Las fascinantes bóvedas donde el Louvre guarda un tercio de su colección

En la localidad de Lens el museo del Louvre cuenta con un depósito y centro de restauración de 18.500 m2 abierto al público

El Louvre está en plena mudanza. No es que se vaya a ir del gigantesco edificio del corazón de París, sino que está trasladando gran parte del patrimonio guardado en sus depósitos al nuevo centro del norte de Francia, donde quedarán bien protegidos de cualquier tipo de catástrofe climática.

El famoso museo de arte cuenta con 250.000 obras resguardadas en 60 sitios, tanto en los subsuelos de su casa matriz como en otros puntos de Francia.

El Louvre está en plena mudanza. No es que se vaya a ir del gigantesco edificio del corazón de París, sino que está trasladando gran parte del patrimonio guardado en sus depósitos al nuevo centro del norte de Francia, donde quedarán bien protegidos de cualquier tipo de catástrofe climática.
El traslado terminará a mediados de 2021. Foto Louvre Lens

La mudanza

En los últimos meses una caravana de 141 camiones han descargado más de 100.000 artículos, entre cuadros, esculturas, grabados y objetos históricos (desde momias a prendedores renacentistas) para ser atesorados en el nuevo centro de Louvre-Lens.

Allí se encuentra un edificio de 18.500 metros cuadrados que emerge, como un bunker de defensa, en medio de un terreno de 40.000 metros cuadrados ubicado en la localidad de Lens, a 40 km de Lille.

El dilema de conservar miles de piezas

El edificio, que costó 60 millones de euros, busca poner punto final al problema de conservación del gigantesco museo, que exhibe 36.000 piezas de un patrimonio de 620.000 piezas.

El Louvre cuenta con un patrimonio de 620.000, de las que solo se exhiben 36.000 al público

El museo revitaliza la cultura del norte de Francia. Foto Musée du Louvre-Lens / Frédérique Lovino
El museo revitaliza la cultura del norte de Francia. Foto Musée du Louvre-Lens / Frédérique Lovino

Si bien los depósitos del museo en París han sido periódicamente reforzados, se teme que por la emergencia climática las crecidas del Sena puedan inundar las instalaciones, como sucedió en 1910 y como casi se repite en 2018, cuando el Louvre (así como el Orsay) tuvieron que cerrar sus puertas en prevención de males mayores.

Además de estar bien protegidos contra inundaciones, el nuevo centro fue diseñado con las condiciones de seguridad y temperatura óptimas para conservar obras de arte.

El Louvre está en plena mudanza. No es que se vaya a ir del gigantesco edificio del corazón de París, sino que está trasladando gran parte del patrimonio guardado en sus depósitos al nuevo centro del norte de Francia, donde quedarán bien protegidos de cualquier tipo de catástrofe climática.
Unas 200 obras están expuestas al público. Foto Louvre-Lens

El bunker del Louvre

Las obras se guardan en seis grandes espacios de tres a seis metros de alto que totalizan 9.600 metros cuadrados, divididos entre las secciones para obras de gran formato, las pinturas y marcos, obras pesadas y trabajos de formato pequeño. Este sector se encuentra en la parte trasera del edificio.

La otra mitad de la estructura, diseñada por el estudio británico Rogers Stirk Harbour + Partners, está concebida como un centro de restauración y estudio de primer orden, uno de los más grandes de Europa en su sector.

También cuenta con estudios fotográficos, laboratorios, espacios expositivos, cafetería, tienda de recuerdos y librerías.

El Louvre está en plena mudanza. No es que se vaya a ir del gigantesco edificio del corazón de París, sino que está trasladando gran parte del patrimonio guardado en sus depósitos al nuevo centro del norte de Francia, donde quedarán bien protegidos de cualquier tipo de catástrofe climática.
El edificio está rodeado de una estructura traslúcida. Foto Musée du Louvre-Lens / Hisao Suzuki.

Abierto al público

El centro Louvre-Lens cuenta con un centro interpretativo donde los visitantes aprenden no solo sobre arte sino también sobre las técnicas de conservación y cuidado de las piezas.

En la sala Galería del Tiempo, de 3.000 metros cuadrados, se despliegan 200 piezas que van desde el siglo IV a.C. hasta el XIX, una valiosa síntesis del catálogo del Louvre.

Arquitectura innovadora y sostenible

El frente y gran parte de los laterales del edificio presentan una mampara de cristal que permite un generoso paso de luz natural, mientras que su techo está revestido de vegetación, que ha crecido gracias a 5.000 semillas de 27 variedades plantadas en los últimos tres años.

Para mediados de este año los directivos del museo esperan haber terminado con el traslado de un tercio de todas sus obras al Louvre-Lens.

En la sala Galería del Tiempo, de 3.000 metros cuadrados, se despliegan 200 piezas que van desde el siglo IV a.C. hasta el XIX

El Louvre está en plena mudanza. No es que se vaya a ir del gigantesco edificio del corazón de París, sino que está trasladando gran parte del patrimonio guardado en sus depósitos al nuevo centro del norte de Francia, donde quedarán bien protegidos de cualquier tipo de catástrofe climática.
Galeria del Tiempo. Foto Mairie de Lens / Laurent Lamacz

En París quedará una buena parte del patrimonio, en bóvedas especialmente diseñadas, como las piezas arqueológicas más delicadas, o los manuscritos, dibujos y grabados que son demasiado frágiles para ser expuestos ante la luz natural.

a.
Ahora en portada