Clásicos de Hollywood, diners y música de Elvis: Málaga estrena autocine

El segundo autocine más grande de Europa proyectará clásicos y taquillazos de estreno en un formato que suma una nueva experiencia de ocio en Málaga

Igual que la pandemia ha servido para volver la vista a los códigos QR -quién diría que les íbamos a encontrar, de repente, esta utilidad-, la situación generada por el coronavirus está dando alas a cualquier plan de ocio que pueda realizarse al aire libre. Y un concepto tan vintage como los autocines están experimentando un nuevo auge, como muestra la expectación generada por las nuevas instalaciones que este fin de semana abrían sus puertas en Málaga.

Ya se puede disfrutar del autocine de Málaga. Foto: Daniel Luque | EFE.

Igual que la pandemia ha servido para volver la vista a los códigos QR -quién diría que les íbamos a encontrar, de repente, esta utilidad-, la situación generada por el coronavirus está dando alas a cualquier plan de ocio que pueda realizarse al aire libre. Y un concepto tan vintage como los autocines están experimentando un nuevo auge, como muestra la expectación generada por las nuevas instalaciones que este fin de semana abrían sus puertas en Málaga.

El que es el segundo autocine más grande de Europa, con 16.000 m2, pantalla gigante de 250 m2 –esta sí, la más grande del continente- y capacidad para 3.200 personas, no duda en aludir precisamente al espíritu de los Estados Unidos de los años 50 para estrenar su propuesta. No en vano la primera película que pudo verse fue Grease, el clásico de John Travolta y Olivia Newton-John que, cómo no, también tiene su propia escena ambientada en una de estas salas alternativas.

Cine de clásicos y no tanto

Mucho menos frecuentes en Europa y en España, tras la aventura del Autocine Madrid RACE, el concepto desembarca en Málaga de mano de las empresarias Cristina Porta y Tamara Istambul.

Igual que la pandemia ha servido para volver la vista a los códigos QR -quién diría que les íbamos a encontrar, de repente, esta utilidad-, la situación generada por el coronavirus está dando alas a cualquier plan de ocio que pueda realizarse al aire libre. Y un concepto tan vintage como los autocines están experimentando un nuevo auge, como muestra la expectación generada por las nuevas instalaciones que este fin de semana abrían sus puertas en Málaga.
El autocine combinará clásicos y películas de estreno. Foto: Daniel Luque | EFE.

La idea en Autocine Málaga Metrovacesa, de nuevo, es adaptar la idea de los autocines americanos de los años 50 adaptándolo a los tiempos actuales.

Por eso, en este nuevo espacio que se ubica en el polígono Guadalhorce de la capital malagueña, se verán películas clásicas (a un precio de 7 euros los fines de semana, 6,5 lunes, martes y jueves y 6 los miércoles), sonará rock and roll –incluso con actuaciones en vivo- y se podrá picar algo en un restaurante de estética diner, con hamburguesas y hot dogs. Y todo envuelto en ese agradable olor a palomitas que ya nos mete en ambiente.

Aquí tu coche es tu propio “palco privado” donde puedes regular el asiento, el volumen o el aire acondicionado a tu gusto o pedir comida para que te la acerquen, además de poner los pies en el salpicadero

Sin embargo, no solo de cine clásico vivirá el cine. Según explican sus promotoras, la idea es combinar estas películas con taquillazos comerciales –con un precio ligeramente superior-, como lo nuevo de Sony Pictures y Marvel Studios Venom: habrá matanza, protagonizada por Tom Hardy y Woody Harrelson, que será el primer estreno en proyectarse en el recinto.

Dime qué coche tienes y te diré cuál es tu “asiento”

El cine estará abierto todo el año, lo que lo convierte en el primer autocine permanente de Andalucía, con una o dos sesiones al día en función de la temporada.

Un par de horas antes de la película (actualmente a las 21.00 horas de lunes a jueves y domingos y a las 22.00 horas viernes y sábados) comienzan a entrar los coches.

Igual que la pandemia ha servido para volver la vista a los códigos QR -quién diría que les íbamos a encontrar, de repente, esta utilidad-, la situación generada por el coronavirus está dando alas a cualquier plan de ocio que pueda realizarse al aire libre. Y un concepto tan vintage como los autocines están experimentando un nuevo auge, como muestra la expectación generada por las nuevas instalaciones que este fin de semana abrían sus puertas en Málaga.
Cuenta con la mayor pantalla de Europa. Foto: Daniel Luque | EFE.

Hasta 250 vehículos van tomando posiciones, siempre por filas y por tipo de vehículo (coches bajos y pequeños en las filas 1 a 4; coches SUV de la 5 a las 6 y todoterrenos y 4×4 de la fila 7 en adelante).

El autocine tiene capacidad para 250 vehículos, así como zona de tumbonas, terraza y zona VIP

Además, un parking VIP, con un sobrecoste de 3 euros por vehículo, ofrece un lugar que “asegura la visibilidad”, explican.

Foodtrucks y rock and roll

Tras estacionar, la idea es disfrutar del espacio antes de que empiece la peli. Por ejemplo, bailando la música de rock gracias a una actuación al más puro estilo Elvis Presley, o bien tomando algo en alguno de los foodtrucks que sirven pizza, empanada, opciones veganas y, por supuesto, palomitas.

También dejándose caer por el diner, en el extremo izquierdo del recinto, donde se puede completar la experiencia que tantas veces hemos visto en las películas de Hollywood haciéndonos con hamburguesas, sándwiches o perritos calientes.

Igual que la pandemia ha servido para volver la vista a los códigos QR -quién diría que les íbamos a encontrar, de repente, esta utilidad-, la situación generada por el coronavirus está dando alas a cualquier plan de ocio que pueda realizarse al aire libre. Y un concepto tan vintage como los autocines están experimentando un nuevo auge, como muestra la expectación generada por las nuevas instalaciones que este fin de semana abrían sus puertas en Málaga.
En la inauguración se escuchó música rockabilly y se comieron hamburguesas y hot dogs. Foto: Daniel Luque | EFE.

Un palco privado en tu propio coche

Lo atractivo de este modelo, explica Tamara Istanbul, es que el vehículo se convierte tu propio “palco privado” en el que puedes escuchar el audio del film a través de la emisora del coche, pedir comida para que te la acerquen, poner los pies en el salpicadero o regular el asiento, el volumen y el aire acondicionado “como si estuvieras en el salón de casa”.

Cristina Porta adelanta que el recinto, que cuenta con un proyector 4K, no se quedará solo en un cine sino que anticipa la celebración de todo tipo de activades culturales y de ocio, desde festivales de música a rodaje de videoclips o eventos para empresas y particulares.

De hecho, ya se preparan los Rita’s Brunch, una propuesta de desayuno tardío que se combinará con actuaciones de DJs, showcooking y otras sorpresas.

Y todo en un espacio totalmente seguro, algo que en estos tiempos pospandémicos sigue sumando enteros. El agradable clima de Málaga asegura la apertura la práctica totalidad del año, lo que hace de ella la ciudad idónea para este tipo de cine.

El futuro bien podría pasar por replicar el concepto en ciudades de similares condiciones como Barcelona, Valencia y Sevilla.

a.
Ahora en portada