Chernóbil: el nuevo destino para los vuelos a ninguna parte

Hay una manera más segura de visitar Chernóbil, y es a bordo del Embraer E195 de Ukrainian International Airlines, que ofrece vuelos panorámicas por la planta nuclear y los alrededores

La tendencia de los vuelos a ninguna parte, que goza de gran popularidad en Oriente y Australia, apenas tuvo repercusión en Europa. Pero en Ucrania piensan exprimir esta modalidad con viajes sobre uno de los lugares más inquietantes del mundo: la planta nuclear de Chernóbil.

Chernobil. Foto Denis Reznik – Pixabay

La tendencia de los vuelos a ninguna parte, que goza de gran popularidad en Oriente y Australia, apenas tuvo repercusión en Europa. Pero en Ucrania piensan exprimir esta modalidad con viajes sobre uno de los lugares más inquietantes del mundo: la planta nuclear de Chernóbil.

La idea es de la compañía Ukranian International Airlines (UIA), la aerolínea estatal del país del este, que lanzó un vuelo por los alrededores de Kiev para el 7 de marzo; y tuvo tanto éxito que tuvieron que agregar otra fecha, para el 13 de marzo.

Los viajes se realizarán en un Embraer E195, avión con capacidad para 100 pasajeros fabricado en Brasil, y diseñado para rutas de corto y medio alcance.

La tendencia de los vuelos a ninguna parte, que goza de gran popularidad en Oriente y Australia, apenas tuvo repercusión en Europa. Pero en Ucrania piensan exprimir esta modalidad con viajes sobre uno de los lugares más inquietantes del mundo: la planta nuclear de Chernóbil.
Vista de Prípiat y Chernóbil al fondo. Foto Denis Reznik – Pixabay

Cómo será el vuelo sobre Chernóbil

La compañía UIA asegura que la organización de este viaje responde a una intensa demanda de sus clientes y seguidores.

El vuelo se realizará en un Embraer E195, con capacidad para 100 pasajeros, y pasará a baja altura por la planta atómica de Chernóbil y la vecina ciudad de Prípiat

El vuelo partirá desde el aeropuerto de Boryspil, cerca de Kiev, y pondrá rumbo al norte, bordeando el río Dniéper, hacia la ‘zona del desastre’.

La tendencia de los vuelos a ninguna parte, que goza de gran popularidad en Oriente y Australia, apenas tuvo repercusión en Europa. Pero en Ucrania piensan exprimir esta modalidad con viajes sobre uno de los lugares más inquietantes del mundo: la planta nuclear de Chernóbil.
Los vuelos se realizarán en un Embraer E195. Foto UIA

Con lujo de detalles

Dado que el avión volará a baja altura, a unos 900 metros, será posible ver con buen detalle los edificios fantasmas, el parque de atracciones y las fábricas de Prípiat, la ciudad más cercana a la planta de Chernóbil.

Esta ciudad fue evacuada en los primeros instantes de la explosión de la central atómica, en 1986, y es uno de los destinos más buscados por los amantes del ‘turismo oscuro’, que quedan azorados por la fantasmagórica presencia de las casas, escuelas, comercios, coches y parques abandonados e invadidos por la maleza.

Desde allí el avión girará hacia el sur y pasará por Chernóbil, la planta donde ocurrió el mayor desastre nuclear de la historia, cuyos esqueletos de hormigón y hierro permanecen como espectros de la tragedia.

Visita al avión más grande del mundo

En su regreso el Embraer planeará sobre el aeropuerto de Gostomel, donde descansa el Antonov AN-225 Myria, el avión más grande del mundo que cada tanto es convocado para realizar operaciones logísticas.

La tendencia de los vuelos a ninguna parte, que goza de gran popularidad en Oriente y Australia, apenas tuvo repercusión en Europa. Pero en Ucrania piensan exprimir esta modalidad con viajes sobre uno de los lugares más inquietantes del mundo: la planta nuclear de Chernóbil.
Ruta del vuelo panorámico desde Kiev a Chernóbil. Foto UIA

Los pilotos de la aerolínea UIA participarán del vuelo para compartir experiencias de su carrera y responder a las preguntas de los pasajeros

Tras 1:10 horas de vuelo, y luego de un último pase por Kiev y la costa del Dniéper, el avión de UIA aterrizará en el aeropuerto de Boryspil.

Anécdotas y recuerdos a bordo

El billete para esta experiencia cuesta 2.660 grivnas, unos 78,3 euros. Además del vuelo sobre Chernóbil, permite a los pasajeros hacerse fotos en la cabina y con el piloto, participar de un sorteo de recuerdos, y realizar una visita guiada a un B777 de la aerolínea estacionado en el aeropuerto.

La tendencia de los vuelos a ninguna parte, que goza de gran popularidad en Oriente y Australia, apenas tuvo repercusión en Europa. Pero en Ucrania piensan exprimir esta modalidad con viajes sobre uno de los lugares más inquietantes del mundo: la planta nuclear de Chernóbil.
El avión volará a baja altura sobre Kiev. Foto UIA

A bordo del vuelo viajarán pilotos de UIA que contarán batallitas de su carrera y responderán a las preguntas de los pasajeros, ya sea sobre turbulencias o el uso del piloto automático, y también se encargarán de despejar diversos mitos sobre estar al mando de un avión.

Si no hay posibilidades de abordar estos vuelos a ninguna parte, UIA también ofrece tours por Chernóbil gracias a alianzas con turoperadores locales, que pueden durar entre uno y cinco días por zonas cercanas a la planta atómica consideradas seguras por las autoridades ucranianas.

a.
Ahora en portada