Qantas sigue de liquidación: vende los champagnes y vinos que nadie beberá

La aerolínea australiana, tras vender kits con pijamas, ahora ofrece los carritos de bebidas de los B747 bien equipados con champagnes de primera categoría

Qantas sigue exprimiendo la nostalgia por los Boeing 747 que retiró de circulación, y puso a la venta un lote de 1.000 carritos de bebidas usados en estos aviones con una exclusiva selección de vinos y champagnes. Y fue un éxito comercial.

La aerolínea australiana operó los Jumbos durante 50 años. Pero sus altos costes y la paralización de operaciones forzó a la compañía a adelantar su jubilación.

Qantas sigue de liquidación: vende los champagnes y vinos que nadie beberá
Qantas llegó a operar con los Boeing 747 durante 50 años.

Qantas se despide de sus Boeing 747

A mediados de julio el último de estos gigantes ofreció tres vuelos de despedida por los cielos de Australia, antes de poner rumbo al desierto del Mojave, en California.

Allí se encuentra con sus compañeros de ruta, que duermen a la espera de ser comprados por alguna otra aerolínea o desguazados.

Cada carrito cuenta con una selección de más de 80 bebidas. Foto: Qantas
Cada carrito cuenta con una selección de más de 80 bebidas. Foto: Qantas

Qué ofrecía Qantas en sus carritos de bebidas

La subasta de Qantas tuvo un éxito similar a la venta de pijamas y accesorios hace pocas semanas.

Los carritos ‘full’ se vendían equipados con 80 botellas pequeñas de vino, dos champagnes de la clase business, y un lote de accesorios como mantas y pijamas

En pocos minutos los australianos devotos de la nostalgia del Jumbo compraron los 1.000 carritos, que además de darle un toque friki al salón o a la casa de fin de semana venía con una interesante selección de bebidas.

Vinos, champagnes y mantas

Más concretamente, cada carrito completo estaba cargado con 80 mini botellas de vino blanco y otras tantas de tinto, así como dos champagne de la clase business.

Además se incluían cuatro kits de viaje de esa categoría (con elementos de tocador, almendras y bizcochos de chocolate), dos manta Sheridan diseñada solo para la primera clase y cuatro de los famosos pijamas con el logotipo del canguro.

Los carritos tienen más de 2.000 vuelos de experiencia. Foto: Qantas
Los carritos tienen más de 2.000 vuelos de experiencia. Foto: Qantas

Este arsenal de bebidas y amenities se ofrecía por 893 euros. Estaba también la opción de comprar ‘medio carro’, o sea la mitad de artículos, a 590 euros.

Con las marcas de la experiencia

Cada uno de estos carritos cuentan con más de 2.000 vuelos sobre sus ruedas. Por ello el personal de Qantas se preocupó en presentarlos sin retoques.

Sus arañazos, algún pequeño golpe y la pintura un poco salteada son las marcas de la experiencia; algo que los coleccionistas siempre valoran.

La crisis de Qantas

Seguramente la venta de estas unidades no resolverán los graves problemas financieros de Qantas, que analiza dejar en la calle a 8.500 empleados para cuadrar sus finanzas.

La venta de los carritos se agotó en pocos minutos. La nostalgia por los B747 siempre es buen negocio

Según un cálculo de Simple Flying, la aerolínea operó 65 Boeing 747 en su historia. Claro que no todos los carritos fueron vendidos, pero si al menos se ofreció uno por cada avión, la subasta de 65 unidades reportó poco más de 40.000 euros a la compañía en pocos minutos.

Además de esta venta y de la citada subasta de pijamas y amenities, Qantas también tuvo una exitosa respuesta con la organización de un vuelo a ninguna parte de siete horas por la costa este y el centro de Australia.

Por lo visto, la nostalgia de volar es un buen negocio.

a.
Ahora en portada