Alcoy, la sorpresa modernista del Mediterráneo

Alcoy presenta un interesante patrimonio modernista, que además de grandes residencias se extendió a clubes privados y edificios industriales

Sí, hay valiosas muestras del modernismo más allá de Barcelona, Valencia, las Baleares o Madrid. Una de estas gemas es Alcoy, en el corazón de Alicante, donde unas 60 construcciones realizadas a principios del siglo XX permitieron que esta ciudad tomara un rumbo propio entre las diferentes variedades de este estilo.

Casa del Pavo. Foto Turismo de Comunidad Valenciana

Sí, hay valiosas muestras del modernismo más allá de Barcelona, Valencia, las Baleares o Madrid. Una de estas gemas es Alcoy, en el corazón de Alicante, donde unas 60 construcciones realizadas a principios del siglo XX permitieron que esta ciudad tomara un rumbo propio entre las diferentes variedades de este estilo.

El modernismo alcoyano llegó de la mano del apogeo de las familias burguesas de la ciudad alicantina, fogoneadas por la expansión de la industria textil, y en menor medida de la actividad metalúrgica y la papelera.

Viviendas modernistas en la calle Sant Lorenç
Viviendas modernistas en la calle Sant Lorenç. Foto: Turismo de Alcoy

Desde viviendas hasta el matadero

En las primeras dos décadas del siglo pasado bajo el arte modernista se reformaron o edificaron viviendas, mausoleos, fachadas de fábricas, instalaciones energéticas y hasta el matadero.

Las renovadas construcciones se caracterizaban por el uso de materiales de fundición y forja, como la piedra, el mármol, la madera, el pavimento hidráulico y las escayolas con imágenes de la naturaleza, o con motivos geométricos y abstractos.

Fachada del Círculo Industrial. Foto Turismo de Alcoy
Fachada del Círculo Industrial. Foto Turismo de Alcoy

Los dos grandes arquitectos del modernismo alcoyano

El florecimiento del modernismo en esta ciudad tiene nombre y apellido. O habría que decirlo en plural, porque los responsables fueron los arquitectos Vicente Pascual Pastor y Timoteo Briet Montaud.

No fueron los únicos, pero sí los principales protagonistas, porque a pesar de haber estudiado en Barcelona casi toda su carrera la desarrollaron en esta ciudad del Levante.

Los arquitectos Pascual Pastor y Briet Montaud convirtieron a Alcoy en una de las mecas del modernismo en Alicante

Así dieron alas a una variante que se diferenció del modernismo español, que vivía sus mejores épocas en Barcelona y también en Valencia, entre otros puntos del país.

Biblioteca del Círculo Industrial. Foto Paco Grau
Biblioteca del Círculo Industrial. Foto Paco Grau

Entre el art nouveau y el estilo secesión

En el caso de Vicente Pascual, que tuvo su mayor intensidad de trabajo entre 1906 y 1910, su influencia más fuerte fue la del art nouveau, además de adoptar ideas del historicismo, el neorrococó y el modernismo catalán, con un guiño a la renovación que creaba Antoni Gaudí en Barcelona.

En cuanto a su colega Timoteo Briet, sus diseños son más sobrios, con una tendencia a las formas geométricas y con una influencia más marcada por el movimiento Secesión, que era fuerte en Viena y otras ciudades del centro de Europa.

Estación Hidroeléctrica. Foto Turismo de Alcoy
Estación Hidroeléctrica, actual hotel de la cadena AC. Foto Turismo de Alcoy

La ruta modernista

Las rutas modernistas que se pueden realizar en una visita a Alcoy demoran apenas un par de horas: gran parte de las construcciones más interesantes se concentran en un puñado de calles del centro de la ciudad.

