Nuevas obras maestras de arte urbano para descubrir en Lisboa

El arte urbano puede ser efímero. Por ello hay que apurarse a descubrir los murales y los gigantescos lienzos sobre paredes que pintan los artistas del spray en barrios de la capital portuguesa

Uno de los problemas del arte urbano es también una de sus ventajas: lo efímero de su existencia.

Muchas de las obras impresas en paredes luego son tapadas por otros artistas, una ley no escrita que todos los maestros del graffiti aceptan con resignación. O en ocasiones los muros son derribados para dar paso a nuevas obras.

Letras creadas por Bordalo II. Foto Jaime Silva - Flickr
Letras creadas por Bordalo II. Foto Jaime Silva – Flickr

Por ello cuando se realizan circuitos para descubrir creaciones siempre se encuentran novedades, explosiones de colores y motivos inéditas que hay que apurarse a contemplar antes de que pasen a mejor vida.

Lisboa crece con el arte urbano

Lisboa no es una excepción a esta regla. La capital de Portugal está ganando una importante reputación en el panorama del arte urbano, en parte gracias a acciones como la de la Galería de Arte Urbano, que hace 10 años exponen las creaciones de los nuevos valores de esta vertiente.

También gracias a los circuitos organizados por organizaciones estatales y operadores privados, donde cada tanto tienen que modificar el rumbo para descubrir nuevas obras.

Marvila Foto Jaime Silva - Flickr
Arte en edificios de Marvila. Foto Jaime Silva – Flickr

Lisboa presume de tener un patrimonio de más de 1.500 obras de arte urbano, que se pueden encontrar tanto en el centro histórico como en barrios periféricos.

Lisboa presume de tener un patrimonio de más de 1.500 obras de arte urbano

Barrio Alto, Entrecampos, Marvila, Loures, Parque das Naçoes y Barreiro presentan grandes murales y obras que trepan por edificios, una práctica que se extiende por las ciudades del área metropolitana.

Arte urbano en Amadora

Un ejemplo de esto es Amadora, un municipio vecino a Lisboa, donde el proyecto Conversas da rua (conversaciones callejeras) impregnó de color y vida a un centenar de paredes grises y anónimas.

pantonio en Amadora
Homenaje al cine y el teatro por Pantonio, en Amadora. Foto: Cultura de Amadora

En esta galería de arte al aire libre se pueden encontrar trabajos de Odeith con un homenaje al cine portugués; de Pantónio a las artes visuales (en la fachada de la Escuela Superior de Teatro y Cine); de Frederico Draw & Contra sobre la ilustración científica y de Altura Studio con una reflexión sobre el baile.

AkaCorleone, Vile y Smile son otros artistas que dejaron su huella en este barrio periférico.

Homenaje de Odeith al cine Foto Cultura de Amadora
Tributo de Odeith al cine portugués. Foto: Cultura de Amadora

La vida de colores de un barrio gris

Otro ejemplo de revitalización urbana es el del barrio de Quinta da Mocho, a pocos kilómetros del centro lisboeta.

Es un barrio de clase obrera e inmigrantes, sin atractivos y con pocos medios de transporte, pero que gracias al trabajo de los artistas se ha integrado al circuito turístico de la ciudad, donde unos 50 edificios con poco futuro cambiaron de estética con originales obras de arte.

Arte urbano de Astrograff en Quinta da Mocho Foto Jaime Silva - Flickr
Arte urbano de Astrograff en Quinta da Mocho. Foto Jaime Silva – Flickr

Aquí también dejó su talento el citado Pantónio, junto con Vhils, uno de los artistas más importantes del panorama local; además de Bordalo II y Mario Belem.

Entre las obras de gran formato se pueden ver el rostro del DJ Nervoso (por Vhils), la garza real de Bordalo II (donde además de la pintura creó una estructura de relieve con plásticos), el tributo a Bob Marley de Odeith y el bloque de edificios transformado en una gigantesca caja de cartón por MTO.

Arte urbano de MTO en Quinta da Mocho Foto Jaime Silva - Flickr
Un bloque de viviendas convertido en caja por MTO, en Quinta da Mocho. Foto Jaime Silva – Flickr

El mirador para mirar arte

Gracias al festival Inminente, importantes firmas del arte urbano han convertido al Panorámico de Montsanto, un antiguo mirador abandonado, en un gigantesco lienzo de esta expresión cultural.

Además del espray y el estarcido, los artistas urbanos también recurren al uso de plástico, telas y azulejos para sus creaciones

Ojos portugueses en el Mirador de Monsanto Foto Vitor Oliveira
Ojos portugueses en el Mirador de Monsanto Foto Vitor Oliveira

Allí se puede ver, recordando a la garza de Bordalo II, cómo los talentos locales y de otras latitudes recurren a materiales como telas, plásticos y los tradicionales azulejos para darle un toque innovador a sus creaciones.

Creaciones recomendadas

Los diversos tours permiten conocer obras maestras como los dibujos de mujeres del proyecto ‘A lata delas’ en la estación de trenes de Entrecampos, realizado por Tamara Alves, Margarida Fleming, Patrícia Mariano y Maria Imaginário; el gigantesco mural de ‘Rostros del muro azul’, a lo largo de la pared del Hospital psiquiátrico del centro de Lisboa (pintado por GAU) o el colorido y monumental Talud que Raf (Rui Ferreira) creó en la Rua Helena Vaz da Silva.

Talud la colorida creación de Raf Foto Raf
Talud la colorida creación de Raf. Foto Raf

Las fachadas laterales de edificios presentan obras de gran belleza como la escala cromática de Aguilón (por Felipe Pantone); el homenaje al fado de Third, en la Rua Maria Alice; los auriculares con una mariposa de Odeith en la Rua Dr. Teixeira Coelho y el tributo a Amália Rodrigues en el barrio de Amadora.

Por las calles de Marvila

Arte urbano en Marvila Foto Jaime Silva - Flickr
Arte urbano en Marvila. Foto Jaime Silva – Flickr

Y sin olvidar las creaciones en los bloques de viviendas de Marvila, como el florero de Ofrenda de Kruella D’Enfer; el rostro femenino de El respeto entre pueblos, de LS; la mujer con chaqueta de motivos blancos y negros de Medianeras, de Vanessa Galdeano y Anali Chanquia y los motivos abstractos de Familia (por Godmess) y Lugar (de Hazul).

a.
Ahora en portada