The Starship: el Boeing que vivió la etapa más salvaje del rock & roll

Usado por Led Zeppelin, The Allman Brothers, los Rolling Stones y Deep Purple para sus giras, este Boeing 720 representó los excesos del rock en los años ‘70

“Era un palacio volador del gin-tónic”, lo recuerda Richard Cole, gerente de gira de Led Zeppelin. “Era el Air Force One del rock & roll”, lo describe David Libert, a cargo de los conciertos de Alice Cooper. Están hablando del The Starship, el Boeing que a mediados de los años ’70 sintetizó los excesos de las grandes estrellas en sus conciertos por EEUU.

The Starship era un Boeing 720B de cuatro motores que perteneció a American Airlines en los años 60, y que fue adquirido por la compañía Contemporary Entertaiment por 750.000 dólares a principios de los ’70.

Sus propietarios Bobby Sherman y Ward Sylvester decidieron invertir otros 200.000 dólares de aquella época para dotarlo de todas las extravagancias que busca un artista de rock.

The Starship usado por The Allman Brothers en 1974. Foto Wikipedia

El palacio del rock & roll

La cabina se redujo de 138 a 40 asientos para dejar espacio a un sofá de nueve metros de largo, televisores con primitivos aparatos de video, y una nutrida biblioteca de películas donde abundaba el material pornográfico.

Pero uno de los sitios más populares era la barra de bar, contigua a un órgano electrónico, donde también sillones para tomar una (o varias) copas junto a una estufa a leña de cartón piedra.

Led Zeppelin encarnó el ideal de que si una banda de rock quería llegar a los más alto tenía que alquilar el avión The Starship

En la parte trasera había dos dormitorios: uno más bien tenía aspecto de salón chill out, con almohadones y telas de colores; y el otro presentaba una cama de agua king-size con un baño con ducha.

Imágenes (sin audio) de Led Zeppelin en el Starship.

El ascenso a los cielos de Led Zeppelin

El cliente más importante del Starship fue Led Zeppelin para las giras entre 1973 y 1975 en EEUU. El grupo de Robert Plant se llevó más de un susto cuando viajaban en un pequeño Falcon Jet, y en una jugada que mezcló la seguridad de las giras con un golpe de marketing, el manager de la banda Peter Grant decidió alquilar el Boeing por 2.500 dólares por vuelo.

Todos los excesos que uno se imagine de la banda de rock más importante del mundo en aquel momento, pasaban por The Starship.  

Dos azafatas, una rubia de 18 años y otra morena de 22, aguantaban como podían la agitada vida a bordo del avión.

Todos los excesos del rock pasaron por The Starship
Todos los excesos del rock pasaron por The Starship. Foto Led Zeppelin

Excesos sin control

«Pintaron el nombre de Zeppelin en el fuselaje, inhalaron cocaína con billetes de 100 dólares enrollados y convirtieron la suite principal en un motel por horas», escribió Steve Kurutz en un artículo del New York Times de 2003.

Jimmy Page, detalla Kurutz, transformó la habitación trasera en su refugio personal: allí daba rienda suelta a su adicción a la heroína y escondía a su novia adolescente Lori Maddox.

Robert Plant comentó más de una vez que el mejor recuerdo de este avión eran las sesiones de sexo en medio de las turbulencias, dice Michael Walker en Billboard.

El Olimpo del rock

En el circuito musical se consideró que si un artista quería llegar a lo más alto de Olimpo del rock tenía que alquilar The Starship.

Así también lo hizo Alice Cooper para su gira Billion Dollar Babies Tour de 1973. El extravagante cantante hizo pintar dos serpientes envolviendo al símbolo del dólar en la cola del avión, una metáfora del derroche que implicaba volar este avión: en medio de la crisis del petróleo, los camiones de la gira tenían que hacer maravillas para contar con gasolina, pero nunca faltaba combustible para los cuatro motores del Boeing.

Elton John tocando en el órgano del Starship
Elton John tocando en el órgano del Starship

The Allman Brothers, otros de los usuarios, eran recibidos con la inscripción “Bienvenidos Allman Brothers” escrito en líneas de cocaína en la barra del bar.

Los camiones de la gira de Alice Cooper tenían que hacer maravillas para contar con gasolina, pero nunca faltaba combustible para los cuatro motores del Boeing

Su manager, Peter Grant, era uno de los primeros en subir para encerrarse con alguna groupie en la habitación trasera y salir recién cuando el avión había aterrizado.

Distribución del Starship. Foto Led Zeppelin

Caprichos y extravagancias en el aire

Cuando Deep Purple lo alquiló para sus giras de 1974, su baterista Ian Paice pidió el avión para volar desde Miami hasta Boston solo para cenar con langostas.

Elton John, The Rolling Stones, Bob Dylan, The Bee Gees y Olivia Newton John fueron otros de los artistas que usaron el extravagante Starship.

El último de los músicos que lo alquiló fue Peter Frampton para su gira de 1976, que lo recuerda como “un avión para fiestas”, y quien décadas más tarde reconoció que para despistar a los inspectores de aduana ocultaban la droga en los fardos de ropa sucia.

Jimmy Page descansando en los sofás del Starship
Jimmy Page descansando en los sofás del Starship. Foto Led Zeppelin

El decadente final

El desorbitado coste de poner en el aire a un avión de cuatro motores en medio de la escasez de petróleo de los ’70 forzó a sus dueños a venderlo.

El B720 desde 1977 pasó de mano en mano y quedó aparcado en silencio en el aeropuerto londinense de Luton. Finalmente en 1982 fue desguazado y se llevó una gran parte de la historia más salvaje del rock & roll a su tumba.

a.
Ahora en portada