Virgin Galactic: para viajar al espacio hay que estar (muy) cómodo

Virgin Galactic revela el diseño de los asientos y las cabinas de la nave VSS Unity, donde seis pasajeros volarán a la estratosfera

Virgin Galactic atiza la expectativa de sus viajes espaciales. La compañía de Richard Branson reveló cómo será la cabina de sus aeronaves VSS Unity, que llevarán a seis pasajeros a un vuelo a más de 100 km de la superficie terrestre.

La empresa de viajes espaciales asegura que el diseño se centró en torno a la experiencia del usuario. O sea, que el viajero esté cómodo y solo piense en disfrutar.

Un sistema de luces inteligente mejorará la visión del espacio exterior. Foto: Virgin Galactic

Elegancia y estilo para ir al espacio

La cabina contará con 12 ventanas de gran tamaño, distribuidas en los laterales del fuselaje y en el techo, de manera de poder obtener visiones de la curvatura de la Tierra y del espacio exterior desde todos los ángulos.

Un conjunto de 12 ventanas en los laterales y el techo de la cabina permitirán tener visiones del espacio exterior y la curvatura de la Tierra desde todos los ángulos

El elegante diseño fue creado por el estudio británico Seymourpowell, donde una distribución ‘inteligente’ de las luces permitirá relajarse durante el viaje y logrará que la visión del paisaje exterior sea total cuando se apaguen, al llegar a la altitud máxima del viaje.

La cabina del VSS Unity cuenta con 12 ventanillas. Foto: Virgin Galactic

[Para leer más: Boeing se sube a los viajes espaciales de Virgin (y Di Caprio también)]

La cabina contará con seis asientos de aluminio y fibra de carbono, equipados con una trama en 3D que controla la transpirabilidad de los pasajeros.

Para no perder de vista los detalles, la paleta de colores de plateados y turquesas es la misma que la de los trajes espaciales que usará cada pasajero, creados ambos por la compañía Under Armour.

Plazas de diseño único

Cada persona estará ajustada por un arnés con cinco cinturones, que le darán seguridad necesaria para cuando la nave alcance una fuerza de gravedad cuatro veces superior a la de la Tierra.

La compañía cuida hasta el último detalle de la estética y funcionalidad de los asientos. Foto: Virgin Galactic

Por ello el ángulo de reclinación será controlada por el piloto hasta que se llegue al momento cumbre del viaje. Además cada plaza se acomoda al tamaño del pasajero.

Cámaras para las selfies

Como en los aviones comerciales, delante de cada viajero una pantalla le informará de los datos del vuelo y le permitirá comunicarse con el piloto.

Unas 16 cámaras realizarán filmaciones y fotografías del vuelo, para que el pasajero no tenga que preocuparse ni de hacer selfies

La idea es que el pasajero desconecte de una manera tal que no tenga que ni pesar en hacer fotos o toquetear el móvil para hacer las selfies de rigor.

Un pequeño monitor informará de los datos del vuelo. Foto: Virgin Galactic

Para ello un conjunto de 16 cámaras proporcionarán imágenes de alta definición y fotografías del exterior y de la cabina, para que cada uno elija su mejor recuerdo.

La aeronave VSS Unity será acarreada por un avión y liberada a los 13.700 metros de altura. Ahí pondrá en marcha sus motores y se elevará hasta los 109 kilómetros de la superficie, ya en la franja de la estratósfera.

[Para leer más: Virgin Galactic presume de elegancia en su base espacial]

Cada billete para viajar a la estratosfera cuesta 210.000 euros. Foto: Virgin Galactic

A esta distancia se percibe con claridad la curvatura de la tierra, y la cabina entra en una etapa de ingravidez. Durante tres a cuatro minutos los pasajeros podrán flotar en un área creada en la cabina o sujetarse de unos pasadores ubicados junto a las ventanas, para no perder detalle del paisaje.

Luego el VSS Unity emprenderá el viaje de regreso. Para cuando aterrice en la base de Nuevo México, 90 minutos después, la experiencia habrá finalizado. Allí esperará un cóctel con cava, un ágape merecido a los seis pasajeros que habrán pagado 210.000 euros por volar unos minutos en la estratosfera.