Un vuelo para ver el primer amanecer del año: la penúltima ocurrencia de las aerolíneas

All Nippon Airways ya no sabe cómo exprimir sus A380: la aerolínea japonesa organiza vuelos en la madrugada del 1 de enero para ver el primer sol del año

Primero fueron los vuelos a ninguna parte, transformados después en recorridos panorámicos -al menos, para ver el paisaje- o religiosos, después la reconversión de los gigantescos A380 en restaurantes efímeros y luego la organización de bodas a 9.000 metros de altura. La crisis motivada por la covid, la paralización de las flotas y la lenta recuperación posterior espolea la imaginación de las aerolíneas, que vuelven a sorprender con un viaje increíble: un vuelo para ver el primer amanecer del año.

Seguramente son muchas las personas en todo el mundo que están deseando perder 2020 de vista. Por eso, nada como celebrar la llegada del nuevo año por todo lo alto -y nunca mejor dicho-. Es lo que propone ANA, la compañía aérea japonesa que firma dos vuelos especiales con salida y llegada en Tokio que prometen sobrevolar el Monte Fuji coincidiendo con el primer amanecer de 2021.

Entrar al 2021 por todo lo alto

Para la ocasión, ANA organiza dos vuelos, y no con cualquier avión: uno de ellos estará operado por uno de sus A380, mientras que el otro se realizará a bordo de un Boeing 777. En ambos se trata de vuelos a ninguna parte con el único objetivo de ver el primer amanecer del año.

En el primer caso, el avión -estos superjumbos no vuelan en rutas comerciales desde finales de marzo con la aerolínea nipona- partirá del aeropuerto Narita de Tokio entre las 5.30 y las 6.00 horas, realizará su vuelo panorámico y regresará alrededor de las 8.30 de la mañana.

Uno de los vuelos se operará con una de las ‘tortugas voladoras’ de ANA.

Los viajeros no se irán con las manos vacías: la experiencia promete un certificado de embarque y tarjeta conmemorativa de la ruta de vuelo, un detalle por parte de la aerolínea como la icónica tortuga de peluche que presta su imagen a las libreas de los A380, amenities en función de la clase escogida (turista premium, business o primera clase), almuerzo y bebidas ‘de Año Nuevo’ y 380 millas para acumular en el programa de fidelización.

Los precios, en consonancia, van desde los 321 euros en económica premium con asiento en pasillo a los 1005 en primera clase pasando por los entre 600 y 723 que cuestan en la clase ejecutiva.

Los vuelos están tan demandados (pese a tener precios de entre 380 y 1000 euros para no ir a ninguna parte) que la aerolínea realizará un sorteo para escoger a los viajeros

No vale comprar, hay que entrar en un sorteo

De todos modos, ni siquiera estar dispuesto a abonar el precio basta para hacerse con uno de estos asientos. Ante la gran demanda generada, y tal y como ya hicieran con sus anteriores vuelos panorámicos, es requisito indispensable participar en un sorteo online -ya abierto- que se extenderá hasta el 19 de noviembre (es necesario registrarse en su plan de fidelización). Los ganadores recibirán una notificación por correo electrónico entre los días 26 y 27 de noviembre y solo entonces podrán comprar sus billetes.

B777-200

Con la misma operativa funcionará el segundo de los vuelos para ver el amanecer de un nuevo -y esperemos que más próspero- año. En este caso operado por un B777-200, el avión partirá del aeropuerto de Haneda, también en Tokio, a las 5.30 de la mañana y regresará en torno a las 8.00.

El vuelo incluirá también almuerzo y bebidas para celebrar el Año Nuevo, detalles conmemorativos, regalos y un total de 777 millas para sumar al carnet de puntos de la compañía.

La colección de ‘tortugas voladoras’ de ANA.

El precio, en este caso, va desde los 281 euros que cuesta un pasaje en clase económica a los 645 en económica premium (en esta configuración solo se ofrecen estas dos clases).

En ambos casos, la experiencia se puede mejorar con la estancia en un hotel, traslados y otras atenciones a la llegada del vuelo panorámico.

21 años viendo amanecer

Aunque este vuelo será sin duda especial, lo cierto es que no es la primera vez que ANA oferta un viaje para ver el primer amanecer. Según el blog de la compañía, la tradición se remonta a 2001. El pasado año, por ejemplo, se operó con un Boeing 787-8.

Y no solo esta aerolínea. Japan Airlines (JAL), su principal competencia en Japón, ofrece vuelos similares desde 2009 en el aeropuerto de Narita y desde 2010 también en el de Haneda.

Para recibir este año nuevo tan particular la aerolínea ya oferta estos dos vuelos más otro adicional que partirá de Nagoya (aeropuerto internacional de Chubu) y que incluye almuerzo, detalles conmemorativos y diferentes souvenirs. También en estos casos hay que participar en un sorteo que arranca el día 11 de noviembre.

a.
Ahora en portada