos.

a.
Ahora en portada