Los patios más bonitos de Córdoba también brillan en otoño

La Fiesta de los Patios finalmente se realizará en octubre. La explosión floral dará lugar a unas visitas donde primarán los aromas pero sin sacrificar la belleza ornamental

Córdoba quiere su revancha. La irrupción del coronavirus obligó a postergar la tradicional Fiesta de los Patios, que había sido programada para mayo.

Pero esta ciudad andaluza no va dejar que su celebración mas tradicional y colorida sea archivada este año, por lo que decidió organizarla para las semanas de 8 al 18 de octubre.

El turno de los aromas

Será una fiesta diferente, como ya fue anticipado por sus impulsores.

Esta vez no habrá premio para los participantes, un quiebre en una tradición de sana competitividad que se remonta a 1921.

Patio en el barrio del Alcázar Viejo. Foto: Fiesta de los Patios
Patio en el barrio del Alcázar Viejo. Foto: Fiesta de los Patios

Esta vez parece que habrá menos participantes: de los 50 patios particulares que entraban en liza se inscribieron unos 35.

Y el otoño no podrá desplegar la explosión de colores de los geranios y otras flores, pero sí dará la bienvenida a aromas únicos, como los que presentan los geranios, alhelíes, rosas, claveles y azahares.

Origen y tipos de patio

Los patios surgieron en la época musulmana, conocedores de cómo afrontar las elevadas temperaturas con la instalación de una fuente o aljibe en el centro de un espacio rodeado de abundante vegetación.

Patio en Maese Luis 22. Foto: Fiesta de los Patios
Patio en Maese Luis 22. Foto: Fiesta de los Patios

A grandes rasgos podemos encontrar dos tipos de patios: los de viviendas unifamiliares y los de casas de vecinos, que funcionaba como eje de gravedad geográfica y social de los residentes.

Los patios particulares se dividen entre los de viviendas unifamiliares y los de casas de vecinos, que funcionaban como centro de vida social

Estas eran grandes residencias de la aristocracia que fueron ocupadas por familias llegadas del entorno rural.

Las habitaciones se convirtieron en viviendas y el patio se transformó en el centro de la vida, donde se lavaba la ropa, recogía agua, en el que los niños jugaban y los adultos socializaban.

Patio en San Juan de Palomares 11. Foto: Fiesta de los Patios
Patio en San Juan de Palomares 11. Foto: Fiesta de los Patios

Más que identificarse a un barrio, sus ocupantes tenían un sentido de pertenencia más fuerte con su patio y comunidad de vecinos.

Dónde ver los patios

Quedan pocos ejemplares de estos últimos, pero ya sea en la fiesta programada para octubre o en el resto del año hay varios patios que se pueden visitar.

La mayoría se concentra en los barrios del centro histórico de Córdoba. Por ejemplo, en el barrio del Alcázar Viejo, rodeados entre las murallas, hay una media docena que se agrupan en las calles San Basilio y Martín de Roa.

Otros barrios en los que se pueden realizar rutas para conocer los patios son los de Regina-Realejo, Santa Marina, San Lorenzo y la Magdalena, en la Judería cercana a la Mezquita-Catedral y Santiago-San Pedro.

Cada patio es una explosión de color. Foto: Fiesta de los Patios
Cada patio es una explosión de color. Foto: Fiesta de los Patios

Establecer un listado de los más bonitos sería un acto de injusticia: cada uno de ellos se le parece pero ninguno es igual.

Las paredes encaladas, las macetas azules, rojas, verdes o negras dispuestas en una elegante simetría, la explosión floral combinada con enredaderas y madreselvas, los empedrados grises y los ladrillos terracotas son un despliegue visual que uno no se cansa de mirar. Ni de olfatear.

El Palacio de Viana

Pero si hay que elegir los que pueden ser más emblemáticos hay que destacar a los del Palacio de Viana, en el barrio de Santa Marina, que presenta nada menos que 12 patios.

Este conjunto del siglo XIV, de presencia austera, fue declarado Monumento histórico artístico nacional y Jardín artístico en 1981.

El Palacio de Viana cuenta con 12 patios. Foto: Palacio de Viana
El Palacio de Viana cuenta con 12 patios. Foto: Palacio de Viana

Esta pomposa denominación hace justicia a la belleza de sus espacios abiertos, como el elegante Patio de recibo, el pequeño Patio de los gatos o el De los naranjos.

Estan el de la Madama donde imperan los arbustos, el de Las Rejas abundante en geranios, el del Pozo con las madreselvas y buganvillas que rodean al aljibe y el colorido de La Cancela, entre otros.

El palacio, en sus dos plantas, bien vale una visita para conocer su rico patrimonio de arte decorativo, pinturas, azulejos y una biblioteca de 7.000 volúmenes.

Patio de los Naranjos, en el Palacio de Viana. Foto: Palacio de Viana
Patio de los Naranjos, en el Palacio de Viana. Foto: Palacio de Viana

El patio de los patios

Para conocer en profundidad la historia y el presente de este tradicional atractivo se sugiere pasar por el Centro de Interpretación de la Fiesta de los Patios.

Esta organización también ayuda a los vecinos que se preocupan por mantener el color y la belleza de sus patios interiores.

Sus cuatros salas están dedicadas a esta celebración y permiten conocer los ganadores en todas las décadas de concursos organizados.

El Patio de la Carmela, donde se encuentra el centro de interpretación de la Fiesta de los Patios, ganó 45 premios entre 1960 y 2009

El Patio de la Carmela. Foto: Fiesta de los Patios
El Patio de la Carmela. Foto: Fiesta de los Patios

El centro se encuentra en el Patio de la Carmela, uno de los grandes triunfadores con 45 premios recolectados entre los años 1960 y 2009.

La belleza andaluza

Típico ejemplo de patio de casa de vecinos, sus paredes blancas se contraponen con los marcos de madera, las rejas y el revestimiento de enchinado cordobés.

Hay macetas azules por doquier, ya sea en las barandillas superiores como en los escalones que conducen a la planta de arriba.

Un limonero impera entre los arriates con una gran diversidad de plantas, una explosión de verdes que se repite en cada uno de los rincones de Córdoba que abren la puerta a sus famosos secretos.

a.
Ahora en portada