Así es el hamán del siglo XII que se ocultaba en un bar del centro de Sevilla

Son los únicos baños islámicos que han llegado a la actualidad con una decoración integral que incluye bóvedas cubiertas de pinturas y paños con motivos geométricos

La puerta de entrada, la sala fría, la templada y la caliente, un total de 90 luceras, bóvedas y, sobre todo, varias pinturas murales que cubren todo el espacio y que son únicas en España y Portugal. Es el hamán almohade, de hace nueve siglos, que se ha encontrado en un bar en pleno centro de Sevilla.

A pocos metros de La Giralda, en la calle Mateos Gago, estos baños islámicos no siempre estuvieron ocultos. De hecho, eran conocidos hasta principios de siglo XX, cuando en una remodelación para transformar el edificio transformar en un hotel quedaron cubiertos.

Baños del siglo XII

Cien años después, y aprovechando el parón del negocio como consecuencia de la pandemia y las restricciones a la hostelería, los actuales propietarios del bar La Giralda, decidieron acometer una reforma el pasado verano. Uno de los arquitectos, Francisco Díaz, cuenta que había “indicios” de que estos baños pudieran existir. Sin embargo, no había certeza.

Unas obras de reforma han sacado a la luz este hamán. Foto: José Manuel Vidal | EFE.

“Hubo momentos de duda”, explicaba a Canal Sur. De hecho, se hicieron varias catas y no se encontraba nada. “Cuando apareció la primera lucera fue precioso. A partir de ahí fue como descubrir un velo: fueron apareciendo todas las demás”.

A esa lucera -tragaluz típico de los hamán que pueden tener diferentes formas- le siguieron otras 89. También se han descubierto la puerta original de entrada y los accesos a las diferentes zonas.

Al tratarse de un edificio protegido, la ley obligaba a contar con un proyecto arqueológico para iniciar los trabajos de reforma en el establecimiento

En conjunto, “es como si se hubiera quitado una piel”, apunta Día, señalando un añadido que se hizo en los años veinte y que corrió a cargo del arquitecto Vicente Traver.

Hamán en el bar Giralda. Foto: José Manuel Vidal | EFE.

En la reforma actual y al tratarse de un edificio protegido, la ley obligaba a contar con un proyecto arqueológico para iniciar los trabajos que, en este caso, han sido dirigidos por el arqueólogo Álvaro Jiménez.

Decoración integral

Las obras han dejado a la vista pinturas murales que cubren todo el espacio y que son “únicas en España y Portugal”, señalan los arquitectos. No se ha encontrado ningún otro hamán con tal profusión de pinturas, que en este caso están realizadas con pigmento rojizo sobre blanco y que muestran motivos geométricos.

También se han encontrado paños de decoración, como el que cubre el dintel de la puerta.

Dintel decorado en una puerta del hamán. Foto: José Manuel Vidal | EFE.

Un museo en un bar

De 1923, aproximadamente de la misma época que cubrió los baños, un punto de encuentro social en el mundo islámico y con funciones tanto religiosas como de encuentro, descanso y relajación, es el establecimiento La Giralda.

Desde entonces ha estado abierto como bar, si bien ha cambiado de propietarios. Los últimos, cuatro socios, se hicieron con el negocio en 2007. “Es un honor tener este hallazgo en nuestro local porque ahora va a parecer un museo”. De hecho, explica uno de los propietarios, Antonio Castro, “hasta la copa y la comida sabrán mejor”.

Cómo no va a saber mejor, disfrutándolos en un entorno que da muestra del máximo esplendor musulmán que se vivió, hace ahora nueve siglos, en Sevilla.

a.
Ahora en portada