Las noches de Oslo brillan de luces y colores

El festival Fjord Oslo presenta fascinantes esculturas de luces sobre el puerto de la capital noruega

Los festivales de luces, con proyecciones artísticas, son uno de los pocos eventos culturales que pueden esquivar las restricciones por el coronavirus.

Estos eventos brindan una maravillosa explosión de color, con puestas en escena con música y performances interactivas.

Así se ha visto en el barrio de Poblenou en Barcelona, en los canales de Ámsterdam, dentro de poco se volverá a disfrutar en Berlín, y para principios de noviembre, será el turno de Oslo.

Monad, la proyección sobre el agua de la artista Anastasia Isachsen. Foto Fjord Oslo
Monad, la proyección sobre el agua de la artista Anastasia Isachsen. Foto Fjord Oslo

El festival en el fiordo

La capital de Noruega acogerá la segunda edición del festival artístico de luces Fjord Oslo.

Como su nombre anticipa, el paseo costero de la ciudad será el balcón donde, desde el 6 al 8 de noviembre se desplegarán una docena de esculturas lumínicas realizadas por artistas de todo el mundo.

Las zonas del puerto, como el animado barrio de Aker Brygge, serán los balcones para contemplar la docena de obras de arte lumínicas

Los sitios donde se podrá ver este despliegue artístico son el paseo costero de Akershusstranda, la plaza del Ayuntamiento (Rådhusplassen) y la atractiva zona de Aker Brygge, el puerto viejo transformado en un despliegue de restaurantes, terrazas y bares de estética moderna.

'Luna', donde unos artistas sacan a pasear a una Luna luminosa. Foto: Fjord Oslo
‘Luna’, donde unos artistas sacan a pasear a una Luna luminosa. Foto: Fjord Oslo

A diferencia de otros festivales en el mundo, Fjord Oslo no auspiciará la venta de comidas y bebidas en chiringuitos montados para el evento: como parte de su política sostenible insta a que los visitantes consuman en los locales de los barrios portuarios de la ciudad.

Reflexión sobre el impacto ambiental

El leit motiv de este año es el Antropoceno, o sea el impacto del hombre en la naturaleza.

La zona portuaria de Oslo es el balcón donde se verán, con la distancia de seguridad necesaria, las obras de arte lumínico

A través de esculturas, proyecciones, mapping y otras técnicas con la luz como hilo conductor se propone reflexionar sobre el daño que la civilización está causando en el medio ambiente.

Luna privada una de las obras presentadas en la ultima edición Foto Fjord Oslo
‘Luna privada,’ una de las obras presentadas en la última edición. Foto: Fjord Oslo

Qué se podrá ver en el festival

Entre las obras que se podrán ver se encuentra Gaia, del británico Luke Jerram, que consiste en elevar un globo terráqueo de siete metros de diámetro a varios metros del suelo, revestido de fotografías de alta definición realizadas por la NASA.

Si hay una Tierra, también habrá una Luna. Así se llama la obra de Acorn Studio, cuyos miembros estarán paseando en bicicleta por Akker Brygge con una escultura luminosa del satélite. Cualquiera puede detener al artista y sostener a la esfera hiperrealista en sus manos.

Anastasia Isachsen, cofundadora del festival, presentará Monad, una videoproyección sobre el agua donde diversas formas de la naturaleza, como las galaxias, adquieren varias formas geométricas y simbólicas.

a.
Ahora en portada