La biblioteca más antigua de Barcelona abre sus puertas

La Biblioteca Arús es un viaje en el tiempo, con sus globos terráqueos, sus anaqueles de madera y su fondo especializado en movimientos sociales. Tras su 125 años de historia despliega su encanto

Es una pequeña joya modernista, con una decoración llena de símbolos que recuerdan a los ideales de la masonería. Es la Biblioteca Pública Arús, la más antigua de Barcelona, que abre sus puertas con una exposición que recorre sus 125 años de historia.

Los festejos consistirán en una muestra titulada “Ciento veinticinco años al servicio del pueblo”, que se organiza en la elegante sala de exposiciones; y una serie de conferencias sobre su fundador, así como del impacto de la biblioteca en la cultura de la ciudad, el feminismo en el siglo XIX y las personalidades que continuaron con el legado de la institución.

Sala de música. Foto Barcelona Film Comission
La sala de música. Foto Barcelona Film Comission

Por las restricciones frente a la pandemia estas conferencias quedaron suspendidas, pero el calendario de actividades se extenderá hasta el 25 de marzo, por lo que se espera que retome su calendario cuanto antes.

La filantropía de Arús

La creación de la biblioteca fue gracias a Rosend Arús i Arderiu, un empresario teatral y filántropo muy vinculado a la masonería; habitual colaborador de medios intelectuales y profundamente anticlerical.

Los pasillos, ficheros, los libros en anaqueles protegidos por mallas metálicas, la farola de la entrada y las lámparas de bronce son detalles de una exquisita decoración modernista

Cuando murió en 1891 dispuso que su fortuna, su casa del Paseo Sant Joan y su colección de 24.000 libros fueran destinadas a una biblioteca que permitiera que todas las clases sociales puedan acceder al conocimiento y progresar socialmente.

Sala de lectura Biblioteca-Arús-Foto-Cases-singulars
La sala de lectura. Foto: Cases singulars

La visita a la biblioteca

Así se construyó esta biblioteca, cuya visita es como viajar en el tiempo. Los trabajos de ebanistería, los anaqueles revestidos con malla metálica, las mesas de mármol, las baldosas blancas y los detalles decorativos en bronce de sus lámparas y molduras son motivos que justifican un paseo silencioso por sus salas.

Si bien es una biblioteca pública, no forma parte de la red de establecimientos del Ayuntamiento de Barcelona; por lo que sus visitas se restringen a investigadores y estudiantes interesados en los movimientos sociales de los siglos XIX y XX.

Sala de conferencias Foto Barcelona Film Comission
La biblioteca conserva 24.000 libros de su fundador. Foto Barcelona Film Comission

Especializada en movimientos sociales

El fondo bibliográfico inicial se fue ampliando con las décadas hasta llegar al actual patrimonio de 75.000 obras, centradas en temas de sociología, historia del movimiento obrero, ensayos políticos, feminismo y sindicalismo.

Pero también se conservan las obras legadas por Arús, que abarcaban desde la filosofía al arte, pasando por la geografía, la historia y la biología.

Un apartado especial merece la colección de obras de historia y análisis de la masonería, con más de 160 libros y estudios.

Biblioteca Arús Foto Ayuntamiento de Barcelona
Los detalles modernistas mantienen su elegancia. Foto Ayuntamiento de Barcelona

Recuerdos modernistas

En la escalinata recibe una copia de la Estatua de la Libertad, pero con algunos detalles diferentes respecto a la escultura de Nueva York como una cadenas rotas en los pies y una antorcha transformada en una luz siempre encendida.

El fondo bibliográfico de 24.000 libros de Arús se extendió a las actuales 75.000 obras

La sala de lectura mantiene la decoración original, donde en los plafones del techo se leen los nombres de personajes célebres de la historia, desde Moisés y Mahoma a Darwin.

La sala de exposiciones, con una lámpara de bronce de estética modernista, es donde se suelen organizar muestras sobre los libros de la colección, y allí es donde se presenta la actual muestra sobre la historia de la institución y la vida de Arús.

Su Sala de Música conserva el piano de tecla y el armónium donde los estudiantes y aficionados podían practicar con sus partituras, informa Cases Singulars.

Un detalle que puede sorprender a los visitantes es el rincón dedicado a Sherlock Holmes. La colección, creada por Joan Proubasta, cuenta con un patrimonio de 6.000 libros, además de 2.000 cómics, juegos, marionetas y otros productos relacionados con el famoso investigador creado por Arthur Conan Doyle.

a.
Ahora en portada