La meca del bacalao está en Lisboa

Lisboa inaugura un museo dedicado a la historia de la pesca del bacalao, donde se pueden degustar diversas presentaciones de este manjar

Si se visita Lisboa hay que probar el bacalao. Sin dudarlo. La tradición lusitana en torno a esta especie va más allá de la experiencia gastronómica, es parte de su historia y de su evolución como pueblo marinero, que llevó a sus pescadores a alejarse por las agitadas aguas del Atlántico Norte hacia lo desconocido, hasta llegar a las costas de Canadá.

El nuevo museo

Para conocer mejor la historia, y de paso probar nuevas creaciones elaboradas con el famoso pescado se puede visitar el flamante Centro de interpretación de la historia del bacalao, que abrió sus puertas en la Plaza del Comercio, en pleno centro histórico de Lisboa.

El nuevo museo está frente a la Plaza del Comercio. Foto: Centro de interpretación de la historia del bacalao

El primer piso del museo está dedicado a la historia de la pesca del bacalao y el segundo se centra en la faceta gastronómica

En los dos pisos del nuevo centro se pueden conocer cómo la explotación pesquera de del bacalao impulsó a los navegantes a buscar nuevos rumbos, a bordo de las pequeñas embarcaciones conocidas como dóris que sorteaban marejadas y días de calma chicha para buscar los caladeros más rendidores en el océano.

[Vuelos a Lisboa]

La historia portuguesa en torno al bacalao

La primera planta está dedicada al mar y su historia, y la segunda se concentra en la faceta gastronómica del bacalao.

El momento de conocer la historia gastronómica. Foto: Centro de interpretación de la historia del bacalao
El momento de conocer la historia gastronómica. Foto: Centro de interpretación de la historia del bacalao

La pesca de este animal se relaciona con el posible descubrimiento de la isla canadiense de Terranova, desde que el explorador portugués João Vaz Corte-Real llegó a unas tierras que bautizó como Tierra Nueva del Bacalao en 1472.

En la sala A Saga se detalla cómo era la pesca en el Atlántico Norte y de qué manera se realizaba en paralelo a los viajes de exploración del Nuevo Mundo entre los siglos XVI y XVII.

Allí se pueden ver diversos objetos de la colección del Museo Marítimo de Ílhavo, que se utilizaban en esta actividad.

La pesca iba de la mano con los viajes de exploración de Portugal. Foto: Centro de interpretación de la historia del bacalao
La pesca iba de la mano con los viajes de exploración de Portugal. Foto: Centro de interpretación de la historia del bacalao
[Hoteles en Lisboa]

Sentir la furia del Atlántico

Para conocer más en profundidad cómo era la dura vida en alta mar, durante meses de navegando y faneando, hay que pasar por la sala O Adeus, donde gracias a tecnologías interactivas se puede sentir la soledad de los marineros en la fragilidad de las dóris, agitadas por las olas como si fueran canicas en manos gigantescas.

Durante la Segunda Guerra los barcos se pintaron de blanco para evitar ser hundidos por error por barcos o submarinos

Un apartado interesante es la historia de la Frota Blanca: durante la Segunda Guerra Mundial, gracias a la neutralidad de Portugal los barcos pesqueros podían lanzarse a los caladeros. Pero eran viajes llenos de riesgos, expuestos a ser blanco de cañones y torpedos por error.

La experiencia de sentir la furia del mar. Foto: Centro de interpretación de la historia del bacalao
La experiencia de sentir la furia del mar. Foto: Centro de interpretación de la historia del bacalao

Para evitar fatídicas confusiones las barcas se pintaron de blanco y pudieron sortear el peligro, según se escucha de los testimonios de marineros.

La pesca también fue una herramienta de manipulación, como se ve en la sección Propaganda, que muestra cómo la dictadura del Nuevo Estado (1933-1974) difundía la pesca y el consumo de bacalao con objetivos políticos.

Degustar el bacalao

Cuando se sube a la primera planta es posible participar de una cata virtual para conocer cómo este pescado influyó en la gastronomía portuguesa, y se expandió a su cultura y sociología.

En Bacalahau 20.20 se exploran las nuevas tendencias culinarias con su carne y las novedades en torno a la pesca sostenible y el futuro de la actividad.

Sala sobre la Flota Blanca. Foto: Centro de interpretación de la historia del bacalao
Sala sobre la Flota Blanca. Foto: Centro de interpretación de la historia del bacalao

También hay varias experiencias interactivas como el desafío de crear nuevas recetas con este producto, fotografiarse en las tradicionales embarcaciones o sentir la textura de la carne de este pescado.

En el Terra Nova es posible probar nuevas preparaciones del bacalao. Foto: Centro de interpretación de la historia del bacalao

La pasión por el mar

Como en todo museo, en la tienda de recuerdos se puede comprar diferentes preparaciones de empresas especializadas en el bacalao de Islandia y Noruega.

La experiencia gastronómica sigue a nivel de calle, porque el museo ocupa el espacio Torreão Nascente do Terreiro do Paço, en que se pueden comprar cortes de este pescado y probar diferentes bocadillos.

Bacalaos y otros recuerdos para llevar. Foto: Centro de interpretación de la historia del bacalao

Y a un lado está el restaurante Terra Nova, un local gastronómico cuyo menú gira, obviamente, en torno al bacalao. Una comida ahí es la mejor manera de comprender por qué el pueblo portugués consume el 20% de todas las capturas de este pescado en el mundo.

a.
Ahora en portada