La magia de la librería más original de Venecia

La Librería Acqua Alta hizo de las tragedias un motivo de esperanza, al adaptar su decoración a las periódicas inundaciones

Las librerías de viejo siempre fascinan, templos paganos de las letras donde cientos de libros se amontonan muchas veces sin un orden preciso, laberintos que invitan a ser explorados aunque no se sepa muy bien qué santo grial se va a encontrar entre los viejos tomos.

Uno de los locales más atractivos de este tipo que se pueden descubrir es la Librería Acqua Alta de Venecia, un pequeño comercio de dos plantas donde apenas se puede transitar por los cientos y cientos de volúmenes que se elevan como un valle de papel, sostenidos sobre otros libros que fueron devorados por el agua.

Frente a las inundaciones

Esta disposición no es caprichosa: toda la librería está diseñada para resistir las periódicas inundaciones que paralizan la vida de la ciudad de los canales.

La librería es un laberinto de libros, muchos de ellos pilares de otros volúmenes. Foto: Librería Acqua Alta
La librería es un laberinto de libros, muchos de ellos pilares de otros volúmenes. Foto: Librería Acqua Alta

En el interior de la librería los libros se acumulan en el interior de una góndola y en bañeras, una solución para escapar de los daños de las crecidas de la laguna

Ya su nombre es una declaración de principios. Luigi Frizzo abrió el comercio en el 2004 y se convirtió en un atractivo turístico.

Un viaje cargado de nostalgia

A la Acqua Alta se accede por dos entradas: en la Calle Lunga Santa Maria Formosa, frente a la pequeña plaza Campiello del Tintor; o por una puerta debajo de un medallón del león de San Marcos, en la pequeña Calle Pinelli.

En el interior el aroma a papel y humedad abraza a los visitantes. Para algunos es incómodo, para muchos es la nostalgia que recuerda a bibliotecas de barrios, a librerías polvorientas de Madrid, París o México y a exploraciones infantiles en casas de los abuelos.

Los anaqueles son un refugio para gatos. Foto: Librería Acqua Alta
Los anaqueles son un refugio para gatos. Foto: Librería Acqua Alta

La casa de papel

La primera planta está dedicada a Venecia, con un amplio catálogo de obras literarias, guías turísticas, tratados de arquitectura, historia y arte. En su mayoría son libros en italiano, claro, pero también se encuentran trabajos en inglés, alemán e incluso castellano.

La planta inferior, que tiene salida directa al canal, concentra toda clase de libros, desde cómics a ensayos de filosofía, pasando por novelas o pesados volúmenes de medicina.

Las escaleras que conducen a una terraza exterior están construidas sobre enciclopedias y grandes volúmenes que fueron afectados por el agua

Si uno realmente tiene intención de comprar, lo más práctico es pedir asesoramiento a los libreros, expertos en saber dónde está cada cosa en este laberinto de papel y ladrillos.

La salida de emergencia conduce al canal. Foto: Librería Acqua Alta
La salida de emergencia conduce al canal. Foto: Librería Acqua Alta

Libros en una góndola y en bañeras

Lo que llama la atención es que muchos libros están acumulados como torres en el interior de una góndola, en varias bañeras y en el casco de otras embarcaciones.

Esta es la solución que encontró Frizzo para evitar que el periódico castigo acuático arruine a sus existencias.

Pero en ocasiones la naturaleza es más agresiva de lo que se espera, como sucedió con la crecida de las aguas de noviembre, en que el nivel de la laguna subió a los 160 centímetros.

Muchos ejemplares nuevos y antiguos de la famosa librería quedaron arruinados. Pero su dueño no se dio por vencido y sigue adelante, ahora remando frente a las aguas turbulentas del coronavirus que la pasada primavera ha convertido a Venecia en lo más cercano a un pueblo fantasma.

La góndola donde se acumulan libros. Foto: Librería Acqua Alta
La góndola donde se acumulan libros. Foto: Librería Acqua Alta

Hasta en escaleras

Esas obras que se convirtieron en un manojo de papel húmedo pasaron a formar parte del edificio. O sea: una pequeña salida conduce a un patio, donde una escalera construida sobre pesados volúmenes de enciclopedias y libros de gran formato lleva hasta el exterior.

Y si se cree que uno dejará media pierna hundida entre tapas duras y lomos, que pruebe a salir por esta vía: verá que la ingeniosa escalera resiste.

Acqua Alta suele ser hogar de gatos del barrio de Castello que buscan refugio, lo que le da un aire más romántico a esta librería, sin duda una de las más singulares del mundo.

a.
Ahora en portada