Nueve piscinas con vistas en las alturas de Madrid

Mas cerca del cielo, estas piscinas de Madrid son perfectas para huir del calor y relajarse en un auténtico beach club a unos pocos minutos del trabajo o de casa

Pese a lo que pueda parecer cuando abrimos Instagram, no todos estamos de vacaciones los tres meses de verano, recorriendo playas infinitas y tumbados en camas balinesas en los club beachs más sofisticados de la costa.

Un baño rozando el cielo. Foto: Hotel Emperador.

Pese a lo que pueda parecer cuando abrimos Instagram, no todos estamos de vacaciones los tres meses de verano, recorriendo playas infinitas y tumbados en camas balinesas en los club beachs más sofisticados de la costa.

Que no cunda el pánico: seamos de lo que están esperando pacientemente su momento o de los tempraneros que ya han agotado sus días de playa, aún nos quedan las piscinas, las mejores amigas para hacer frente al calor y, de paso, poner un nuevo escenario a los planes urbanos.

Si te ha venido alguna a la mente, olvídala. Ubicadas en las azoteas de algunos de los edificios más representativos de Madrid, estas que te traemos son los miradores perfectos para disfrutar de los hermosos cielos de la capital y, por qué no, de un atardecer cóctel en mano al más puro estilo playero.

Pese a lo que pueda parecer cuando abrimos Instagram, no todos estamos de vacaciones los tres meses de verano, recorriendo playas infinitas y tumbados en camas balinesas en los club beachs más sofisticados de la costa.
Rooftop con vistas a los tejdos de la Plaza Mayor. Foto: Hotel Pestana Plaza Mayor.

Hotel Emperador

Uno de los clásicos de la ciudad, tanto que ya sedujo a Ava Gardner, que acudía a la piscina del Hotel Emperador (Gran Vía, 53) durante sus estancias en Madrid, como también lo hicieran Ernest Hemingway, Gary Cooper y Sofia Loren o, más recientemente, Alaska y Mario Vaquerizo, que hacen de este lugar uno de sus refugios para enfrentar los tórridos veranos de la capital.

Aunque, si está en primer lugar no es por esto, sino porque la del Hotel Emperador es la piscina más grande y honda en una azotea de Madrid, con 14 metros de largo por seis de ancho y una profundidad máxima de 3 metros.

Con acceso gratuito para los huéspedes alojados y un precio de 50 euros entre semana y 63 en fin de semana (copa de champagne incluida), está abierta de 10.00 a 21.00 horas y forma parte de un beach club de más de 1.000 m2 totalmente reformado y redecorado por Nacho García de Vinuesa en 2017 que cuenta, además, con solárium, zona de chill out, camas balinesas y snack bar.

Pese a lo que pueda parecer cuando abrimos Instagram, no todos estamos de vacaciones los tres meses de verano, recorriendo playas infinitas y tumbados en camas balinesas en los club beachs más sofisticados de la costa.
Foto: Hotel Emperador.

Dear Hotel Madrid

En Gran Vía 80, el Dear Hotel Madrid ofrece otro espectacular baño en las alturas con vistas 360º sobre la ciudad.

Abierta de 12.00 a 20.00 horas y de uso exclusivo para los huéspedes, literalmente cuelga sobre las calles mientras ofrece un tentador chapuzón tras un intenso día disfrutando de las atracciones de la capital, como el recién nombrado Patrimonio Mundial por la Unesco Paisaje de la Luz, que abarca el paseo del Prado y el parque del Retiro.

Ofrece también solarium con vistas 360º que se convierte en el mejor escenario para contemplar la puesta de sol sobre Plaza de España, la Casa de Campo y la sierra de Madrid, un espectáculo digno de acompañar de un cóctel y la mejor música.

Pese a lo que pueda parecer cuando abrimos Instagram, no todos estamos de vacaciones los tres meses de verano, recorriendo playas infinitas y tumbados en camas balinesas en los club beachs más sofisticados de la costa.
Foto: Dear Hotel Madrid.

Pestana Plaza Mayor Madrid

El único hotel que recibe clientes en la Plaza Mayor de Madrid es un histórico edificio barroco con 400 años de historia y los lujos del siglo XXI, propiedad de la cadena portuguesa de hoteles de lujo Pestana.

Pestana Plaza Mayor Madrid cuenta con una piscina interior abierta todo el año ubicada en la planta –1, donde antiguamente se almacenaba el carbón que alimentaba la calefacción del edificio. En verano, además, recibe a huéspedes y clientes no alojados (con reserva previa) en una coqueta piscina exterior en su azotea.

Con bar y siete exclusivas mesas, es un rooftop perfecto para disfrutar de la propuesta gastronómica de 11 platos y dos postres que firma el chef Borja Veguillas.

Pese a lo que pueda parecer cuando abrimos Instagram, no todos estamos de vacaciones los tres meses de verano, recorriendo playas infinitas y tumbados en camas balinesas en los club beachs más sofisticados de la costa.
Foto: Pestana Plaza Mayor.

Hotel Santo Domingo

Elevándose sobre los tejados de la Plaza de Santo Domingo, a pocos pasos de la Gran Vía, la terraza de la azotea del Hotel Santo Domingo invita a relajarse al sol. Cuenta con una piscina dinámica de agua salada con un potente chorro de agua para nadar contracorriente, además de una fuente de cortina de agua para el masaje cervical.

