Cinco paseos para descubrir la pasión de Lyon por el cine

La ciudad que vio nacer el invento de los hermanos Lumiére cuenta con varios puntos clave para los amantes del cine y su historia

Hollywood puede ser la meca del cine, pero su cuna es Lyon, la ciudad francesa donde los hermanos Lumière inventaron el cinematógrafo, y en que se rodó la primer película (bueno, en realidad era una escena) de la historia.

La visita a su residencia familiar es uno de los puntos destacados del circuito que permite comprender la pasión de esta metrópolis por el cine, un legado que se ramifica por museos, festivales y salas cargadas de historia.

Casa-Museo Lumière

Aquí empezó todo. El primer punto del recorrido es en la Villa Lumière, la fastuosa residencia donde los hermanos Auguste y Louis vivieron con su familia.

Las cuatro plantas de la residencia de estilo art-decó fueron transformadas en un museo que excede la vida y obra de estos inventores, ya que además del primer cinematógrafo allí también se presentan dispositivos como el quinetoscopio que Thomas Alva Edison diseñó como un antecesor del proyector de cine.

O el cronofotógrafo de Demenÿ y Gaumont, otro invento que a fines del siglo XIX fomentó el nacimiento del cine.

Muro de los cineastas, al lado del Instituto Lumière
Muro de los cineastas, al lado del Instituto Lumière

También hay que visitar El Hangar, una filial del Instituto Lumière instalado en el mismo lugar donde los hermanos filmaron la Salida de la fábrica, la escena que se considera como la piedra fundacional del cine.

Cada 19 de marzo, el Instituto Lumière organiza una representación de la famosa toma, donde todo el mundo va vestido de época para reproducir, con la mayor fidelidad posible, ese momento histórico.

Interior del Museo Lumière
Interior del Museo Lumière

A un lado de El Hangar se despliega el Muro de los Cineastas, donde cada director y actor que visitó este museo fue homenajeado con una placa. Es como el paseo del Teatro Chino de Los Ángeles, pero en vertical.

Museo de las Miniaturas y el Cine

Antes de la llegada del CGI y otros trucos de ordenador los efectos especiales eran un trabajo de artesanía. De hecho, en ocasiones las máscaras de látex y maquetas son más fieles que cualquier escena generada por teclados y pantallas.

Muñeco del gremlin Gizmo. Foto Museo de las Miniaturas y el cine
Muñeco del gremlin Gizmo. Foto Museo de las Miniaturas y el cine

Sobre eso se aprende en el Museo de las Miniaturas y el Cine, un viaje por los efectos especiales fuera de las técnicas digitales.

El Museo de las Miniaturas y el Cine expone maquetas, decorados y prótesis de 200 películas

En sus 12 salas de exposición se exponen material y atrezzo de 200 películas, entre prótesis, maquillajes, decorados, miniaturas y vehículos creados en la imaginación de los directores.

Maqueta de biblioteca. Foto Museo de las Miniaturas y el cine
Maqueta de biblioteca. Foto Museo de las Miniaturas y el cine

Entre los objetos en exposición se encuentran uno de los gorilas de El Planeta de los Simios, una maqueta de Nostromo, la nave de Alien, el octavo pasajero; el tricetratops enfermo de Parque Jurásico, la prótesis que convirtió a Robin Williams en la Señorita Doubtfire; los trajes de Batman, Robocop y el Hombre Araña; y una gran cantidad de maquetas que recrean museos, restaurantes, granjas y teatros.

El cine en las paredes

Lyon tiene una larga tradición de trampantojos, esa técnica que decora fachadas laterales de edificios con imágenes que juegan con la perspectiva y el sombreado.

Mural-en-homenaje-al-cine-de-Lyon
Mural en homenaje al cine de Lyon

Muchos de estos dibujos, un antecedente del moderno arte urbano, son una galería de personajes célebres.

En el caso de Lyon no podían faltar famosos como Charles Chaplin. El legendario actor inglés aparece en un muro ubicado en la calle que lleva su nombre en la vecina ciudad de Villeurbanne, donde se lo representa en 23 pasos de baile rodeado por un carrete de película.

En el Fresco de los lioneses, donde se agrupan una treintena de personalidades históricas de la ciudad, se puede descubrir a los hermanos Lumière, que en uno de los balcones falsos de la primera planta están proyectando una película.

Muro Chaplin Villeurbane
Muro en homenaje a Charles Chaplin en Villeurbane

Para verlo hay que dirigirse al cruce de la calle De la Martinière y el quai de Saint Vincent, en el distrito I.

Otro mural representa, a tamaño natural, la entrada a un cine de la ciudad, con sus carteles de películas en la parte superior. A un lado, en blanco y negro, hay una simulación de la primera escena del cine.

Théâtre Comédie Odéon

Con más de un siglo a cuestas, la historia del séptimo arte también pasa por el Théâtre Comédie Odéon, el primer cine permanente de la ciudad.

Theatre-Comedie-Odeon Foto Dennis Svartz
El histórico Théâtre Comédie Odéon. Foto Dennis Svartz

Abierto en 1908 como Pathé Grolée, fue cambiando de mano en mano con diversa suerte, hasta que en 2009 cerró sus puertas.

El Théâtre Comédie Odéon conserva su elegante tapizado rojo en los sillones y en el terciopelo del escenario

Por suerte a los pocos años resurgió de su ostracismo y volvió con su nombre actual, reconvertido en una sala de espectáculos de teatro y variedades.

De sus años en que solo se proyectaban películas queda su exquisita decoración de sillones y telones en terciopelo rojo, tan elegantes como los balcones originales.

Cine Duchère

Si el Odéon es el símbolo de la historia, el Cine Duchère es la representación del futuro.

Cine Duchère Foto Constance Dive Turismo de Lyon
Cine Duchère. Foto Constance Dive – Turismo de Lyon

En el distrito IX de esta ciudad, es una sala especializada en el cine de autor y ensayos. Ya su estructura vale la pena una visita, al estar en una antigua iglesia con parte de su estructura enterrada, con un tramo que sobresale como si fuera una flecha de hormigón que apunta al cielo.

Este es uno de los cines que cada año participan del Festival Lumière, que en esta última edición se organizó entre el 10 y 18 de octubre; y es uno de los sitios que cambian de estética cuando en diciembre Lyon explota de color en el Festival de las Luces.

a.
Ahora en portada