Por qué el A380 se llama así

Si se sigue la lógica de la nomenclatura de Airbus, el gigantesco avión debería haberse llamado 'A350'. Pero dio un salto de varios dígitos. Esta es su historia

El último A380 que Airbus fabricó en Toulouse se encuentra en Hamburgo, donde será pintado con los colores de Emirates. Cuando ponga rumbo al Golfo Pérsico, el consorcio europeo habrá bajado definitivamente la persiana del avión que pensaba revolucionar la aviación en el siglo XXI.

A380 de Airbus. Foto Airbus

El último A380 que Airbus fabricó en Toulouse se encuentra en Hamburgo, donde será pintado con los colores de Emirates. Cuando ponga rumbo al Golfo Pérsico, el consorcio europeo habrá bajado definitivamente la persiana del avión que pensaba revolucionar la aviación en el siglo XXI.

Antes de despedirnos definitivamente conviene mirar atrás y recordar los orígenes de este gigante de dos pisos. Y conocer por qué se lo denominó como ‘A380’, cuando lo más lógico hubiera sido que fuera designado como ‘A350’.

Los orígenes

El proyecto del A380 se remonta a 1988, cuando Airbus lanzó un proyecto para competir contra el B747.

La idea era que en el futuro cercano las rutas aéreas más densas necesitarían aeronaves de gran porte para descomprimir el creciente flujo de pasajeros.

El último A380 que Airbus fabricó en Toulouse se encuentra en Hamburgo, donde será pintado con los colores de Emirates. Cuando ponga rumbo al Golfo Pérsico, el consorcio europeo habrá bajado definitivamente la persiana del avión que pensaba revolucionar la aviación en el siglo XXI.
A3XX, el nombre previo al A380

Jean Roeder, el ingeniero de Airbus que estuvo detrás de los aviones A330 y A340, lideró los planes para dar forma a un modelo conocido como UHCA (Acrónimo de aeronave de capacidad muy grande), según explican Guy Norris y Mark Wagner en el libro Airbus A380: Superjumbo of the 21st Century.

Una de las ideas era unificar dos fuselajes del A340, o sea una aeronave de nada menos que tres o cuatro pasillos

Una de las ideas fue unificar dos fuselajes de A340, o sea una aeronave de nada menos que tres o cuatro pasillos, proyecto que fue nombrado como HDB (por su fuselaje en sección de ‘doble burbuja’).

A principios de los ’90 los ingenieros tenían varios proyectos en la mesa, como el DASA A2000, el Aerospatiale ASX 500/600 y el BAe AC14, precisa Aerotime Hub.

Estos tres se integraron en la iniciativa Family 1, y los dos aviones puestos en el tablero tenían los nombres de 3E P500-100 y el más grande 3E P500-200.

El último A380 que Airbus fabricó en Toulouse se encuentra en Hamburgo, donde será pintado con los colores de Emirates. Cuando ponga rumbo al Golfo Pérsico, el consorcio europeo habrá bajado definitivamente la persiana del avión que pensaba revolucionar la aviación en el siglo XXI.
Bajo una nomenclatura lógica, el A380 se debería haber llamado A350. Foto Airbus

La lógica de Airbus

Pero esos nombres tenían dos problemas: eran difíciles de retener y contradecían la lógica de la nomenclatura del catálogo de Airbus.

El fabricante europeo ya había desarrollado los A300, A310, A320, A330 y el más reciente era el A340.

La lógica imponía que el nuevo y gigantesco avión sea conocido como A350. Pero Airbus decidió esquivar esa idea preconcebida.

Para no dar pistas a la competencia (o sea, Boeing), renombró el proyecto como A3YY, que luego cambió a A3XX. Así, el proyecto de doble fuselaje horizontal fue conocido como A3XX-H600, y el de los modelos agrupados en Family 1 fueron catalogados como A3XX-V600.

El último A380 que Airbus fabricó en Toulouse se encuentra en Hamburgo, donde será pintado con los colores de Emirates. Cuando ponga rumbo al Golfo Pérsico, el consorcio europeo habrá bajado definitivamente la persiana del avión que pensaba revolucionar la aviación en el siglo XXI.
Presentación del A380 en 2005. Foto Airbus

Cambios de diseño

La primera opción quedó descartada, como era de esperar, por inviable técnica y económicamente.

La nomenclatura se abrevió como A3XX-100 para una versión de 500 asientos y A3XX-200 para una de 600 plazas. Los cambios de diseño se fueron sucediendo hasta que la versión llamada Status 10 es la que conocemos actualmente.

Otras variantes en estudio eran la A3XX-100R, de 1996 y pensada para vuelos de largo radio; la A3XX-50, de 1997, una opción más pequeña ajustada a los requerimientos de Lufthansa.

También estaba el de carga A3XX-100E y la versión combinada A3XX-100C.

El último A380 que Airbus fabricó en Toulouse se encuentra en Hamburgo, donde será pintado con los colores de Emirates. Cuando ponga rumbo al Golfo Pérsico, el consorcio europeo habrá bajado definitivamente la persiana del avión que pensaba revolucionar la aviación en el siglo XXI.
A380: la revolución que nunca llegó. Foto Airbus

Borrón y (casi) cuenta nueva

Pero la crisis financiera desatada en Asia a fines de los ’90 obligó a replantear los diseños y variantes, y a desarrollar tecnologías que permitan un ahorro de combustible que permita que el futuro avión sea más eficaz que el B747.

El número 8 simbolizaba la imagen del doble fuselaje del nuevo avión

Por ello Airbus rediseñó el concepto del A3XX y lo bautizó como A380. ¿Y porqué el salto en 40 dígitos?

La idea era presentar un avión que sea mucho más grande que el A340, pero que en el futuro cercano pueda haber espacio para otras aeronaves de doble pasillo de un tamaño menor.

Efectivamente, en el 2013 el A350 realizó su primer vuelo comercial.

¿Tradición china?

Una teoría indica que la elección del ‘8’ para el A380 obedece a que ese es un número de la suerte en la cultura china, pero Norris y Wagner descartan esa leyenda, visto el poco entusiasmo de las compañías de ese país por este avión.

Estos autores recuerda que el presidente ejecutivo de Airbus, Noël Forgeard, eligió al 8 porque gráficamente sintetiza el fuselaje de dos pisos de la flamante aeronave.

El último A380 que Airbus fabricó en Toulouse se encuentra en Hamburgo, donde será pintado con los colores de Emirates. Cuando ponga rumbo al Golfo Pérsico, el consorcio europeo habrá bajado definitivamente la persiana del avión que pensaba revolucionar la aviación en el siglo XXI.
El A380 es el mayor avión de pasajeros de la historia. Foto Airbus

Los últimos cambios

El proyecto siguió mutando: el A3XX-50 quedó descartado, el antiguo sistema de denominación de –100, –200 fue rechazado por considerarse obsoleto, y el nuevo avión empezó a ser conocido bajo un sistema que englobe su tamaño y progreso: A380-700, A380-800, etcétera.

Finalmente, el 26 de marzo de 2006 se realizó el vuelo inaugural en un A380: nada menos que con 853 pasajeros, 18 tripulantes de cabina y dos pilotos, quienes viajaron durante poco más de un minuto y medio en Toulouse.

10 meses más tarde, un A380 de Singapore Airlines hizo el primer vuelo comercial de este avión. Y así comenzó la historia más conocida de este gigante de los cielos.

a.
Ahora en portada