Guía de los viajes más increíbles alrededor del mundo

En barco, en coche y en avión, pero también a pie, en bicicleta o en globo, una nueva publicación de Geoplaneta traza la historia de los más fascinantes viajes alrededor del mundo

Cuando el 6 de septiembre de 1522 la nave Victoria recaló en Sanlúcar de Barrameda completó no solo uno de los viajes más épicos hasta la fecha, en el que se perdieron cuatro naves y más de dos centenares de vidas humanas, incluida la del capitán de la expedición, Fernando de Magallanes, sino también la primera circunnavegación del globo. La fantástica gesta de la nao inaugura el no menos fantástico Aventureros, una guía de los grandes viajes alrededor del mundo.

‘Aventureros’, el libro de Lonely Planet que te empujará a dar al vuelta al mundo.

Cuando el 6 de septiembre de 1522 la nave Victoria recaló en Sanlúcar de Barrameda completó no solo uno de los viajes más épicos hasta la fecha, en el que se perdieron cuatro naves y más de dos centenares de vidas humanas, incluida la del capitán de la expedición, Fernando de Magallanes, sino también la primera circunnavegación del globo. La fantástica gesta de la nao inaugura el no menos fantástico Aventureros, una guía de los grandes viajes alrededor del mundo.

Más de 500 años después de la gesta de Magallanes y Elcano, el volumen, editado por Geoplaneta, traza la historia de los más ambiciosos viajes. A lo largo de sus páginas, que incluyen mapas desplegables, fotografías, infografías y entrevistas, desfilan intrépidos exploradores, muchos de ellos alejados del clásico estereotipo de aventurero.

En globo, a pie, por carretera, barco o avión, amas de casa, deportistas, magnates, pilotos o estrellas del cine son los protagonistas de aventuras y gestas, en algunos casos poco conocidas, a la vez que descubrimos la evolución de los medios de transporte, las rutas más frecuentes y las más sinuosas, la primera circunnavegación aérea, los mejores viajes del mundo el globo y las pioneras de la aventura motera con nombre de mujer.

Cuando el 6 de septiembre de 1522 la nave Victoria recaló en Sanlúcar de Barrameda completó no solo uno de los viajes más épicos hasta la fecha, en el que se perdieron cuatro naves y más de dos centenares de vidas humanas, incluida la del capitán de la expedición, Fernando de Magallanes, sino también la primera circunnavegación del globo. La fantástica gesta de la nao inaugura el no menos fantástico Aventureros, una guía de los grandes viajes alrededor del mundo.

Comprar Aventureros en Amazon (37 euros)

Son historias con nombres y apellidos, como las de Jerrie Mock, ama de casa de Ohio que partió en su avioneta Cessna en 1964 y se convirtió en la primera mujer en circunvolar en solitario la Tierra. O Anne-Frances Dautheville, que salió de París a comienzos de los setenta en su moto Kawasaki y dio la vuelta al globo en moto para después declarar “No soy en absoluto excepcional”.

Mark Mackenzie, Joe Bindloss, Ted Simon, Oliver Berry, Peter Thoeming, Robert Edison, Mike HIggins y Elspeth Beart son los encargados de recopilar estas fantásticas historias (la traducción al español es de Manuel Cuesta) que se organizan en nueve capítulos, uno por medio de transporte empleado para dar la vuelta al mundo, que se nutren con historias personales y grandes y pequeñas gestas.

En barco

La forma más directa de rodear el globo –siguiendo la línea del Ecuador- supone unos 40.000 km y, sin embargo, la inmensa mayoría de estos viajeros escogió una ruta más sinuosa, comenzando por la expedición de Magallanes-Elcano, que recorrió nada menos que 46.270 millas marinas (85.700 km).

Cuando el 6 de septiembre de 1522 la nave Victoria recaló en Sanlúcar de Barrameda completó no solo uno de los viajes más épicos hasta la fecha, en el que se perdieron cuatro naves y más de dos centenares de vidas humanas, incluida la del capitán de la expedición, Fernando de Magallanes, sino también la primera circunnavegación del globo. La fantástica gesta de la nao inaugura el no menos fantástico Aventureros, una guía de los grandes viajes alrededor del mundo.
Recreación de la nao Victoria. Foto: Google Arts Culture.

Más adelante, en el siglo XVII, Giovanni Careri completaría la que se considera la primera circunnavegación recreativa del mundo a bordo de una serie de cargueros. Su obra, Giro del mondo, publicada en 1699, se considera inspiración (entre otras muchas) para La vuelta al mundo en ochenta días de Julio Verne.

Mucho después, en 1922, Cunard, fundada mucho antes como servicio postal, rubricó la primera vuelta al mundo, un viaje solo para millonarios de cuatro meses a bordo del buque Laconia que atravesó el canal de Panamá, el Pacífico, Suez, el Mediterráneo y el Atlántico.

Hoy muchas de las compañías de cruceros ofrecen este tipo de viajes a todos los públicos.

En bicicleta

La primera persona en dar la vuelta al mundo en bicicleta fue Thomas Stevens, en 1886. Lo hizo en solo 78 días; esto es, superando al personaje ficticio que lo inspiraba, Phileas Fogg.

