Virgin Atlantic ofrece una última cena para despedir a sus B747

La larga despedida del Jumbo tiene un nuevo capítulo: la transformación de un B747 de Virgin Atlantic en un restaurante efímero

Las aerolíneas que han decidido dejar de operar el Boeing 747 saben del cariño que se había ganado este avión entre los aficionados tras 50 años de reinado. Y si bien le bajaron el pulgar a sus operaciones, están decididas a exprimir esta devoción sea como sea.

Virgin Atlantic, que retiró sus ocho B747 este año, ofrecerá una comida de alta categoría en la primera clase de uno de estos gigantes del aire.

No será un vuelo a ninguna parte ni nada parecido: el Jumbo no se moverá de su lugar en el aeropuerto de Heathrow.

Cenar en la antigua primera clase

La experiencia gastronómica se ofrecerá el 12 de diciembre en ese aeropuerto londinense. Por 55 euros los interesados podrán disfrutar de una velada gastronómica de tres horas que consistirá en una recepción con champagne en la cabina superior del avión, y luego pasarán a una de las suites de primera clase, donde desfilará el menú de tres platos.

Durante la comida, los pilotos del B747-400 saludarán a los comensales y les contarán relatos sobre cómo es la experiencia de volar con este avión de cuatro motores.

Las aerolíneas que han decidido dejar de operar el Boeing 747 saben del cariño que se había ganado este avión entre los aficionados tras 50 años de reinado. Y si bien le bajaron el pulgar a sus operaciones, están decididas a exprimir esta devoción sea como sea.
El B747 de Virgin Atlantic se convertirá en un restaurante

Visita guiada

Pero esto no será todo: tras la comida, los tripulantes realizarán una visita guiada por rincones del avión que suelen estar vedados a los pasajeros, como la cabina de vuelo, la zona de descanso de los pilotos y los TCP y la bodega. Incluso prometen que será posible estar más cerca que nunca de los gigantescos motores de la aeronave, para retratarlos en los selfies.

La comida de tres platos será servida en las suites de primera clase del B747 de Virgin Atlantic

Dada las restricciones sanitarias, los pases se venderán para las primeras personas que realicen la reserva por Internet.

La idea de Virgin Atlantic, indica la compañía en un comunicado, no es hacer caja con esta comida, sino dar la oportunidad a los seguidores de este avión de despedirse con esta experiencia gastronómica. El dinero recaudado será destinado a la fundación Trussell Trust, que mantiene bancos de alimentos en el Reino Unido.

El último vuelo

El avión que se convertirá en un restaurante efímero es el B747-400 con registro G-VROY. El 16 de diciembre realizará su último vuelo con destino a EEUU, donde será recibido por la compañía de vuelos chárter Atlas Air, con sede en el estado de Nueva York.

La idea es similar a la que hace poco hizo Singapore Airlines con uno de sus A380, aunque en ese caso fue para buscar una alternativa a la intención de usar uno de estos aviones para un vuelo a ninguna parte, iniciativa que fue resistida por grupos ambientalistas.

a.
Ahora en portada