Estos son los edificios más impactantes de Badajoz

Entre las calles del barrio antiguo de Badajoz se presentan una veintena de palacios y edificios construidos en los últimos cinco siglos, con estilos que van desde el mudéjar al modernista

Basta detenerse en algún punto del centro histórico de Badajoz, mirar hacia algún ángulo y seguro que se encontrará con un edificio de gran valor histórico.

La belleza de la Plaza Alta. Foto Stephen Colebourne | Flickr

Basta detenerse en algún punto del centro histórico de Badajoz, mirar hacia algún ángulo y seguro que se encontrará con un edificio de gran valor histórico.

Esta ciudad de Extremadura presenta un interesante catálogo de casas, palacios, iglesias y plazas que es un viaje a cinco siglos de arquitectura.

Allí se ve cómo el modernismo de la burguesía local convive con conventos medievales, las casas de la herencia de Al-Ándalus están a pocos metros de plazas donde la vida social sigue presente.

Basta detenerse en algún punto del centro histórico de Badajoz, mirar hacia algún ángulo y seguro que se encontrará con un edificio de gran valor histórico.
Las Casas Consistoirales. Foto Stephen Colebourne Flickr

La ruta de los edificios emblemáticos de Badajoz

Para poder descubrir los 20 edificios más emblemáticos hay una ruta que comienza en la Oficina de Turismo de las Casas Mudéjares (Plaza de San José, 18).

Precisamente estas son las viviendas más antiguas de la ciudad, con pórticos visigodos y patios que recuerdan a los años de la dominación árabe.

Estas casas porticadas forman parte del entorno de la Plaza de San José, situada junto a la puerta principal de la antigua villa, la del Capitel.

Basta detenerse en algún punto del centro histórico de Badajoz, mirar hacia algún ángulo y seguro que se encontrará con un edificio de gran valor histórico.
Palacio de los Figueroa. Foto Stephen Colebourne Flickr

También vale la pena ver las Antiguas Casas Consistoriales, del siglo XVI, cuando se permitieron construir viviendas junto a la muralla. Con arcos mudéjar, son una de las protagonistas de la Plaza Alta.

Junto a la Plaza de San José se encuentran varias viviendas porticadas, las más antiguas de la ciudad, como las Casas Mudéjares o las Consistoriales

Este espacio, que en la Edad Media fue zoco primero y mercado después, estaba la judería de Badajoz. Recorrerla es un viaje al pasado.

Palacios y grandes residencias de Badajoz

A pocos pasos está la imponente figura del Palacio de los Figueroa, construida en el siglo XV; que de ser residencia particular pasó a almacén de artillería en el siglo XVII y en el siguiente se reconvirtió en cuartel militar.

Otra residencia que hay que visitar es la Casa de Morales, que data del siglo XVII. Tuvo una vida como cuartel en la Guerra de Restauración de Portugal, y actualmente es sede del Museo de la Ciudad; un paso imprescindible para conocer la historia de la villa.

Basta detenerse en algún punto del centro histórico de Badajoz, mirar hacia algún ángulo y seguro que se encontrará con un edificio de gran valor histórico.
Detalle de La Giralda. Foto Xavi Llunell | Flickr

Los más bonitos edificios modernistas de Badajoz

En la entrada de este museo se despliega la Plaza de Santa María, de reciente creación; aunque más encanto presenta la cercana Plaza de la Soledad. En su entorno y en calles vecinas se pueden ver edificios del primer tercio del siglo XX que son una amalgama de estilos, como La Giralda (de estética historicista neo-mudéjar), Las Tres Campanas (que presenta un hermoso mobiliario interior y el primer ascensor de la ciudad), la Casa Ramallo (con una densa decoración modernista de motivos vegetales) y la Casa Álvarez (también de factura modernista).

Un poco más lejos está el antiguo Mercado de Santa Ana, de 1937, que a pesar de haber sido construido en hormigón armado sorprende su ligereza gracias al estilo art decó que le imprimió el arquitecto Rodolfo Martínez. Actualmente funciona como biblioteca pública.

Basta detenerse en algún punto del centro histórico de Badajoz, mirar hacia algún ángulo y seguro que se encontrará con un edificio de gran valor histórico.
Detalle del edificio Las Tres Campanas. Foto Alexfo.com – Turismo de Extremadura

Plaza de España, el eje de Badajoz

El eje de la ciudad a lo largo de su historia es la Plaza de España, flanqueada por la Catedral y el Palacio Municipal.

Alrededor de la Plaza de la Soledad se concentran numerosos edificios de estética modernista e historicista, construidos a principios del siglo XX

Este último edificio, de 1852, heredó la estructura levantada en 1799, donde destaca con su fachada clasicista de color amarillo. Cuando se lo visite, hay que detenerse a ver la rica decoración del Salón de Plenos.

A un lado de la plaza se levanta la Casa Álvarez Buiza. Actualmente sede del Colegio de Aparejadores, es uno de los mejores edificios de estilo regionalista andaluz de Extremadura, con sus grandes ventanas en la fachada y la abundancia de detalles en ladrillo visto, azulejos vidriados y rejerías.

Basta detenerse en algún punto del centro histórico de Badajoz, mirar hacia algún ángulo y seguro que se encontrará con un edificio de gran valor histórico.
Palacio Municipal de Badajoz. Foto Wikipedia

La sorprendente Plaza Cervantes

A espaldas de este solar histórico está la agradable Plaza Cervantes, que sorprende al visitante con su adoquinado de tradición portuguesa con motivos geométricos. Rodeando el espacio, coronado por una escultura de Zurbarán, hay varias fachadas para contemplar de edificios de estilo ecléctico como el Hotel Cervantes o la Casa Puebla.

Esta llama la atención por su contundente decoración, donde se presenta la tradición histórica hispana como se ve en los balcones y otros detalles de estilo regionalista.

Basta detenerse en algún punto del centro histórico de Badajoz, mirar hacia algún ángulo y seguro que se encontrará con un edificio de gran valor histórico.
Palacio de los Congresos. Foto Turismo de Extremadura

Si se desvía unos minutos por la Ronda del Pilar, que sigue el trazado de la antigua muralla, se llega a un espacio que ocupaba la plaza de toros; trama circular que fue aprovechada para crear el moderno Palacio de los Congresos, de 2006, en que los arquitectos José Selgas y Lucía Cano recurrieron a materiales sintéticos susceptibles de ser retro-iluminados, tanto en el interior como en el anillo de cierre exterior.

Huellas históricas de Badajoz

De vuelta al dédalo de callejuelas del centro histórico de Badajoz, en la Plaza de San Antón, hay que ver cómo el modernismo fue capaz de dejar su huella hasta en un taller y aparcamiento como en el Garaje Pla.

Basta detenerse en algún punto del centro histórico de Badajoz, mirar hacia algún ángulo y seguro que se encontrará con un edificio de gran valor histórico.
Detalle de uno de los bancos del Paseo de San Francisco. Foto Alexfo.com – Turismo de Extremadura

Muy cerca está el Hospital de San Sebastián, que data de 1774 y fue construido en un elegante estilo clásico.

El espacio abierto del antiguo convento homónimo fue reconvertido en 1894 en el Paseo de San Francisco, donde hay que caminar sin prisas para descubrir el quiosco de la Música, los de prensa y los elegantes bancos con azulejos vidriados que recrean diferentes episodios históricos, una manera amena de seguir conociendo el pasado de Badajoz.

a.
Ahora en portada