Richard Branson se convierte en el primer turista espacial (y adelanta a Jeff Bezos)

Richard Branson, el creador de imperio Virgin, fue uno de los pasajeros del vuelo de prueba de Virgin Galactic que viajó a 86 km de la superficie terrestre

Y Richard Branson lo logró. El empresario formó parte del primer vuelo tripulado de su compañía Virgin Galactic, en una aeronave de líneas futuristas que ascendió hasta los 86 kilómetros de altura.

Así se ve la Tierra a más de 80 km de altura. Foto Virgin Galactic

Y Richard Branson lo logró. El empresario formó parte del primer vuelo tripulado de su compañía Virgin Galactic, en una aeronave de líneas futuristas que ascendió hasta los 86 kilómetros de altura.

A diferencia de los viajes al espacio exterior en cohetes, el pequeño avión VSS Unity fue liberado de su nave nodriza, la gigantesca VMS Eve, a una altura de 15.000 metros.

Los motores se encendieron y el VSS Unity alcanzó una velocidad de 3.700 kilómetros por hora, que la llevó hasta cruzar la marca de los 80 kilómetros de la superficie.

Y Richard Branson lo logró. El empresario formó parte del primer vuelo tripulado de su compañía Virgin Galactic, en una aeronave de líneas futuristas que ascendió hasta los 86 kilómetros de altura.
Branson sintiendo los efectos de la falta de gravedad. Foto Virgin Galactic.

Qué pasó al cruzar la marca al espacio exterior

Durante unos minutos Branson y los demás pasajeros sintieron el mágico efecto de la microgravedad y contemplaron, a través de los ventanales redondos, la fascinante imagen de la curvatura de la Tierra, con las manchas de la masa continental rodeada por agua. Y arriba, el negro absoluto del espacio exterior.

El VSS Unity con Richard Branson cruzó el límite de los 80 km de altura, que el gobierno de EEUU y la NASA consideran como el límite con el espacio exterior. Pero muchos están en desacuerdo

Luego el VSS Unity inició su lento descenso a la base de Spaceport America, en el desierto de Nuevo México.

El espacio accesible para (casi) todos

Al salir de la aeronave, Branson estaba eufórico. “He soñado con este momento desde que era un niño, pero nada me había preparado para tener una vista de la Tierra desde el espacio” dijo el empresario.

“Nuestra misión es hacer el espacio más accesible para todos. Durante mucho tiempo nos habíamos sorprendido con las hazañas de los pioneros del pasado. Ahora queremos que los astronautas del futuro miren hacia delante y hagan realidad sus sueños”, agregó.

Y Richard Branson lo logró. El empresario formó parte del primer vuelo tripulado de su compañía Virgin Galactic, en una aeronave de líneas futuristas que ascendió hasta los 86 kilómetros de altura.
El VSS Unity partió desde los 15 kilómetros de altura de su nave nodriza. Foto Virgin Galactic

Éxito comercial por anticipado

Branson creó Virgin Galactic en 2004, cuando todavía no se había despertado el furor por los viajes espaciales para gente común.

O en todo caso, quien pueda pagarlo, porque los vuelos de la compañía costarán una media de 250.000 dólares (210.000 euros).

Y sin embargo, la empresa asegura que ya tiene 80 millones de dólares (67,4 millones de euros) recaudados en reservas para los viajes comerciales.

Y Richard Branson lo logró. El empresario formó parte del primer vuelo tripulado de su compañía Virgin Galactic, en una aeronave de líneas futuristas que ascendió hasta los 86 kilómetros de altura.
Branson con la tripulación y los pasajeros del vuelo de prueba. Foto Virgin Galactic

¿Es o no es espacio exterior?

A pesar de que Virgin Galactic afirma que este fue el primer vuelo tripulado al espacio exterior, conviene tomar la afirmación con pinzas.

La aeronave VSS Unity cruzó la barrera de los 80 kilómetros de distancia porque ese es el límite que los organismos de EEUU como la NASA consideran como la frontera con el espacio exterior.

Jeff Bezos, con su compañía Blue Origin, advirtió que el vuelo de Richard Branson no se puede considerar como un viaje al espacio exterior

Más exactamente, a esa altura termina la capa de la mesosfera y comienza la de la termosfera, que se extiende hasta los 690 kilómetros.

Pero otras entidades como la Federación Aeronáutica Internacional respaldan el argumento que ese techo debería situarse en los 100 kilómetros, como establece la línea de Kármán.

Y Richard Branson lo logró. El empresario formó parte del primer vuelo tripulado de su compañía Virgin Galactic, en una aeronave de líneas futuristas que ascendió hasta los 86 kilómetros de altura.
El ala del VSS Unity con la Tierra de fondo. Foto Virgin Galactic

Entusiasmo en Virgin Galactic

Más allá de las fronteras científicas, el personal y los directivos de Virgin Galactic estaban exultantes con este vuelo de prueba, a los que faltan por lo menos otros tres antes de ofrecer los vuelos comerciales.

En este viaje también participaron Beth Moses, instructora jefa de astronautas; Colin Bennet, ingeniero de operaciones, y Sirisha Bandla, vicepresidenta de asuntos gubernamentales e investigación. Los pilotos del VSS Unity son Dave Mackay y Michael Masucci.

La competencia entre magnates

El viaje también tiene el condimento picante de la competencia de Branson con los empresarios Jeff Bezos (propietario de Blue Origin) y Elon Musk (creador de SpaceX), cada uno con sus propios planes de viajes al espacio.

En pocos días Bezos también saldrá de la Tierra con la nave New Shepard. Su vuelo será en un cohete que llegará a los 200 kilómetros de altura, con lo que duplicará la marca de la línea de Kármán.

A pesar de que Bezos felicitó en redes sociales al logro de Branson, en varias ocasiones puntualizó las diferencias entre el hito que pretende alcanzar con Blue Origin y lo logrado por Virgin Galactic.

A grandes rasgos, su lema podría ser ‘ellos no llegaron al espacio exterior. Nosotros sí’.

Para que la nueva generación de turistas espaciales vaya comparando y saquen sus conclusiones.

a.
Ahora en portada