Cinco experiencias increíbles para volar como las aves

Este verano es el momento para realizar vuelos de bautismos, lanzarse en paracaídas, sentir la ingravidez de un túnel de viento y emocionarse con viajes en globo, entre otras vivencias únicas

Según la plataforma de experiencias Aladinia en el último año y medio de pandemia las búsquedas de actividades relacionadas con la pasión de volar se han duplicado. Otras, como las del túnel del viento, crecieron un 300%.

Salto en paracaídas en Sevilla. Foto Skydive

El hombre siempre miró con envidia a las aves. Desde la leyenda de Ícaro hasta los diseños de Leonardo Da Vinci, recién con el globo de Montgolfier y con el avión de los hermanos Wright se pudo conquistar los cielos.

Sin embargo, una cosa es tomar un vuelo comercial y otra es sentir la emoción de pilotear el propio avión; así como no hay comparación posible entre ver la hermosa silueta de los globos ascendiendo entre las nubes y estar en la canastilla contemplando el paisaje a un centenar de metros.

Según la plataforma de experiencias Aladinia en el último año y medio de pandemia las búsquedas de actividades relacionadas con la pasión de volar se han duplicado. Otras, como las del túnel del viento, crecieron un 300%.

Veamos algunas de estas propuestas para conquistar los aires.

Cómo pilotar una avioneta (sin tener experiencia)

En la escuela de pilotos Aero2mil, que opera en el aeródromo de la Juliana, (Bollullos de la Mitación, Sevilla), es posible pilotear una avioneta por una hora.

Según la plataforma de experiencias Aladinia en el último año y medio de pandemia las búsquedas de actividades relacionadas con la pasión de volar se han duplicado. Otras, como las del túnel del viento, crecieron un 300%.
Vuelo de bautismo cerca de Madrid. Foto Aladinia

Tras una clase teórica sobre cómo funciona un avión y sus mandos se sube junto con un instructor para sobrevolar el Parque Nacional de Doñana y el río Guadalquivir. Su precio es desde los 60 euros.

En aeródromos de Sevilla y Madrid se pueden realizar vuelos de bautismo y ponerse a los mandos de una avioneta durante una hora

Esta experiencia también se puede realizar en el aeródromo de Casarrubios, cerca de Madrid.

Allí se ofrecen vuelos de 30, 45, 60 y 120 minutos y la ruta de vuelo se ajusta a lo que busca el interesado.

En la modalidad de media hora, por ejemplo, se puede disfrutar sobrevolando el pantano de San Juan y en la de una hora se pasa por el Monasterio de el Escorial.

La emoción de saltar en paracaídas

Se dice que los minutos en que uno se lanza en paracaídas son los más largos de la vida, sobre todo ese pequeño lapso de caída libre desde 4.600 metros de altitud

Según la plataforma de experiencias Aladinia en el último año y medio de pandemia las búsquedas de actividades relacionadas con la pasión de volar se han duplicado. Otras, como las del túnel del viento, crecieron un 300%.
Los saltos se realizan en tándem. Foto Salto en paracaídas en Sevilla. Foto Skydive.

En la empresa Skydive Spain se puede debutar en esta pasión con el salto tándem que se realiza con un instructor, que es quien maneja el paracaídas.

Cuando se salta del avión se contemplan las sierras y campos de Sevilla con la costa de Huelva y Cádiz a lo lejos.

Para presumir en redes sociales, la compañía ofrece fotos y vídeos realizados con cámaras internas.

El total de la experiencia dura entre tres y cinco horas y el precio suele rondar los 250 euros.

La exclusividad de viajar en globo

El relax y emoción de sentir cómo un globo asciende y la superficie de la Tierra se aleja lentamente es difícil de describir.

Esta actividad se puede realizar en el globódromo oficial de Manacor, donde previamente se detalla cómo funciona este vehículo y sus normas de seguridad.

Según la plataforma de experiencias Aladinia en el último año y medio de pandemia las búsquedas de actividades relacionadas con la pasión de volar se han duplicado. Otras, como las del túnel del viento, crecieron un 300%.
Vuelo en globo sobre Mallorca. Foto Aladinia

Los organizadores permiten que los visitantes participen del montaje del globo, y cuando el aire caliente comienza a impulsarlo, se ve cómo la isla de Mallorca se despliega bajo los pies.

En Mallorca, Segovia, Barcelona, Toledo, Granada y Burgos se ofrecen vuelos en el inolvidable silencio de un globo

El silencio, el sentir el viento y los paisajes son recuerdos que nadie puede quitar.

Al aterrizar espera una copa de cava o un agradecido desayuno campestre.

Además de esta experiencia en Mallorca, también se puede realizar en las provincias de Segovia, Barcelona, Toledo, Granada y Burgos, con precios a partir de los 145 euros.

La libertad de volar en parapente

En el Parque Natural de La Mussara del pueblo de Arbolí, en la provincia de Tarragona, se organizan vuelos en parapentes biplazas, donde uno puede disfrutar de planear con la misma libertad que un albatros.

Vuelo en parapente. Foto Aladinia
Vuelo en parapente. Foto Aladinia

Al momento de despegar la adrenalina fluye a toda velocidad, pero una vez en el aire las palpitaciones disminuyen y se siente una hermosa sensación de tranquilidad.

Los vuelos se realizan a 950 metros de desnivel con el mar por lo que es posible divisar Salou y Reus de fondo.

Si alguien busca algo más emocionante se pueden incorporar acrobacias al vuelo, como las que propone FlySer Aventura en Madrid, sobrevolando hermosos paisajes de las sierras. Su precio arranca en los 49 euros.

Volar como Superman

Sí, es posible permanecer en el aire con gravedad cero y sin salir de la Tierra. Esto es posible en el Túnel de Viento donde, gracias a la tecnología más avanzada, se puede experimentar qué se siente al volar.

El aire que generan las turbinas de alta potencia dentro del túnel simula una caída libre como un salto en paracaídas.

Según la plataforma de experiencias Aladinia en el último año y medio de pandemia las búsquedas de actividades relacionadas con la pasión de volar se han duplicado. Otras, como las del túnel del viento, crecieron un 300%.
El túnel del viento, para sentir la ingravidez sin salir de la Tierra. Foto Aladinia

Durante toda la actividad hay un instructor que explica cómo aprovechar al máximo el tiempo de ingradivez.

La experiencia puede compartirse con hasta cinco personas, incluyendo niños mayores de cuatro años.

Estos túneles se encuentran en Cornellá de Llobregat, en Windobona Islazul (Madrid), Empuriabrava (Girona) y también, como novedad en Oporto (Portugal).

El precio por vivir estos momentos es desde los 49 euros.

a.
Ahora en portada