La primera mujer en pedalear alrededor del mundo fue, por su parte, Anniel Londonderry, tan solo veinte años después.

Cuando el 6 de septiembre de 1522 la nave Victoria recaló en Sanlúcar de Barrameda completó no solo uno de los viajes más épicos hasta la fecha, en el que se perdieron cuatro naves y más de dos centenares de vidas humanas, incluida la del capitán de la expedición, Fernando de Magallanes, sino también la primera circunnavegación del globo. La fantástica gesta de la nao inaugura el no menos fantástico Aventureros, una guía de los grandes viajes alrededor del mundo.

Entre los más excéntricos está quizás Ben Page que, en 2015 y cuando llevaba un año de improvisada circunnavegación, obtuvo el patrocinio de una firma de bicicletas con ruedas ‘gordas’ que le permitieron llevar a cabo su sueño de rodear el mundo sin pisar una carretera.

En moto se hizo un viaje de la vuelta al mundo mucho antes que en coche, concretamente 16 años

Quien pensase que ya no era posible subir la apuesta debe conocer la historia de Ed Pratt, que en 2017 y con solo 21 años dio la vuelta al globo…en monociclo.

Además de descubrir estas historias, la obra detalla curiosidades como los objetos necesarios para llevar a cabo la aventura, ideas para organizar alojamientos y menús o convocatorias deportivas que, como la Race Across America (4.800 km)o la Transcontinental (3.200 km) facilitan la gesta a través de la organización de eventos masivos.

La vuelta al mundo en avión

Desde que se consiguió el primer vuelo motorizado (Orville y Wilbur Wright en 1903), los aviadores han soñado con ampliar las ‘fronteras’ del aire. Primero volaron entre continentes (como Charles Lindbergh con su Spirit of St Louis en 1927) y, por fin, alrededor del mundo, lo que consiguió por primera vez en solitario Wiley Post en 1933 (7 días, 19 horas y 49 minutos).

Cuando el 6 de septiembre de 1522 la nave Victoria recaló en Sanlúcar de Barrameda completó no solo uno de los viajes más épicos hasta la fecha, en el que se perdieron cuatro naves y más de dos centenares de vidas humanas, incluida la del capitán de la expedición, Fernando de Magallanes, sino también la primera circunnavegación del globo. La fantástica gesta de la nao inaugura el no menos fantástico Aventureros, una guía de los grandes viajes alrededor del mundo.
Amelia Earhart, el as de la aviación perdido. Foto. Getty Images.

En el periodo de entreguerras, considerado edad dorada de la aviación, los récords se sucedían, como el de Howard Hughes, que completó una vuelta al mundo en avión en solo 91 horas el 14 de julio de 1938.

La estadounidense Geraldine Mock fue, por su parte, la primera mujer en realizar esta misma gesta en solitario y lo hizo a bordo del Cessna 180 Spirit of Columbus, mientras que Dick Smith fue el primero en completar la circunnavegación en solitario a bordo de un helicóptero en 1982.

Los hitos en la aviación comercial, el glamour de aquellos vuelos de la década de los años cincuenta a bordo de los opulentos Lockheed Constellation de la Pan Am, la historia de Amelia Earhart, la más célebre quizás de los aviadores con fin trágico (y misterioso) son otros de los apasionantes relatos en este capítulo.

Recorrer el mundo en moto

Quizás por la sensación del aire en la cara, la experiencia de libertad o la ausencia de barreras entre la carretera y uno mismo que la moto siempre ha sido sinónimo de viaje. Y lo es desde que Paul Daimler, allá por el año 1885, hiciera el viaje inaugural del primer vehículo de dos ruedas con motor de combustión interna, el Retiwagen.

En moto se hizo un viaje de la vuelta al mundo mucho antes que en coche, concretamente 16 años. El ‘responsable’ fue Carl Stearns Clancy.

Cuando el 6 de septiembre de 1522 la nave Victoria recaló en Sanlúcar de Barrameda completó no solo uno de los viajes más épicos hasta la fecha, en el que se perdieron cuatro naves y más de dos centenares de vidas humanas, incluida la del capitán de la expedición, Fernando de Magallanes, sino también la primera circunnavegación del globo. La fantástica gesta de la nao inaugura el no menos fantástico Aventureros, una guía de los grandes viajes alrededor del mundo.
Anne-France Dautheville, la primera mujer en dar la vuelta al mundo en moto. Foto: Getty Images.

El récord de la circunnavegación más rápida por tierra también los ostenta un motero, Nick Sanders, que lo completó en 19 días y 4 horas aventajando al coche más rápido y con dos conductores en casi dos días.

Robert Edison Fulton o Ted Simons son otros famosos moteros que han dado la vuelta al mundo, como Anne-France Dautheville, la primera mujer en conseguirlo, en 1973.

En coche, en globo, en velero… las aventuras continúan en este lujoso volumen de Geoplaneta con todo tipo de información y gráficos que, a medida que pasan las páginas, va sembrando una ansiedad en el lector por emular alguna de estas hazañas.

a.
Ahora en portada