Burbujas aromáticas: la nueva sensación del arte inmersivo

En la Royal Academy de Londres se presenta un innovador espectáculo donde unos árboles de fantasía desprenden burbujas que arrojan aromas propios de los bosques

La mayoría de las muestras de arte inmersivo permiten jugar con efectos de luces y sonidos, en donde el visitante interactúa modelando paisajes y figuras con proyecciones, ilustraciones animadas y juegos de espejos.

Las esferas invitan a sentir los aromas del bosque. Foto Facundo Arrizabalaga-EFE

La mayoría de las muestras de arte inmersivo permiten jugar con efectos de luces y sonidos, en donde el visitante interactúa modelando paisajes y figuras con proyecciones, ilustraciones animadas y juegos de espejos.

Pero hay una instalación que avanza un paso en la experiencia con los sentidos y propone jugar con el olfato.

Que haya una interacción entre el arte y este sentido no es nueva, pero sí llama la atención su conjunción con las nuevas tecnologías y inteligencia artificial, como se puede ver en una nueva muestra en Londres.

La mayoría de las muestras de arte inmersivo permiten jugar con efectos de luces y sonidos, en donde el visitante interactúa modelando paisajes y figuras con proyecciones, ilustraciones animadas y juegos de espejos.
Las burbujas ya habían sido presentadas en el espectáculo ‘New Spring’. Foto AA Murakami

El aroma de los bosques llega a Londres

Silent Fall (Otoño silencioso) es una performance creada por el dúo artístico AA Murakami que se podrá ver desde este 12 de octubre hasta el 11 de noviembre.

Las burbujas, al poco de tocarlas, desprenden una niebla con aromas tan diferentes como el agradable pino y el chocante moho

En un espacio oscuro surgen las figuras de 10 árboles, luminosos y de formas extrañas. Lo interesante viene a los pocos segundos, cuando desde los orificios que se encuentran en sus ramas surgen burbujas, tan lentamente como las gotas que caen de un grifo.

Aromas agradables…y otros que causan rechazo

El visitante puede tomarlas con unos guantes especiales, sentir su extraña textura, y estar preparado para lo que viene: en un momento indeterminado la burbuja estalla en una ligera niebla y despliega algunos de los cinco aromas que remiten a un ambiente boscoso: pino, pachulí, musgo de roble, almizcle o moho.

La mayoría de las muestras de arte inmersivo permiten jugar con efectos de luces y sonidos, en donde el visitante interactúa modelando paisajes y figuras con proyecciones, ilustraciones animadas y juegos de espejos.
Una muestra donde el visitante interactúa con la obra. Foto Facundo Arrizabalaga-EFE

Quizás muchos visitantes sientan algo de rechazo o incluso repulsión a estos dos últimos, pero lo que buscan el colectivo de AA Murakami es recordar que en un bosque no todos los aromas son agradables. O dicho de otra forma: a la naturaleza no le importa nuestros sentimientos.

La muestra, en la Royal Academy, busca concienciar sobre la fragilidad de los bosques a través del sentido del olfato

Durante 12 minutos los visitantes van recogiendo esferas y sintiendo aromas, mientras de fondo suena la hipnótica música compuesta por Paul Schütze.

Un trabajo de seis años para crear el bosque aromático

Para crear las burbujas y sus efectos el dúo integrado por Alexander Groves y la arquitecta japonesa Azusa Murakami estuvo durante seis años trabajando con un equipo multidisciplinar integrado por científicos, químicos e ingenieros.

La mayoría de las muestras de arte inmersivo permiten jugar con efectos de luces y sonidos, en donde el visitante interactúa modelando paisajes y figuras con proyecciones, ilustraciones animadas y juegos de espejos.
Las burbujas caen de los arboles como gotas de un grifo. Foto AA Murakami

“Esta obra tiene una conexión más fuerte con la naturaleza y la industria; y a su vez, con los humanos coexistiendo con la naturaleza”, describió Murakami a Efe.

Además de sumergir en un bosque inmersivo, la innovadora instalación artística busca concientizar sobre la fragilidad de estos entornos: “hay un sentido de que los árboles tienen una naturaleza fugaz: los ves emerger, su existencia y florecimiento, y luego desaparecer”, apuntó Groves, la otra mitad del dúo.

Este espectáculo se ofrece en el nuevo espacio Superblue, dentro de la Royal Academy of Arts; y su inauguración coincide con el inicio de la feria Frieze de Londres, una cita clave en el calendario del mercado internacional del arte.

a.
Ahora en portada