Cómo el Panteón de Roma se convierte en una fascinante (y gigantesca) cámara oscura

Un minúsculo orificio en la cúpula del Panteón de Agripa convertirá a este monumento de la antigua Roma en un espectáculo visual donde las imágenes se presentan invertidas

La cámara oscura es un instrumento óptico que se conoce desde el Renacimiento, aunque desde la antigua Grecia ya había referencias de esta técnica.

Es un principio muy simple: si en una habitación oscura se deja una pequeña rendija para que pase la luz, esta proyectará una imagen invertida del exterior.

Esa es la razón por la que las cámaras de fotos se llaman así: la luz entra por el diafragma, y la imagen queda registrada en la película (cuando se usaban carretes) y ahora en sensores digitales.

Corte del Panteón para el proyecto. Foto Cosimo Scotucci

La cámara oscura más grande del mundo

El arquitecto y artista visual italiano Cosimo Scotucci quiere usar al Panteón, uno de los monumentos más emblemáticos de Roma, como la cámara oscura más grande del mundo.

Este es el proyecto Inside Out, que parte de una pregunta que hace Scotucci: “¿Es posible subvertir la realidad convirtiendo la ciencia en ficción y viceversa?”.

Homenaje a la sociedad que resiste

La premisa es que el confinamiento fue la solución más acertada para frenar la expansión del coronavirus, aunque tuvo (y tiene) un alto coste económico, social y en la salud mental de la población mundial.

El espectáculo de la cámara oscura en el Panteón se presenta como una metáfora de que la realidad puede ser subvertida

Sin embargo, recuerda el arquitecto, la humanidad se ha podido adaptar a lo largo de su historia, y lo hará con la pandemia.

“Las medidas contra el coronavirus ha servido a muchas personas para encontrarse a sí mismos”, dijo.

Por ello la instalación Inside Out propone homenajear a la humanidad que lleva adelante estas restricciones con una instalación que visualice esta introspección.

El Panteón iluminado por nubes. foto Cosimo Scotucci

La imagen invertida

La cámara oscura, detalla, permite subvertir una realidad que todos dan por conocida en algo inesperado, pero de gran belleza.

Para ello el proyecto contempla instalar en la cúpula del panteón un disco de ocho metros de diámetro con un orificio de 12 milímetros en el centro.

Por este minúsculo agujero la luz pasará y proyectará una imagen del exterior, pero invertida.

Puede ser la luna, los colores cálidos del atardecer o una mañana cargada de neblina. Sea lo que sea, las paredes del panteón se verán tapizadas de una estética surrealista.

Así se vería una luna llena. Foto Cosimo Scotucci

Un monumento emblemático

El Panteón de Agripa es uno de los edificios de la antigua Roma mejor conservados. Fue terminado hacia el año 126, y 20 siglos después de su construcción su cúpula de hormigón sin armar es la más grande del mundo.

La cúpula del Panteón es la estructura de hormigón sin armar más grande del mundo

La altura hasta su cúspide y el diámetro del círculo interior miden, cada uno, 43 metros. Y en el óculo se encuentra una abertura hacia el cielo, donde Scotucci quiere colocar su estructura para esta performance que mezcla la arquitectura con la óptica y el homenaje a la sociedad.

a.
Ahora en portada