En un puñado de calles del centro se concentran, unas junto a otras, diversas muestras de arte modernista

Un ejemplo es la calle Sant Nicolau, donde en apenas una manzana se pueden ver cinco interesantes muestras de este estilo: la más llamativa es la Casa del Pavo (número 15-17), diseñada por Pascual en 1908, que fue el taller del pintor Fernando Cabrera Cantó, también enrolado en la corriente del modernismo. De esta vivienda destacan los pavos reales y la cúspide con mosaico de cristales.

Sí, hay valiosas muestras del modernismo más allá de Barcelona, Valencia, las Baleares o Madrid. Una de estas gemas es Alcoy, en el corazón de Alicante, donde unas 60 construcciones realizadas a principios del siglo XX permitieron que esta ciudad tomara un rumbo propio entre las diferentes variedades de este estilo.
Casa del Pavo. Foto Turismo de Alcoy

Basta girar la mirada y ver, en la casa del número 4, el balcón-mirador tripartito y los adornos florales realizados en piedra que realizó el mismo arquitecto.

O para el otro lado, en el 19, está la espléndida fachada del Círculo Industrial reformada por Briet bajo las pautas del estilo secesión, para dar brillo al centro social de la burguesía local.

Si se visita, hay que prestar atención a la elegancia de sus salones, así como a la biblioteca, con los techos pintados por Cabrera.

En los números 29 y 35 los arquitectos se turnaron para crear elegantes motivos en dos viviendas. La primera, de Pascual, tiene aires del art nouveau, mientras que la segunda, a cargo de Briet, sigue en línea con la influencia centroeuropea.

Cuartel de Bomberos. Foto Paco Grau
Cuartel de Bomberos. Foto Paco Grau

Detalles a tener en cuenta

Esta misma alternancia se ve a unos pocos pasos, por Sant Llorenç, donde en el número 3 se encuentra la casa del citado pintor Cabrera, con detalles en la parte superior de la fachada; y en el 5 y 27 hay otras dos muestras de Pascual, donde hay que prestar atención al arte de los balcones

En el cercano cruce de Sant Josep y País Valencià se concentran más viviendas modernistas, entre ellas la casa donde vivió y murió Briet, en las que se distinguen el elaborado arte en los balcones, el uso de azulejos biselados y las piedras labradas.

En País Valencià 30 están una de las viviendas que fueron diseñadas por uno de los arquitecto que emergió en este duopolio: se trata de una casa construida en 1911 por Jorge Vilaplana Carbonell, quien le imprimió un toque morisco a la celosía.

En la calle Joan Cantó, el arquitecto Pascual imprimió su estilo a tres residencias, de la que destaca la del número 2, digno ejemplo del modernismo alcoyano, y que ahora es sede del Conservatorio Municipal de Música y Danza.

Conservatorio de Música. Foto Elías Seguí
Conservatorio de Música. Foto Elías Seguí

Más allá de las residencias

En las calles de Alcoy se pueden encontrar otros interesantes ejemplos del modernismo autóctono fuera de las viviendas de las familias más representativas.

Un ejemplo es el edificio de la subestación hidroeléctrica (Colón 1), al que se llega tras atravesar el cauce del río Riguer. Aunque fue diseñado por el arquitecto Alfonso Dubé, Briet le dio el toque modernista con una fachada austera de aires secesionistas. Actualmente forma parte del hotel AC de la ciudad.

O el antiguo parque de bomberos de la calle Gonçal Barrachina 8, diseñado por Vicente Pascual en 1915.

En la Ruta Europea del Modernismo

Esta concentración de obras de este estilo llevó a que Alcoy hace 10 años se incorpore a la Ruta Europea del Modernismo, y desde hace tres rinde un homenaje anual, cada mes de septiembre, con la realización de una Semana Modernista.

Este año, por el coronavirus, no se pudo realizar, pero para el año que viene se espera su regreso con su programa de visitas guiadas, juegos tradicionales, conferencias, actuaciones musicales y una ruta gastronómica; para volver aquellos años de esplendor en Alcoy.

a.
Ahora en portada