Abierta del 1 de junio al 30 de septiembre, en horario de lunes a domingo 11.00 a 19.00 horas, a partir de las 20.00 la cubierta de la piscina baja y el espacio se transforma en un rooftop donde se sirven comidas, cenas, copas y cocteles.

Lo mejor, sin embargo, es que este año los clientes no alojados también pueden disfrutar de la piscina con la propuesta ‘Día con piscina’. Se trata de una tarifa válida de domingo a jueves que incluye habitación doble para trabajar o descansar durante el día con acceso a la piscina y el solárium.

Pese a lo que pueda parecer cuando abrimos Instagram, no todos estamos de vacaciones los tres meses de verano, recorriendo playas infinitas y tumbados en camas balinesas en los club beachs más sofisticados de la costa.
Foto: Hotel Santo Domingo.

Tiene un precio desde 60 euros para dos personas (75 euros los domingos, 15 euros cada persona adicional hasta un máximo de 4). Y, si al final te animas a pasar la noche, solo deberás pagar la diferencia.

Aloft Gran Vía

En plena plaza de Callao, en Jacometrezo, 4, el Aloft Gran Vía es otra céntrica opción para relajarse con un baño en las alturas.

Aunque su piscina Splash, abierta de 11.00 a 19.00 horas, es solo para clientes alojados, también cuenta con un Splash Pool Pass que tiene todo lo que necesitas para ser feliz.

Por 35 euros por persona, este pasaporte incluye dos bebidas, taquilla y un 20% de descuento en las consumiciones además, por supuesto, de barra libre de chapuzones enmarcados por el fotogénico mural del artista urbano Juan Díaz-Faes (se viene postureo en Instagram).

Pese a lo que pueda parecer cuando abrimos Instagram, no todos estamos de vacaciones los tres meses de verano, recorriendo playas infinitas y tumbados en camas balinesas en los club beachs más sofisticados de la costa.
Foto: Aloft Gran Vía.

Óscar y Macarena, Room Mate Hoteles

La azotea del Hotel Óscar es uno de los oasis urbanos clásicos del verano madrileño. En la Plaza de Pedro Zerolo, 12, con vistas 360º y diseño del interiorista Tomás Alía, presenta una decoración con lounge, camas balinesas, tumbonas chaise longue y una amplia barra.

Su piscina recibe tanto a alojados como a no alojados de lunes a domingos de 10.30 a 19.00 horas (con posibilidad de media jornada) y un precio de 25 euros (30 los fines de semana).

Pese a lo que pueda parecer cuando abrimos Instagram, no todos estamos de vacaciones los tres meses de verano, recorriendo playas infinitas y tumbados en camas balinesas en los club beachs más sofisticados de la costa.
Foto: Room Mate Óscar.

Más joven es la propuesta de Macarena (Gran Vía, 43), también de Room Mate Hotels. Diseñada también por Tomás Alía, su terraza presenta una decoración de inspiración arabesca y cuenta con una zona de hamacas, piscina y un cócktail para casi rozar el cielo con la punta de los dedos.

Su horario es de lunes a domingo de 11:00 a 18:00 horas y es imprescindible la reserva.

Pese a lo que pueda parecer cuando abrimos Instagram, no todos estamos de vacaciones los tres meses de verano, recorriendo playas infinitas y tumbados en camas balinesas en los club beachs más sofisticados de la costa.

NYX Hotel Madrid

Algo más alejado del centro (hay vida y hoteles en Madrid más allá de la Gran Vía) encontramos el NYX Hotel Madrid (Aviador Zorita, 34) y su también apetecible piscina en la azotea.

No es necesario alojarse en el establecimiento para disfrutar de su piscina en la azotea (disponible hasta el próximo 30 de septiembre en horario de 12.00 a 20.00 horas). Para visitantes el precio es de 30 euros y se incluye tumbona, toalla y una bebida de bienvenida (por 120 euros tienes una cama balinesa para 2 personas con toalla, champagne y tabla de frutas).

Pese a lo que pueda parecer cuando abrimos Instagram, no todos estamos de vacaciones los tres meses de verano, recorriendo playas infinitas y tumbados en camas balinesas en los club beachs más sofisticados de la costa.
Foto: NYX Hotel.

Hotel Urban Madrid

Tan discreta que muchas veces se escapa del radar, la piscina del Hotel Urban (Carrera de San Jerónimo, 34) de Derby Hoteles es una opción perfecta para aislarse del ruido en pleno centro de Madrid, a pocos metros de la Puerta del Sol y el Congreso de los Diputados.

Su terraza gana enteros al atardecer, con vistas espectaculares sobre Madrid y una buena carta de cócteles y tapas.

Pese a lo que pueda parecer cuando abrimos Instagram, no todos estamos de vacaciones los tres meses de verano, recorriendo playas infinitas y tumbados en camas balinesas en los club beachs más sofisticados de la costa.
Foto: Hotel Urban.

La temporada de baño se extiende de junio a octubre aunque, en este caso, está limitada solamente a los afortunados clientes alojados.

a.
Ahora en portada