Por qué Melilla es la segunda capital del modernismo

El arquitecto Enrique Nieto, un discípulo de Gaudí, otorgó a Melilla una de las mayores concentraciones de edificios modernistas de España; a los que se suman ejemplos del art decó y el estilo secesión

El responsable de este despliegue tiene nombre y apellido: el arquitecto Enrique Nieto, quien introdujo las técnicas y el arte del modernismo y realizó un gran número de obras para cambiar la estética de la ciudad.

Melilla cuenta con una gran concentración de edificios modernistas. Foto Fernando Flickr

Sabemos que Barcelona es la ciudad con la mayor concentración de edificios modernistas. ¿Pero cuál sería la segunda? ¿Palma? ¿Valencia? ¿Madrid?

Pues no, es Melilla. La ciudad autónoma cuenta con un sorprendente e interesante despliegue de edificios y bloques de viviendas construidos a principios del siglo XX, que invitan a ser descubiertos en una ruta urbana.

Nieto, el gran impulsor del modernismo en Melilla

El responsable de este despliegue tiene nombre y apellido: el arquitecto Enrique Nieto, quien introdujo las técnicas y el arte del modernismo y realizó un gran número de obras para cambiar la estética de la ciudad.

Durante cuatro décadas el arquitecto Enrique Nieto diseñó edificios y bloques de viviendas en estilos modernista, art decó, neo árabe, secesión e historicista

Este arquitecto catalán había tenido un buen maestro: Antoni Gaudí. En Melilla no solo creó bajo los patrones modernistas sino que también sumó elementos del clasicismo y el art decó.

El responsable de este despliegue tiene nombre y apellido: el arquitecto Enrique Nieto, quien introdujo las técnicas y el arte del modernismo y realizó un gran número de obras para cambiar la estética de la ciudad.
Casa Vicente Martínez. Foto Wikipedia

Al haber sido nombrado como arquitecto municipal usó a la ciudad como campo de pruebas de sus ideas, donde también transitó por los caminos del historicismo y el eclecticismo, hasta recalar en el racionalismo en la última etapa de su carrera.

Dónde ver los edificios modernistas de Melilla

La mayor parte de los edificios modernistas en Melilla se concentran en el ‘triángulo de oro’, en el barrio del Ensache de la ciudad.

Una ruta posible es la que parte desde la Plaza de España, y continúa por la avenida de Juan Carlos y las calles del Ejército Español y López Moreno.

El responsable de este despliegue tiene nombre y apellido: el arquitecto Enrique Nieto, quien introdujo las técnicas y el arte del modernismo y realizó un gran número de obras para cambiar la estética de la ciudad.
La belleza estética del antiguo economato militar. Foto Wikipedia

Los edificios más importantes del modernismo en Melilla

El primer encargo de Nieto fue la confitería El Gurugú, un edificio de cuatro plantas rematadas con coronaciones curvas y onduladas con balcones de forja curvos
.

Le siguió el Casino Español con vanos de estilo oral de raíz francesa y la redacción del Telegrama del Rif, donde destacan las dos columnas con un mirador poligonal.

El responsable de este despliegue tiene nombre y apellido: el arquitecto Enrique Nieto, quien introdujo las técnicas y el arte del modernismo y realizó un gran número de obras para cambiar la estética de la ciudad.
La antigua redacción del diario Telégrafo del Rif. Foto Wikipedia

La Cámara de Comercio recuerda a la editorial Montaner de Barcelona (sede de la Fundación Tàpies), mientras que el Economato Militar tiene aires de secesión vienesa con otras muestras de art decó.

Una de sus principales obras es el edificio de los almacenes La Reconquista, con sus tres fachadas con sus vanos
curvos en los chaflanes rematados por cúpula en forma de piña
.

La influencia de Lluís Domènech i Muntaner es palpable en la Casa David Melul, con un elegante mirador tribuna dividido por dos pilastras verticales.

Pero Nieto, claro está, no fue el único arquitecto que encarnó al modernismo. También cabe citar a Emilio Alzugaray y su Casa Cohen, dotada de elementos zoomorfos; al malagueño Manuel Rivera Vera con su modelo germánico secesionista (como se ve en el Edificio Félix Sáenz) y a Fernando Guerrero Strachan, autor del diseño de la Iglesia Sagrado Corazón.

El responsable de este despliegue tiene nombre y apellido: el arquitecto Enrique Nieto, quien introdujo las técnicas y el arte del modernismo y realizó un gran número de obras para cambiar la estética de la ciudad.
Casa David Melul. Foto Wikipedia

El salto del modernismo a otros estilos

Ya hacia 1920 Nieto tantearía una mezcla entre modernismo y el historicismo, como se ve en la sinagoga Or Zoruah con sus tres fachadas, y un interior de estética neoárabe.

Ese estilo también lo trasladó a la Casa de los Cristales, edificio de cinco plantas y ático que posee un enorme mirador acristalado.

En la ‘Manzana de Oro’ se concentran tres interesantes edificios diseñados por Enrique Nieto

En esa manzana también se encuentra el primer bloque que este arquitecto firmó bajo los cánones del art decó, el Edificio Nieto.

El coqueteo con el secesionismo importado de Viena produjo edificios de gran monumentalidad, que tenían en común la incorporación de miradores verticales rematados con rostros femeninos, como se ve en la ‘Manzana de oro’, donde se encuentran las casas Vicente Martínez y El Acueducto, así como en el Cine Nacional.

El responsable de este despliegue tiene nombre y apellido: el arquitecto Enrique Nieto, quien introdujo las técnicas y el arte del modernismo y realizó un gran número de obras para cambiar la estética de la ciudad.
Palacio de la Asamblea. Foto Wikipedia

La influencia del art decó en Melilla

Bajo la estética de este estilo diseñó la Casa Botella, el Café California y el Edificio Nieto 2, pero su obra más importante dentro de esta corriente fue el Palacio de la Asamblea, construido entre 1940 y 1947.

El edificio destaca por su fachada principal de forma cóncava que se adapta a la plaza
, con la simetría coronada por dos torres.

El responsable de este despliegue tiene nombre y apellido: el arquitecto Enrique Nieto, quien introdujo las técnicas y el arte del modernismo y realizó un gran número de obras para cambiar la estética de la ciudad.
Casa Enrique Nieto, ya en estilo art decó. Foto Wikipedia

Este recorrido puede cerrar con otra obra cumbre de Nieto, ya fuera del modernismo y el el art decó, que es la Mezquita Central, diseñada en la estética neoárabe.

Sus dos plantas son rematadas por una cúpula bulbosa, con detalles como frisos de los que emergen almenas escalonadas; una interesante muestra de integración de estilos que corresponde con la historia de Melilla, una ciudad española que nació y crece bajo la mezcla de culturas.

a.
Ahora en portada